¡Síguenos!

Real Madrid

El Madrid vuelve a acercarse a Conte y el acuerdo aún es posible

Tras la penosa nota que anunció el despido de Lopetegui, el Real Madrid volvió a sentarse con Antonio Conte.

Más que una nota oficial, fue un alegato exculpatorio. Poco antes de las nueve de la noche, el Real Madrid culminó un día para olvidar con un comunicado en el que hizo algo más que anunciar la destitución de Julen Lopetegui; también le arrojó a la cara un reproche muy poco elegante: “La Junta directiva entiende que existe una gran desproporción entre la calidad de la plantilla, que cuenta con ocho jugadores nominados al próximo Balón de Oro, algo sin precedentes en la historia del club, y los resultados obtenidos hasta la fecha”. En ese párrafo tan poco afortunado se encierra una manera de entender el fútbol. Además de la torpe justificación por el despido de un entrenador fichado hace poco más de cuatro meses, se deja ver que el club confunde el valor del equipo con los galardones individuales, el café con la espuma.

Ya no es una cuestión de señorío, sino de educación. Una institución como el Real Madrid no puede permitirse silencios tan largos ni notas tan torpes. Aunque ya era de conocimiento público su destitución, Lopetegui acudió a entrenar a las 9:30 de la mañana y en Valdebebas permaneció hasta bien entrada la tarde, mientras se especulaba con su relevo. Fue algo más que un día largo. Han sido 23 largos días. Según informó en la noche del domingo José Ramón de la Morena, Florentino Pérez tenía decidida su destitución desde que el Real Madrid perdió contra el Alavés el pasado 6 de octubre (1-0).

Si el relevo no estaba preparado desde entonces, y sigue sin estarlo completamente, es porque el club se ha demostrado inoperante en las últimas negociaciones. Como es sabido, Lopetegui no fue la primera opción para entrenar al Real Madrid. Antes se preguntó por Pochettino y Klopp. Incluso se tanteó a Cannavaro, con China como única experiencia. Más que un criterio deportivo, se manejaba un criterio estético. La pulsión es vieja y llevó a sustituir a Del Bosque por Queiroz.

Igual sucede ahora. Antonio Conte no fue una posibilidad cierta hasta que se advirtió que un entrenador de carácter podía meter en vereda a Sergio Ramos, un jugador cuyo poder inquieta al club. La negociación debía haberse cerrado hoy y la idea era presentar al técnico italiano mañana, pero surgió un desacuerdo en la duración del contrato. El Real Madrid le ofrecía hasta 2020 y Conte quería un compromiso hasta 2021, igual que Lopetegui, aunque en distintas condiciones salariales. Mientras el exseleccionador había firmado tres millones de euros netos por cada temporada, el italiano iba a rondar los diez netos, cantidad similar a la que cobraba en el Chelsea.

Ante el bloqueo negociador, el Real Madrid fingió que se levantaba de la mesa y lo filtró convenientemente a los medios afines, que dieron el asunto por cerrado. El problema es que el Real Madrid no tiene a dónde ir. Roberto Martínez, entrenador de Bélgica, se juega en el próximo parón internacional la clasificación de su equipo para la Nations League. Esperar hasta ese momento se antoja excesivo y tampoco parece recomendable el segundo rapto de un seleccionador en cuatro meses. Guti es una opción tan inconsistente que por ella supiran los antimadridistas y el tiempo de Solari todavía no ha llegado.

De modo que esta misma noche, el Real Madrid ha vuelto a acercarse a Antonio Conte y lo más probable es que las diferencias se subsanen mañana. Entretanto, Santiago Solari será quien se siente en el banquillo en el partido de Copa de Copa contra el Melilla, aunque cuesta creer que lo vaya a hacer también contra el Valladolid, el próximo sábado en el Bernabéu. La presidencia necesita un escudo que le proteja ante una contingencia dramática, imprevista hace pocos meses. Que el público se vuelva contra el palco.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies