¡Síguenos!
Iago Aspas y Maxi López celebran un gol del Celta.
Iago Aspas y Maxi López celebran un gol del Celta | CORDON PRESS

Fútbol

Preludio a la siesta del fauno

El Barcelona volvió a empatar (2-2) ante el Celta en un campo maldito. Goles de Dembelé, Alcácer, Jonny y Aspas.

Johann Cruyff. El Fauno original. El antecesor de todos los faunos que vinieron después. El inventor de esa flauta mágica que sólo los faunos de verdad saben tocar. Con destreza. Han de hacer disfrutar con su música a sus ninfas. Pero un buen fauno no sólo hace disfrutar con su música. Protege los cultivos e influye sobre las cosechas para que estas sean abundantes. Año tras año. Temporada tras temporada. El buen agricultor siempre querrá tener un fauno en sus campos.

Hoy no hay ninfas. Messi. Iniesta. Piqué. Busquets. Podemos decirle al fauno que no toque. Que se eche la siesta. Centrémonos solo en la buena cosecha. Sin disfrutar. Aunque sólo disfrutando se logra la cosecha mayor. Lo demostró el Fauno.

La ausencia de ninfas encaja con los rasgos musicales de esta nueva obra. No sé si de ópera. O de opereta. Lentitud de ritmo. Imposible percibir el pulso. Una armonía que se diluye. Tan solo una composición sobria. Algunos destellos muy alemanes. ¿Acaso inspirados por Wagner?

Acordes de un tono tragicómico. Allá donde estuvieron Xavi e Iniesta hoy están Paulinho y Denis. Muy trágico. La comedia involuntaria es que coincidan Tom y Yerry. Pero ¿hay algo más cómico que pensar en la cláusula de Fraude Gomes?. Balón de oro. Un cómico genial.

La orquestación se inicia. Continúa. Y concluye como todo el año. Pulso inflexible e impreciso. En los timbales se confunde a Paulinho con Yerri. En las cuerdas a Becerra con Ousmane. Buen acorde del francés antes del intermedio. Eso ayuda a diferenciarlos.

Sale una ninfa. Una que canta en mesSI mayor. Es solo una nota. Una nota que se nota. La tragedia portuguesa parece menos trágica. Paulinho se funde de nuevo con Dembelé. Empate a un buen acorde cada uno. Aunque la sonata número 40 se cerrará con un solista menos. Es un violonchelista acostumbrado a tocar el trombón. Así romperá las cuerdas más de una vez. En el cierre, un homenaje a la tierra del concierto. Suena una gaita. Dicen que es un instrumento de viento. Pero la melodía se hace con las manos.

Así termina este Preludio a la siesta del fauno. Preludio. Acción que precede a otra y que le sirve de entrada, de anticipación, de anuncio o de comienzo de lo que está por venir. El futuro azulgrana ya está aquí. Así llamó Debussy a su poema sinfónico. Inspirado en los versos de Mallarmé o en lo que se vio esta noche:

¡Estas ninfas quisiera perpetuarlas.

Su azul y granate ligero

En el aire dormita en sopor apretado.

¿Quizá yo un sueño amaba?

Reflexionemos…

 

Una vida de extremo a extremo: de los secarrales de Castilla a la húmeda yunga tucumana. De Perico Alonso a Messi. De la ingeniería al cine. De la A de Argentina a la Z de Zambia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies