¡Síguenos!

NBA

Tapón de China a los Rockets

Pekín ha utilizado su gigantesco mercado y sus contratos millonarios para tratar de poner en aprietos a los Rockets y a la NBA. Adam Silver ya se ha disculpado.

Que twitter lo carga el diablo, quien más quien menos ya lo sabe. Los últimos en sufrirlo han sido los Houston Rockets y por extensión la NBA. La respuesta en esta ocasión ha sido más contundente que un simple tweet y el bloqueo ha saltado de lo virtual a la realidad.  China ha puesto en movimiento toda la maquinaria estatal en contra del equipo de la NBA de los Rockets de Houston. ¿El motivo? El apoyo de su gerente, Daryl Morey, a las manifestaciones de Hong Kong.

Y China no está sola. Pekín ha utilizado su gigantesco mercado y sus contratos millonarios para tratar de poner en aprietos a cualquiera que manifieste una opinión que se salga de la estricta línea marcada por el Partido Comunista de China, en el poder desde hace 70 años. Un filtro que no ha pasado Morey, quien el pasado viernes  publicó en su cuenta personal de la red social Twitter un mensaje (ya borrado) en el que se leía: «Lucha por la libertad. Apoya a Hong Kong», en referencia a las manifestaciones prodemocráticas que desde hace cuatro meses se suceden en la ciudad semiautónoma y de las que solo la violencia de algunos manifestantes radicales llega a la censurada prensa china.

Las reacciones no se hicieron esperar, en primer lugar desde el propio Twitter -vetado en China, pero que el país asiático utiliza con fines propagandísticos de cara al exterior-: en cuestión de horas, miles de mensajes se dirigieron a la cuenta de Morey con las letras «NMSL», abreviatura en chino de «tu madre ha muerto». Además de la campaña de intimidación contra el individuo, se puso en marcha otra centrada en boicotear los ingresos del equipo en China: la televisión estatal CCTV y Tencent, un importante socio de ESPN y la NBA en China con un acuerdo de retransmisión de 1.500 millones de dólares (unos 1.366 millones de euros) en los próximos 5 años, anunciaron que no transmitirían partidos de los Rockets.

El bloque no ha parado ahí. Este martes CCTV anunció que no retransmitirá ninguno de los partidos de los equipos de la NBA que esta semana están en China realizando la pretemporada. Por su parte, los gigantes de comercio electrónico chino JD y TaoBao retiraron los productos de los Houston Rockets de sus tiendas virtuales y cualquier búsqueda del nombre del equipo en sus plataformas digitales arroja siempre el mismo resultado: «No hemos encontrado ningún producto relacionado».

Hasta Yao Ming ha saltado a la pista. La leyenda del baloncesto chino, emblemático exjugador de los Rockets y actual presidente de la federación china de ese deporte, quien anunció que suspendería la cooperación con el equipo. Yao dijo públicamente que Morey había hecho «comentarios inapropiados con respecto a Hong Kong» a los que expresó su «fuerte oposición». Las presiones surtieron efecto y las disculpas por parte de los Rockets y de la NBA comenzaron a llegar. Hasta del propio James Harden, la estrella del conjunto de Houston, dijo que «aman China».

La contrarréplica más sonada se la dio el activista y artista plástico Badiucao, con un dibujo en el que caracterizaba a Harden como la polémica jefa del Gobierno hongkonés, Carrie Lam, y el mensaje: «¡Tú y la NBA no amáis para nada a China! Lo que amáis es el dinero de China. Tu desafortunada disculpa mata la esperanza de una Hong Kong y una China libres y democráticas».


Adam Silver y la libre expresión 


El comisionado de la NBA, Adam Silver, afirmó este martes, justo antes del partido que enfrentará en Tokio a los Rockets frente a los campeones de la NBA, los Toronto Raptors, que esta competición «defenderá la libertad de expresión de sus trabajadores» tras la crisis surgida con China, y calificó de «desafortunada» la cancelación de eventos previstos en ese país. Silver hizo hinacpié en que «no está dispuesto a comprometer sus valores», entre ellos la libertad de expresión, aunque también se mostró comprensivo hacia los aficionados chinos que han expresado su descontento con las palabras de Morey.

«Intentamos ser sensibles con las costumbres y la cultura locales», dijo el comisionado, quien quiso dejar claro que la NBA «no se disculpa» por unas declaraciones que «han sentado mal a millones de aficionados en China» y que esto no es incompatible con «mostrar arrepentimiento» por el efecto de dichos comentarios. También manifestó su deseo de superar el «malentendido» o la «confusión» generados y de lograr el «respeto mutuo por nuestros diferentes sistemas políticos y creencias», aunque admitió que «no parece que la controversia vaya a apagarse pronto».

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en NBA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies