¡Síguenos!
Paulinho Leverkusen
Paulinho, que acaba de cumplir 18 años, presentado con el Bayer Leverkusen | @bayer04_es

Fútbol

Cláusulas prohibitivas: la inflación del mercado alcanza el fútbol juvenil

Paulinho, compañero de Vinicius en la sub-17, le ha costado 20 millones al Bayer Leverkusen. Pietro Pellegri, 25 al Mónaco.

La evolución que atraviesa el fútbol se asemeja a aquella transición que tuvimos que hacer de la peseta al euro. Antes, era mucho más fácil llenar la cesta de la compra; ahora, nos cuesta un poco más. Aquel paso de una moneda a otra no fue sencillo. Costó. Y mucho. Pero se acabó asumiendo. No sé si las cantidades pagadas seguirán subiendo año tras año. Lo que sí es una utopía es fichar actualmente con poco dinero. O no. Pregúntenle a Monchi.

Esta imparable inflación también se ha visto reflejada en el fútbol juvenil, donde chavales que aún no han alcanzado siquiera la mayoría de edad tienen unas cláusulas que rondan los tres millones de euros. Cualquier trabajador de clase media necesitaría tres vidas para ganar eso. Esa es la fisonomía del mercado actual.

Hace quince años, Ronaldinho, que llegó como una estrella a la ciudad condal, costó veintisiete millones de euros. Ya había sido campeón del mundo. El traspaso de Vinicius Jr., con sólo dieciséis años, rondó los cuarenta y cinco millones de euros. No había debutado en primera cuando el Real Madrid invirtió ese dinero en el joven brasileño. Viendo estas cifras, por un chico que aún no ha hecho nada en el balompié, debe ser normal que Neymar le costase al PSG 222 millones. A su lado, el fichaje de Ronaldo Nazario por el Madrid, que costó lo mismo que la proto estrella, fue una ganga.

Paulinho Henrique Sampaio, compañero de Vinicius en la sub-17, le ha costado veinte millones al Bayer Leverkusen. La cantidad parece insignificante actualmente; quince años atrás, cuando el Atlético de Madrid fichó a Agüero, sonaba a disparate. Otro caso semejante al de Paulinho es el de Pietro Pellegri, futbolista italiano que con dieciséis años fue fichado por el Mónaco en enero por veinticinco millones.

Este es el fútbol de ahora. Se ha convertido en una burbuja. Tarde o temprano acabará explotando; las cifras son cada vez más desorbitadas. Antiguamente, podías intentar comer con diez euros en un buen restaurante; hoy, quizás no te dé ni para almorzar en un Burger King.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: La fuga de La Masía | FC Barcelona | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies