¡Síguenos!
Diego Costa, en la Supercopa. EMPICS Sport / Cordon Press

Atlético

Cuando despertó, Diego Costa todavía estaba allí

El delantero llevó el peso ofensivo del equipo: marcó los dos primeros goles y participó en el tercero, ya en la prórroga.

La mayoría de veces lo que te da la felicidad está ahí, a tu lado. Siempre ha estado cerca. No le haces el caso que se merece porque es casi parte del mobiliario, parte de la cotidianidad en la que pronto nos acomodamos. Las novedades son más interesantes porque tienen el aroma de lo fresco y a algo que dabas por perdido y se queda tienes que darle un cariño especial, no vaya a ser que le empiecen a entrar las dudas. Pero al final, un día, cuando no pensabas en ello, aparece y en un minuto recuerdas porque es tan importante en tu vida.

Eso recordó Diego Costa a la afición del Atleti. En el primer minuto del partido, para que las cosas queden claras desde el principio. Controló con la testa el pase largo de Godín en dos tiempos y remató al hueco que le había dejado Keylor. Gol. Para que sus críticos luego digan que lo malo que tiene este jugador es la cabeza. Ración doble.

Después Costa comenzó el partido que más le gusta. El de los piques con Ramos. Según el árbitro, la cabeza del delantero dio contra el codo del defensa  y después Costa, en carrera, golpeó con el pie a la cabeza a Ramos, que acabó con la oreja colorada. Tras los lances, choque de manos y tan amigos. O no, porque el punta peleaba cada pelota como si fuera la última que iba a ver en su vida y fue lo que es siempre, el jugador más incómodo al que se enfrenta el Real Madrid.

Marcó el segundo gol del Atleti, el del empate, y participó en el tercero, ya en la prórroga. Suyo fue el empuje ofensivo frente a un Griezmann que llegó al partido con poco rodaje y sin tener aún el tono físico. Suya fue la emoción, ésa que decía Simeone que iba a decidir el partido. Suyas fueron las ganas de romper con el maldito maleficio que arrastraba el Atlético en sus derbis europeos y que duraba ya más tiempo del soportable. Nadie se había acordado de él, pero apareció. Él todavía estaba allí.

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: El Atleti tricampeón de la Supercopa de Europa. Revista de prensa (II) - Actualidad

  2. Pingback: Atlético de Madrid: Na'eeman | Fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies