¡Síguenos!
Rocky 1976
Imagen de 'Rocky' (1976).

Cine

Las veces que el boxeo dejó KO al cine

Por su capacidad de rimar la disciplina con la vida. Porque el boxeo es el deporte rey de la gran pantalla

Cuesta recordar una gran película sobre fútbol. De hecho, seguramente la mejor todavía está por hacerse. Evasión o victoria (1981) adquirió una trascendencia mayor de la que cinematográficamente realmente merece. La épica y las caras reconocibles no siempre son suficientes, casi nunca suelen serlo, o no deberían. Si no fuera por el boxeo, a pesar de que las ha habido buenas, también costaría recordar una gran película sobre deporte, en general. Probablemente, por su capacidad de rimar la disciplina con la vida. Por los golpes que dan y que reciben, similares a los que cobran fuera del cuadrilátero. Un deporte que parece cosa del pasado, cuando vivió su mejor época.

En tiempos de Creed II, la secuela de Creed y serie derivada de las películas sobre el luchador Rocky Balboa, nada mejor que recordar aquellas veces en las que el boxeo dejó KO al cine o que, por lo menos, le venció a los puntos. Porque el boxeo es el deporte rey de la gran pantalla, el que mayor número de ocasiones ha sido representado. Tanto es así que, en su caso, no cuesta recordar una gran película, más bien se hace difícil elegir entre tantas.

 

The Figther (2010)

Del director de El lado bueno de las cosas (2012) o La gran estafa americana (2013), David O. Russell, y basada en hechos reales. Una de las decenas de veces que hemos visto a Christian Bale cambiar de forma extrema su estado físico. De momento, la única que le ha servido para ganar el premio Óscar (en su primera nominación), en la categoría de mejor actor de reparto. Aquí, en un papel extremadamente delgado, en parte, consumido ficticiamente por las drogas, interpreta magistralmente a un boxeador retirado, con un talento especial que nunca vio del todo la luz por su actitud conflictiva y controvertida. Su personaje posiblemente sea más interesante que el del protagonista, su hermano Micky Ward, representado por Mark Wahlberg, una auténtica promesa deseosa de despegar definitivamente. Un drama familiar por encima del deportivo.

Cinderella Man (2005)

Sobre James J. Baddock, el hombre que nunca se dejó tumbar. Su historia, contada por el director Ron Howard, también es real. Russell Crowe realiza un trabajo consistente (uno más) encarnando al boxeador que, tras haberse retirado, pierde todos sus ahorros en el Crac del 29. Arruinado y con un trabajo de estibador en el puerto que apenas da dinero para alimentar a su familia, su mánager le convence para que vuelva a subirse al ring, pese a su avanzada edad. De forma inesperada, gana. A partir de ese momento, cosecha sus mejores resultados deportivos, a base de tenacidad y poca técnica. Incluso goza de una nueva oportunidad para hacerse con el título de campeón del mundo de los pesos pesados frente a Max Baer. El periodista y escritor Damon Runyon le puso el apodo de Ceniciento por su habilidad de ganar peleas en las que no se postulaba como favorito. La película emociona hasta el último puñetazo.

Toro salvaje (1980)

En este caso, no hablamos solo de una gran película sobre boxeo, directamente es considerada por revistas y expertos como uno de los mejores largometrajes de la historia del cine. Un relato sobre la fama y cómo tomar el éxito, de celos, de amaños y, sobre todo, de mucho boxeo. Martin Scorsese escribió el guion en apenas dos semanas y puso tanto interés en esta producción que creyó que sería el final de su carrera. Menos mal que no lo fue. Por su parte, Robert De Niro engordó alrededor de 27 kilos para llevar a la ficción al difunto Jake La Motta (campeón mundial de los pesos medios), un récord histórico de la época. Su Óscar a mejor actor protagonista es igual de legendario que la figura de su personaje, a la altura del próximo invitado.

Rocky (1976)

Una de las dos producciones sobre boxeo que ha ganado el premio a mejor película por parte de la Academia de Hollywood, imponiéndose a filmes como Taxi Driver, Todos los hombres del presidente o Network. Sobre los sueños y las aspiraciones de un ciudadano medio que aprovecha un golpe de suerte para saltar al estrellato, con humildad, esfuerzo y trabajo. La vida de Rocky Balboa, tampoco la de Sylvester Stallone, nunca fue igual después de aquel histórico combate contra Apollo Creed, inspirado en uno real entre Muhammad Ali y un completo desconocido, Chuck Wepner, en 1975. Tan solo la segunda de la saga, Rocky II (1979), fue capaz de mantener más o menos el tono y el nivel de la primera. La tercera, la cuarta y la quinta pueden considerarse innecesarias hasta su acertado regreso en 2006 o ahora con su spin-off Creed (el hijo de su rival y amigo Apollo). Larga vida al mito del Potro italiano de Filadelfia.

Million Dollar Baby (2004)

Posiblemente, la mejor película sobre boxeo, sobre deporte y, en general, una de las mejores del siglo XXI. También una de las más sobresalientes de su director Clint Eastwood, o la que más. Recibió los principales premios de los Óscar (película, director, actriz y actor secundario). Maggie Fitzgerald, personificada en Hillary Swank, es una solitaria camarera aparentemente sin futuro y con una familia despreciable que busca refugio en el boxeo. Voluntad no le falta. Para ello, se apunta al gimnasio que regenta Frankie Dunn (Clint Eastwood), un reconocido entrenador de púgiles, con la ayuda de Scrap (Morgan Freeman), exboxeador y el único amigo que le queda. Su deseo más fuerte es que Frankie confíe en ella y la entrene hasta convertirla en profesional. Al principio, es reacio, pero terminan uniendo sus caminos y encariñándose el uno del otro hasta convertirse, prácticamente, en padre e hija.

 

Menciones especiales:

Creed II (2018), Creed (2015), Redención (2015), Rocky Balboa (2006), Ali (2001), Huracán Carter (1999), The Boxer (1997), Rocky II (1979), El luchador (1975), Réquiem por un campeón (1962), Marcado por el odio (1956), Más dura será la caída (1956), Nadie puede vencerme (1949), El ídolo de barro (1949) o Cuerpo y alma (1947).

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cine

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies