¡Síguenos!
Brian Clough
Brian Clough. CORDON PRESS

La Tribuna de Brian Clough

Clough: The Top One y sus frases

Si algo ha sobrevivido el paso del tiempo en la leyenda de Clough son sus frases llenas de sarcasmo e intención.

Su nombre volvió a la memoria y las conversaciones de los aficionados gracias al libro y posterior película “the Damned United” (vean la película y sobre todo lean el libro, si aún no lo han hecho) sobre los 44 días que Brian Clough pasó a cargo del Leeds United. De él se ha dicho que fue Mourinho antes que Mourinho, por el tono de sus declaraciones públicas, pero no es del todo cierto. Clough era más educado y quizá aún más punzante. Su ascendencia sobre sus clubes le hacen ser, si acaso, el precedente de Alex Ferguson. Entre ambos se disputan el honorífico título de mejor manager de la historia del futbol inglés.

Clough –por cierto, léase “Clof”, por simplificar– era un prolífico delantero en el Sunderland hasta que una lesión acabó con su carrera. Estuvo cerca de promediar 1 gol por partido y llegó a ser internacional 2 veces. Nunca fue seleccionador inglés, aunque se postulase en varias ocasiones – una prácticamente en directo en televisión, cuando Polonia eliminó a Inglaterra en la fase de clasificación del Mundial 74. Por la razón que fuese, quizá su falta de diplomacia al hablar ante la prensa, nunca tuvo aliados en la FA, aunque sí entre los aficionados, como mi suegro, natural de Nottingham e hincha del Forest y del propio Clough. Años después de la muerte del entrenador, cada vez que alguien citaba su nombre en televisión aun lamentaba que no hubiera dirigido a Inglaterra.

La pérdida de la FA fue el beneficio del Derby County y sobre todo del Nottingham Forest, clubes en los que su recuerdo ha sido inmortalizado por una estatua a las afueras del estadio del Derby County, la parte de la autopista A52 que une las dos ciudades, bautizada “Brian Clough Way”, el “Brian Clough Trophy” que disputan ambos clubes en sus partidos de liga, y en el estadio del Nottingham Forest, con todo un lateral bautizado con su nombre, “The Brian Clough Tribune”, la misma que da titulo a esta sección. En cierto modo se puede equiparar la figura de Clough en ambos clubes, además rivales, a la de Di Stefano en el Real Madrid o Cruyff en el Barcelona, incluso más. Al fin y al cabo, tanto Madrid como Barcelona tienen un largo abanico de iconos históricos.

Clough cambió ambos clubes de arriba a abajo, hasta el punto de despedir a la secretaria del Derby County y dos empleadas del club por reírse tras una derrota de su equipo. Con ambos clubes ascendió a la First Division, lo que hoy seria la Premier League, y les hizo campeones. Con el Nottingham Forest lo hizo inmediatamente, nada más ascender. Y tras ese titulo de Liga celebro 2 Copas de Europas consecutivas. En tres temporadas los aficionados del Forest pasaron de festejar un esperado ascenso a la First Division a pasear por la ciudad la segunda Copa de Europa. Su carácter era complejo pero intentaba ser justo. Amenazó con dimitir como entrenador del Derby County incluso semanas antes de ganar el titulo de liga porque no le dejaban gestionar el equipo a su gusto. Una posterior amenaza de dimisión fue aceptada por el club. Ese carácter le llevó a romper relaciones con su mano derecha, Peter Taylor. Primero Clough se sintió traicionado por Clough por anunciar que se retiraba del futbol cuando ambos estaban ya en el Nottingham Forest. Empeoraron las cosas cuando Taylor se retracta de su retiro para hacerse cargo del Derby County, y la puntilla llegó cuando Peter Taylor ficho a un jugador del Forest. Tras la muerte de Taylor, Clough declaró haberle echado de menos, y eso que anteriormente había dejado una de sus perlas en la prensa: “Si le veo tirado en la carretera, no solo no le recojo, sino que le atropellaría”.

Si algo ha sobrevivido el paso del tiempo en la leyenda de Clough son sus frases llenas de sarcasmo e intención.

Sobre si mismo, dijo “No diría que soy el mejor entrenador del mundo, pero sí que estoy en el Top-1”, y se reafirmo con un: “Dicen que Roma no se construyo en un día. Pero ese trabajo no me lo dieron a mí”. También supo ser humilde, tras el descenso del Forest, declarando: “Si Match of the Day (programa de la BBC con los resúmenes de la jornada) diese un premio a la peor decisión de la temporada, lo habría ganado yo”.

Era un entrenador firme con sus jugadores, y pese a todo la gran mayoría habla bien de él cuando les dan la oportunidad, como Roy Keane. De él, Clough dijo: “Solo le golpeé una vez y se levantó, así que no le pude golpear muy fuerte”, quizá una frase para no tomarla literalmente. Luego dijo de su jugador: “creo que es el mejor centrocampista de la Premier League, sino del mundo entero”. La carrera de Keane valida las palabras de Clough: Keane fue el jefe del United que se paseo por Inglaterra.

Otra de sus frases más conocidas respecto a sus jugadores dice: “si tengo una discusión con un jugador, nos sentamos 20 minutos y al final llegamos a la conclusión de que yo tenia razón”.  A sus jugadores les exigía buen juego: “si Dios quisiera que se jugara al futbol en las nubes, había puesto hierba en ellas” y dejarse el alma: “si uno de mis jugadores no interfiere con el juego” –dijo sobre una nueva interpretación del fuera de juego – “no cobra su sueldo”. Exigía juego limpio, y así hizo declaraciones contra el árbitro español Guruceta, de quien se demostró posteriormente que se había dejado comprar por el Anderlecht belga en una semifinal de Copa de la UEFA eliminando al Nottingham Forest, y dando uno de sus habituales recados a su némesis, Don Revie, entonces a cargo del Leeds United: “seguro, si miras a sus trofeos, sus métodos funcionan. Pero prefiero ser como yo”. Clough se refiera con frecuencia al Leeds United como “dirty, dirty Leeds” (sucio Leeds, por su juego subterráneo y poco escrupuloso).

Los últimos años de Clough estuvieron marcados por el alcoholismo. El Nottingham Forest no quiso deshacerse de él, pese a que el equipo empeoraba, hasta que se consumo el descenso. Clough, tras una operación de hígado, dejó una de sus perlas de humor: “Tranquilos, no me han dado el hígado antiguo de George Best”, y pese a decir: “estoy trabajando en mi alcoholismo y tengo la reputación de llevar a cabo mis tareas”. Finalmente perdió la batalla en 2004, a los 69 años.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies