¡Síguenos!

Fútbol

Cita en Pionyang

Corea del Sur vuelve a jugar en Corea del Norte casi 30 años después. Sólo se ha concedido visado a los jugadores y al cuerpo técnico.

El sorteo para la clasificación del Mundial de Qatar 2022 celebrado en julio, nos dejó unas cuantas sorpresas. Por ejemplo, la del grupo H, que sirvió para juntar a Corea del Sur y a Corea del Norte en un mismo grupo. El partido corresponde a la tercera jornada de la segunda ronda de clasificación en la región asiática y ambas selecciones llegan empatadas a 6 puntos. El partido se disputará este martes en el estadio Kim Il-sung a las 8:30 hora española.

La tensión política que mantienen ambos países desde hace ya varias décadas, concretamente desde el inicio de la Guerra Fría, allá por 1950, es un elemento clave que no pasa desapercibido en este histórico enfrentamiento. Aunque el conflicto bélico de aquel entonces entre ambos países solo duró tres años, la tensión sigue viviéndose a flor de piel, a pesar de continuos acercamientos y distanciamientos. El propio jugador surcoreano Lee Jae-ik, manifestó en una entrevista que tiene «un poco de miedo de ir a Pionyang. Espero regresar vivo”.

Ambas Coreas ya se habían cruzado en la fase clasificatoria para el Mundial de 2010 y Corea del Norte se negó a jugar el partido dentro de su territorio nacional, proponiendo Shanghái como campo neutral. Sin embargo, en esta ocasión, sí que han aceptado recibir a la selección surcoreana, aunque avivando ciertos obstáculos de por medio.

Desde Pionyang solamente se han concedido visados a jugadores y cuerpo técnico. Aficionados, periodistas o equipos de retransmisión se han quedado sin invitación y tendrán que quedarse en Seúl. Además, el combinado dirigido por el portugués, Paulo Bento, ha tenido que realizar un viaje de dos días para llegar a Pionyang, al verse obligados a hacer escala en Pekín para obtener el visado y poder llegar finalmente a tierras norcoreanas.

Por si esto fuera poco, el enfrentamiento tampoco se podrá seguir por televisión, ya que Corea del Norte no cede y protegerá los derechos exclusivos para retransmitir el partido en directo.

El partido se ha hecho esperar: el último encuentro entre ambas selecciones masculinas de fútbol disputado en Corea del Norte fue hace 29 años, en un amistoso que acabó con victoria norcoreana por 2-1. En cambio, las selecciones femeninas sí se han medido recientemente, concretamente en 2017 para la clasificación de la Copa Asiática, con un resultado final de 1-1. Aquel partido se disputó precisamente en el estadio Kim Il-sung; que llenó más del 80% de su capacidad, más de 40.000 personas.

Con todas estas dificultades, llega a Corea del Norte el capitán surcoreano y jugador del Tottenham Son Heung-min, que se muestra tranquilo antes del choque. “No somos turistas, nos centraremos en el partido”. El centrocampista del Valencia, Lee Kang-in o el delantero del Salzburgo, Hwang Hee-chan son otras de las estrellas surcoreanas. Se trata de jóvenes talentos que están destacando en el fútbol europeo, y que pueden ser claves para inclinar a favor de su selección el histórico choque. Por otro lado, Han Kwang-song, delantero en el filial de la Juventus, se perfila como principal amenaza norcoreana.

La historia está de lado de Corea del Sur, ya que ha ganado siete de los 16 encuentros entre ambas Coreas (ocho acabaron en empate). Sin embargo, son los norcoreanos los últimos que lograron una victoria, precisamente en aquel amistoso de 1990 jugado en Pionyang. El partido de vuelta será el que corresponde a la penúltima jornada del clasificatorio y se jugará el 4 de junio de 2020 en Seúl.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies