¡Síguenos!
James, con Colombia en la Copa América. imago images / Fotoarena

Copa América

Yo acuso

Colombia sigue siendo Colombia: dícese de aquel país cuyos ciudadanos son expertos en encontrar responsables, muy lejos de las evidencias.

Sin probar un sorbo de aquella taza de café humeante, en el Arena Corinthians de Sao Paulo (Brasil), Colombia escribió su propio J’accuse («Yo acuso») a la manera del escritor francés Emile Zola. Hizo pública una abominable injusticia, esta vez, cometida por el fútbol, del que se siente traicionado con algo de colaboración de su enemigo. El portavoz fue James Rodríguez, quien al ser interrogado por el final de la historia, dijo: «El fútbol no es algo justo. Por ahí piensas y miras cómo es el fútbol: Argentina estaba prácticamente muerta y está en semis y Colombia, que estaba haciendo cosas buenas, se queda por fuera”.

Al escribir J’accuse, la intención de Zola era hacer pública la injusticia, que se procesara la evidencia y se sacaran nuevas conclusiones. En principio su plan fracasó. Zola fue procesado por infamia, el caso de Dreyfus no fue revisado y él permaneció en la Isla del Diablo. En el caso colombiano, la idea de culpar al fútbol naufragó ipso facto. Un día después de ser eliminados en cuartos de final, invictos, sin un gol en contra y con 9 puntos de 9 posibles en fase de grupos discutimos sobre las razones de la eliminación, ahora, bajo el interrogante de la famosa novela titulada ¿Por qué mataron a Betty si era tan buena muchacha? De nada sirvió que Queiroz asumiera culpas, seguimos buscando responsables nombre por nombre, meme tras meme. Por acotar sirva el siguiente titular: “Conclusión de la Copa América: quedamos des-falcaos, des-cuadrados y tris-tesillos”.

De la eliminación lo primero que hay que decir es que, en el “yo causo”, Colombia sigue siendo Colombia: dícese de aquel país cuyos ciudadanos son expertos en encontrar responsables, muy lejos de las evidencias. Si hemos de acusar será a la falta de jerarquía, esa palabra de peso, tan real como esquiva, que nos lleva de inmediato a la noción de poder y a la memoria de aquella final de Champions del Real Madrid y el Atlético de Madrid. Cuesta reconocer en el espejo esa capacidad superlativa con la que se pueden doblegar rivales de menor o igual nivel y sortear todo tipo de dificultades, sin arruinar el maquillaje. Precisamente eso que se asomó en el partido de Colombia con la Argentina de Messi. Mientras que con el talento se nace, se sobrevive o se conquista, la jerarquía se adquiere ganando.

William Tesillo falló un cobro resolutivo, hace un año Carlos Bacca, antes Zúñiga. Con Chile o con Inglaterra, en un Mundial o una Copa América, la realidad es que, en instancias definitivas, Colombia sigue en deuda y no porque el rival lo supere, sino porque encuentra la manera de hacerle dudar sobre quién es, de qué es capaz, en qué momento defender y en cuál atacar. Y justo allí deja de ser. Colombia es Colombia cuando piensa y frota la lámpara con nombres propios (James, Cuadrado, Quintero, Arias, Zapata y Falcao), cuando domina el medio campo y decide insuflar alegría y confianza a partir del juego voluminoso, cuando se rebeldiza desde la solidaridad, la resistencia y el orden.

Hay maneras de afrontar una derrota: podemos lamentarnos de lo injusto y filosofar o surfear las olas de la vida misma. De vez en cuando la vida toma con nosotros un café. Cuando llegue ese momento Colombia tendrá que ganar. De lo que podemos estar seguros es de que la historia de Zola no terminó en el Panteón, al lado de Víctor Hugo y Alejandro Dumas y mucho menos en el Arena Corinthians. «La verdad está en marcha y nada la parará”: a partir de la solidez defensiva, Colombia seguirá construyendo una idea de juego basada en una apuesta táctica que le hace justicia a la desbordante capacidad técnica de sus jugadores. Tomen nota: les esperaremos en ciudad de Shakira. La siguiente cita es en Barranquilla. Final de la Copa América 2020.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Copa América

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies