¡Síguenos!

Fútbol

Mentalidad europea: ganar en casa ya no es suficiente

Las ligas nacionales se han asumido como algo cotidiano. Los partidos ilusionantes ahora se juegan los martes y miércoles… y no los fines de semana.

Nunca antes había sucedido algo similar. Por primera vez en la historia, los cinco campeones de las cinco grandes ligas europeas reeditaron su corona. A pesar de lo extraordinario que resulta, la felicidad no es plena para Barcelona, Manchester City, Juventus, Bayern de Múnich y París Saint Germain. Los hay que incluso ponen en tela de juicio sus temporadas. Es el efecto arrollador de la Champions League. Lo de dentro ha perdido valor con respecto a lo de fuera. La exigencia ha cambiado. Es la era de la Champions.

Estos cinco clubes campeones han compartido alegrías a lo largo de esta campaña, pero también penas. Por no decir que sus éxitos nacionales han ido de la mano de desilusiones internacionales. Y es que los títulos domésticos son cada vez menos valorados por los aficionados si no traen consigo ese preciado trofeo con forma de orejona. Barcelona, Manchester City, Juventus, Bayern de Múnich y París Saint Germain dominan con mano de hierro en sus respectivos países. Sin embargo, no son capaces de trasladar esa superioridad al viejo continente. Mientras tanto, la paciencia de los aficionados y directivos se va agotando. Las ligas nacionales se han asumido como algo cotidiano. Los partidos ilusionantes ahora se juegan los martes y miércoles… y no los fines de semana. La mentalidad de los conjuntos campeones, a la espera de que prospere el proyecto de Superliga Europea, ya es completamente continental.


Fútbol Club Barcelona


El Barça ha ganado ocho de las últimas once Ligas en juego. Por contra, en estos once años los azulgranas solamente han celebrado tres Champions. Un registro que más de un grande de Europa firmaría con sangre, pero que es claramente insuficiente para el equipo con el mejor futbolista de todos los tiempos. Los aficionados culés ya no miran las tres Orejonas ganadas, sino las ocho perdidas. Las dos humillaciones consecutivas sufridas ante Roma y Liverpool han acrecentado las ansias de triunfos europeos en Can Barça. Tan exagerado es, que sobre el futuro de Valverde podrían pesar más dos derrotas que dos dobletes. Las tres Ligas de Campeones consecutivas del eterno rival tampoco ayudan a suavizar la herida. Aunque la receta suene sorprendente, el conjunto catalán no debe obsesionarse con la conquista de la Champions. La historia no lo recomienda. De hecho, debe continuar con la misma mentalidad de pelear por todos los trofeos y no priorizar uno por encima del otro. Siempre que el Barça ha ganado la Champions, antes ha ganado la Liga.


Manchester City


Pep Guardiola ha logrado en su tercer curso en Inglaterra lo que ningún otro técnico en los más de cien años de historia del fútbol británico. A Matt Busby, Bill Shankly, Bob Paisley, Brian Clough o Alex Ferguson les une una cosa más allá de su grandeza en los banquillos: ninguno ganó nunca el trébol de trofeos ingleses. Ni ellos, ni nadie. Guardiola ha sido el primero. De cinco títulos, esta campaña el Manchester City ha logrado cuatro: la Community Shield, la FA Cup, la Carabao Cup y la Premier League. El técnico de Santpedor sale a un título cada 21 partidos. Las cifras son realmente impresionantes. Su City ha ganado las dos últimas Premier Leagues alcanzando la friolera de los 100 y los 98 puntos. A pesar de todo esto, los más críticos le achacan que no ha vuelto a levantar una Champions desde que abandonara el Barça en el verano de 2012. El City es el equipo del mundo que más se ha gastado en fichajes desde 2015. Nada menos que 644 millones de euros. Una cantidad lo suficientemente importante como para exigirle al cuadro sky blue un mejor rendimiento fuera de las Islas. La Copa de Europa emerge como arma arrojadiza.


Juventus de Turín


El de la Juventus de Turín es uno de los ejemplos más paradigmáticos de este cambio de mentalidad. El conjunto bianconeri hizo oficial la semana pasada la salida de su entrenador, Massimiliano Allegri. La razón fundamental fueron los malos resultados obtenidos en la Champions. El técnico livornés se marcha porque dominar Italia no es suficiente para la directiva juventina. La Sociedad aspira a asaltar el viejo continente por primera vez en más de veinte años. En cinco temporadas en el banquillo del Allianz Stadium, Allegri ha ganado cinco Scudettos y cuatro Copas. También ha alcanzado dos finales de la Champions. Ambas las perdió, primero ante el Barça y después ante el Madrid. Esta temporada cayó eliminado en los cuartos. La llegada de Cristiano Ronaldo en verano tenía un objetivo marcado… y ese no era el del octavo Scudetto consecutivo. Poco ha importado en el futuro de Allegri que la Juventus conquistase el título liguero con cinco jornadas de antelación, al nuevo entrenador bianconeri se le medirá fuera de las fronteras transalpinas.

Por cierto, el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, también es el presidente de la Asociación de Clubes Europeos (ECA), el organismo que está tramitando el proyecto de Superliga Europea…


Bayern de Múnich


Si a Massimiliano Allegri no le ha valido con dar continuidad al dominio nacional de la Juventus, veremos qué sucede con la cabeza de Niko Kovac. El entrenador del Bayern de Múnich se proclamó este fin de semana campeón de la Bundesliga y todavía tiene pendiente una final de la Copa alemana. El gigante de Baviera acumula siete campeonatos ligueros consecutivos, solo uno menos que sus homólogos turineses. Hace tiempo que Alemania se le quedó pequeña al Bayern. A pesar de este dominio incontestable, los aficionados muniqueses se han mostrado frontalmente en contra de que su equipo dispute la Superliga Europea. En ese sentido, la idiosincrasia del fútbol germano es muy similar a la del inglés. Esta temporada el Bayern cayó eliminado en los octavos de final de la Champions. La dolorosa derrota en casa ante el Liverpool ha terminado por abrir los ojos a la directiva del club. De nuevo, una eliminación europea condiciona el curso de los acontecimientos.  Marca la ruta. Aún no se ha abierto el mercado y el Bayern ya ha anunciado los fichajes de Pavard y Lucas Hernández y las marchas de Ribery y Robben. De confirmarse también la salida de Kovac, la prensa alemana habla de Allegri como posible sustituto.


Paris Saint Germain


Levantado sobre la ciudad del lujo, el faraónico proyecto del Paris Saint Germain se planteó con el objetivo de reinar en el viejo continente. De los cinco clubes campeones, el francés es el que más obsesión padece por levantar una Champions. También es el que más presión carga. Tanta que, supuestamente, el grupo inversor del club estaría planteándose dejar de inyectar dinero en las arcas parisinas si el equipo no mejora sus resultados europeos. Las cinco Ligues 1 en seis años no contentan a Nasser Al Khelaifi, cuyas caras después de las bochornosas eliminaciones en Champions del PSG son un poema. U otra cosa menos agradable. El conjunto de la capital gala se ha gastado en fichajes más de mil millones de euros en menos de una década. Sin embargo, nunca ha alcanzado unas semifinales de Liga de Campeones. Para colmo, lleva tres temporadas consecutivas cayendo en los octavos de final. Kylian Mbappé alzó la voz recientemente para demandar un proyecto más ambicioso. Hasta la irrupción del PSG, la Ligue 1 era el campeonato regular más impredecible de Europa con cuatro campeones distintos en cuatro años. Francia ya es territorio conquistado. Al conjunto parisino se le mide en unos días muy concretos del año… aquellos en los que suena la sinfonía de la Champions.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies