¡Síguenos!

Fútbol

El Clásico dejó dos heridos de gravedad: Marcelo y Coutinho

Hay dos jugadores señalados y heridos de gravedad tras el Clásico. Son Marcelo y Coutinho. Puede que ninguno tenga la opción de disputar el encuentro de vuelta.

Marcelo está viviendo su peor momento desde que llegó hace 12 años al Real Madrid cuando sólo tenía 19. Fuera de forma, ha perdido la condición de titular indiscutible y aunque nunca fuera defensa de vocación, se aplicaba lo suficiente para cosechar aplausos deslumbrando luego en su faceta ofensiva. Ha sido mucho y bueno lo que le ha dado al club y al equipo y no se trata de obviar su trayectoria, sino de reconocer que ahora mismo no está para grandes exigencias porque queda retratado. En el Camp Nou fue una sombra de sí mismo, lento, desubicado, impreciso, tan mediocre que era un elemento discordante dentro del buen tono colectivo. Resultó tan evidente su derrumbe que a Solari le preguntaron por él en la sala de prensa y dijo: “Es el segundo capitán, 100% madridista y nosotros siempre buscamos la mejor versión de todos”. Cuando le insistieron sobre su valoración del partido ante el Barça el silencio fue la respuesta. 

Es comprensible que el técnico no le quiera matar en público y apele a su madridismo como valor a tener en cuenta, aunque nadie lo esté poniendo en duda por eso. Solari quiso despejar tal y como le venía, patadón y tentetieso, porque debía saber que no había otra manera de hacerlo. ¿Qué iba a decir? La cuestión es que también debe saber, porque le ve todos los días en los entrenamientos, cómo está el brasileño. Y aún así, decidió alinearle frente al Barça. Querer recuperarle para la causa justo en un gran escenario no parece la mejor idea del mundo porque los errores, las debilidades, las vergüenzas, quedan más expuestas. Desde que le pitaron en el Bernabéu ante la Real Sociedad después de otra actuación desastrosa  fue titular sólo ante el Leganés y la eliminatoria frente al Girona y Reguilón, sin tener su exuberancia ofensiva, le había rebañado el sitio hasta que llegó el partido en Barcelona donde el tiro les salió, a él y a Solari, por la culata. Por muy madridista que sea no está en condiciones y colocarle en el once no le ha hecho ningún favor.

 


Coutinho no levanta cabeza


En el Barça, el damnificado por el Clásico es Coutinho. El fichaje más caro de la historia del club ha cumplido su primer año de azulgrana y ha ido de más a menos hasta volverse casi invisible si no fuera porque de sus pérdidas de balón se entera todo el mundo. Se salvó de su primera pitada en el Camp Nou porque Malcom marcó el empate y fue sustituido por Messi, con lo que la grada estaba más pendiente de jalear al argentino que de reprocharle a él aunque les hubiera sacado de quicio. 

Tímido, introvertido, Valverde está haciendo todo lo que puede por él incluyendo alinearle en siete de los últimos ocho encuentros de titular. Y sus compañeros, conscientes de su bajón anímico, también reman. Ahí quedó el gesto de Messi en la remontada copera ante el Sevilla cuando le dejó tirar el penalti que el brasileño transformó. Podía haber sido el despegue, pero se ha vuelto a gripar y vaga como alma en pena por el terreno de juego. Con Dembélé a punto para reaparecer frente al Athletic, es probable que Coutinho tenga los minutos contados en partidos importantes, porque los recursos futbolísticos del francés, su frescura y energía se han echado mucho de menos. 

Marcelo está acabando su historia con el Real Madrid, Coutinho acaba de comenzarla, pero ambos comparten el foco en el espantoso concurso de ¿quién ha sido el peor del partido? Y ni la respuesta ni la solución parecen fáciles.

Periodista. Feminista. No me toques las palmas que me conozco. Optimista por obligación, sigo pensando que me tocará el Euromillón. 25 años de profesión. Empecé en Marca cubriendo el Madrid con Mendoza y me vine a Barcelona con el Barça de Laporta. He vivido más Copas de Europa que Gento. Y qué bien me lo paso aunque no haya visto nadar a Phelps o correr a Bolt en vivo y en directo. Canto fatal, pero no me rindo. Porque el que canta, su mal espanta.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies