¡Síguenos!
Chapecoense
Partido entre el Barcelona y el Chapecoense en el Gamper 2017 I CORDON PRESS

Fútbol

Chapecoense: dos años después de la tragedia

El 28 de noviembre de 2016 el avión de este modesto club brasileño se estrelló. El Chapecoense pasó a la historia de la forma más terrible.

Hoy hace exactamente dos años de la tragedia del Chapecoense. El 28 de noviembre de 2016 tenía que ser un día de felicidad e ilusión para este humilde club brasileño. De hecho, empezó siéndolo. Futbolistas, cuerpo técnico, directiva, periodistas… Nadie quería perderse esta cita con la historia. El Chapecoense acababa de clasificarse para su primera final de un torneo oficial: la Copa Sudamericana. El rival era el Atlético Nacional de Medellín, flamante campeón de la Libertadores. A escasos kilómetros de la pista de aterrizaje, el avión que transportaba al equipo desde Bolivia se quedó sin combustible y se estrelló en el municipio colombiano de La Unión. De los 77 pasajeros, 71 fallecieron. El Chapecoense se hizo eterno de la forma más terrible.

Las muestras de solidaridad vinieron de todas las partes del mundo. Tanto Atlético Nacional como Conmebol acordaron entregarle la Copa al Chapecoense, con todo lo que eso implicaba: dos millones de dólares de premio económico y presencia en la próxima Libertadores y Recopa Sudamericana. Incluso el Fútbol Club Barcelona invitó al equipo para el Joan Gamper de hace dos años. El Chapecoense volvió a nacer a través de futbolistas de su filial y cesiones de varios clubes de Brasil. La reconstrucción, por desgracia, tenía que ser total. Solamente sobrevivieron al accidente un periodista (Rafael Henzel), dos tripulantes (Ximena Suárez y Erwin Tumiri) y tres futbolistas (Helio Neto, Alan Ruschel y Jakson Follman). Estas seis personas, más que seguir viviendo su vida, comenzaron una nueva. Pero nunca olvidaron la antigua.

Neto fue el último de los jugadores en ser rescatado. En su caso se puede hablar de milagro. Los cuerpos de salvamento estaban a punto de abandonar la escena cuando, de repente, alguien escuchó sus gritos de auxilio. El defensor brasileño había pasado varias horas debajo de los restos destrozados del avión. Las secuelas eran importantes y tuvo que someterse a varias operaciones quirúrgicas tanto en el tórax como, sobre todo, en la cabeza. Después de mucho sufrimiento, Neto logró un gran éxito personal: volver a ponerse de pie por sus propios medios. El jugador aprovechó su largo proceso de recuperación para escribir un libro. En Puedo creer en el mañana, relata cómo, a raíz del accidente, comenzó a valorar las cosas verdaderamente importantes de la vida. Actualmente, forma parte de la plantilla del Chapecoense y está pendiente de volver a debutar en partido oficial (lo hizo en un amistoso hace casi un año).

Quien sí pudo volver a jugar fue Alan Ruschel, a pesar de que corrió serio riesgo de quedarse parapléjico por culpa de una luxación que sufrió en la columna. Ruschel fue el primer futbolista en ser rescatado. Tenía multitud de lesiones y tuvo que ser enviado de urgencia al hospital para que lo operasen. Mantuvo la consciencia en todo momento y no dejó de preguntar por sus familiares y amigos. En el partido del Gamper ante el Barça, disputó los 36 primeros minutos para después ser sustituido. El público del Camp Nou le brindó una atronadora ovación. Unos días después, volvió a experimentar la adrenalina del gol. Chapecoense y Roma se enfrentaron en un amistoso y el lateral izquierdo brasileño dispuso de un penalti favor. Lo marcó. Su celebración posterior, alzando los dos brazos al cielo después de un sentido abrazo de todos sus compañeros, fue una de las grandes fotografías del año. A día de hoy, Ruschel es un futbolista más de la plantilla del Chapecoense. Esta temporada, en el Brasileirao, apenas ha tenido oportunidades. Pero seguro que eso no le importa. Él es el ídolo de su gente… y no por el fútbol.

Jackson Follmann, como sus dos compañeros supervivientes, tiene infinitas razones para sentirse afortunado. Sin embargo, a diferencia de estos, Follmann no ha podido volver a vestirse de corto. Sus secuelas fueron tan graves que los médicos se vieron obligados a amputarle la pierna derecha y operarle el tobillo izquierdo. Estuvo internado en el hospital varios meses, primero en Colombia, y después en Brasil, donde aprendió a caminar con su nueva prótesis. “Mi mayor deseo fue ponerme en pie, caminar, ir solo al baño, lavarme los dientes… Esas cosas sencillas que pasan desapercibidas para las personas”, confesó. A pesar de que su prometedora carrera se truncó, la vinculación del exportero con el Chapecoense no se terminó tras el accidente. A día de hoy, ejerce como embajador del club, además de dar charlas motivacionales y comentar partidos en televisión. Uno de los días más felices de la nueva vida de Follmann fue el de su boda, celebrada en Chapecó, con su novia Andressa Perkovski. Además, se ha marcado un objetivo muy claro para el futuro: competir en unos Juegos Paralímpicos.

El primer título que conquistó el Chapecoense después de la tragedia aérea fue la Liga Catarinense. El rival era el Avaí y la final se disputó a doble partido, jugándose la vuelta en el Arena Condá, por lo que los casi 20.000 aficionados de este equipo marcado por la fatalidad pudieron llevarse una alegría al cuerpo después de tanto sufrimiento. Dos años después, el nuevo Chapecoense, tras un Brasileirao muy convulso, ha llegado al último partido de la temporada dependiendo de sí mismo para salvarse. Tendrán la oportunidad de hacerlo si ganan al Sao Paulo este próximo domingo en casa. El encuentro lo narrará, como es costumbre desde hace años, Rafael Henzel, el único de los periodistas que sobrevivió al accidente. Es buen momento para recordar que la Federación aseguró la permanencia del Chapecoense por un mínimo de dos temporadas, pero el modesto club brasileño rechazó la oferta porque quería competir de igual a igual con el resto de equipos. En Primera o en Segunda, el Chapecoense logró que todas las personas, aficionadas o no al fútbol, vistiesen con orgullo los mismos colores. Hoy se cumplen dos años de esa desgracia.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Emiliano Sala y las catástrofes aéreas en el deporte | Deportes | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies