¡Síguenos!

La Tribuna de Brian Clough

VAR: cambios contra costumbre

A nadie se le ocurriría, en un juicio, no usar las imágenes de circuito cerrado de TV para ver si el acusado es el culpable o no. Pues eso es el VAR.

Parece imposible pensar que se pudiera conducir sin tener que aprobar un examen y obtener el carnet, o que los cinturones de seguridad no fueran obligatorios (por no usarlo perdió la vida en un accidente de coche Marc Bolan, cantante de T-Rex) o que los límites de alcohol en la sangre fueran mucho más generosos. En mi infancia jamás tuve una silla supletoria para el coche, y creo que pocas veces usábamos el cinturón de seguridad en el asiento de atrás. De hecho, en carreteras de montaña y sinuosas, mi hermano y yo jugábamos a caernos encima del otro cada vez que la curva nos ofrecía la oportunidad.

Las cosas cambian y la primera reacción es protestar. Cualquier cambio que se quiere implantar en una empresa va a tener a un grupo de empleados especialmente reacios. “Yo siempre he hecho esto así”. A la empresa no le quedará más remedio que hacer ver que el cambio es bueno, ya sea un simple proceso o un nuevo sistema informático.

Los deportes cambian poco, quizá porque nos gustan así, tal y como están, y porque cambiarlos resulta un ataque aún mucho más personal que el que pretende imponer tu empresa. El trabajo es una obligación y los deportes que practicamos o seguimos como aficionados son placeres.

Personalmente, no me gustan algunos de los cambios que se quieren establecer en tenis: eliminar el “net” en el saque, eliminar la ventaja o jugar los sets a cuatro juegos, en busca de algo más rápido y más televisivo. Puede tener sentido en los torneos con menos cobertura, pero los Grand Slam tienen su leyenda basada en los partidos a cinco sets. Lo admito, soy reacio a ese cambio.

Sí estoy a favor de otros cambios y, en concreto, estoy a favor del VAR. No puedo aceptar como argumento en contra el “gol-interruptus”, porque eso ha existido siempre. Todos hemos celebrado goles de nuestro equipo, o lamentado goles en contra que han acabado con el banderín levantado por el linier y el árbitro sin darse cuenta al primer momento. Tampoco creo que se pierda mucho más tiempo. Quién no ha visto un enjambre de jugadores rodeando a un árbitro para protestar una tarjeta roja, un penalti en contra o el mismo gol anulado del ejemplo anterior? Recuerden aquel penalti del Real Madrid-Juventus que le costó la expulsión a Buffon. Pasaron nueve minutos entre la señalización del penalti y su ejecución. Quizá la utilización del VAR hubiese ahorrado a Buffon su tarjeta roja y le hubiera ofrecido la oportunidad de parar el penalti.

Otra de las cosas que se ofrecían como argumento contra el VAR era la falta de debate postpartido, como si fuese mejor hablar de árbitros que de futbolistas y entrenadores. La realidad es que se sigue publicando, al menos, la misma cantidad de información sobre fútbol y las conversaciones no decaen, aunque en lugar de debatir tontamente si aquello era penalti o no, se habla sobre otras cosas.

Estoy a favor del VAR por varias razones. La primera es por sentido común, porque la tecnología avanza. Cualquiera de nosotros puede ir a un estadio y en apenas dos minutos o menos, ver en nuestros teléfonos móviles el vídeo de una acción polémica. Pongamos un derbi, una semifinal de Copa, un partido decisivo a final de temporada o un penalti escamoteado al equipo local… Son ganas de crear problemas sin necesidad. A nadie se le ocurriría, en un juicio, no usar las imágenes de circuito cerrado de TV para ver si el acusado es el culpable o no. Parece lógico. No tiene sentido pedirle a un árbitro que tome una decisión en décimas de segundo cuando se pueden revisar imágenes en caso de duda. Perder cuando se equivoca el arbitro es frustrante y ganar con un error arbitral también. Como aficionado sabes que te han “regalado” el triunfo y así, para mí, vale menos. El resultado debe ser el justo según las reglas del juego.

Otra cosa es que el VAR, o su uso, no sea perfecto. Lógico; nadie ha dicho que esto sea ya el modelo definitivo e inamovible. Y nada funciona en cuatro días al 100% de su capacidad. Recordemos que el acceso a internet desde nuestras casas, inicialmente, no era compatible con el uso del teléfono fijo. Luego se pudo compaginar, pero la línea a veces se colgaba y perdías la conexión. Una vez hechas estables, empezamos a mejorar la velocidad. Hoy no tiene nada que ver.

El VAR se utilizará mejor con el paso del tiempo. Pudiera ser que su uso estuviera restringido a tres solicitudes por entrenador, como sugirió Arsene Wenger hace ya mucho tiempo, siguiendo los métodos del tenis, salvo los fueras de juego, que deberían ser de tan simple aclaración como tirar una línea en la pantalla y dictaminar. Otro punto por mejorar es determinar dónde recae la decisión de la revisión. Durante el Mundial de Rusia vimos un uso eficiente del VAR, pero la Premier League ha dado unas líneas maestras de comportamiento: quieren evitar parar el juego para que el colegiado vaya a mirar las jugadas en pantalla. Además, parece que los colegiados en las salas de monitores son reacios a corregir a su colega —que le estará corriendo a él antes o después— y solo intervienen si los errores son clamorosos o para validar un gol. Por ahí, otra mejora es que los árbitros de la sala de monitores sean solo árbitros de la sala de monitores, y podrían ser aquellos que han pasado la edad reglamentaria para arbitrar en el campo.

Es innegable que la herramienta se puede utilizar mejor, pero estamos en los inicios de ese uso. Con unos ajustes y un poco de tiempo será tan natural como abrocharse el cinturón de seguridad antes de arrancar el coche.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies