¡Síguenos!
Coutinho, ayer contra el Leganés. / Foto: Miquel Llop/Cordon Press

Barcelona

Valverde protege a Coutinho, pero la pregunta es: ¿hasta cuándo?

Es previsible que Coutinho siga disfrutando de oportunidades para espantar la pesadumbre. Pero depende de él, ahí no hay entrenador que valga por mucho que lo intente

Leo Messi no se puede tomar una noche libre. Una vez más, y van tantas que no he intentado llevar la cuenta, el argentino fue la clave para que el Barça se llevara los tres puntos ante un Leganés que le plantó cara. Que el argentino tenía que salir al campo lo antes posible después del empate a uno de Braithwaite estaba claro, lo que chirrió fue a quién sustituyó y el Camp Nou dictó sentencia mostrando su desacuerdo. Aleñá se marchó del campo entre pitos a la vez que Rakitic entraba por Arthur. Coutinho, al que no le estaba saliendo una a derechas, se salvó.

Resulta evidente por la gestualidad del brasileño que no está pasando por un buen momento anímico. A pesar de que Valverde le está alineando en los últimos partidos, y que fue uno de los destacados ante el Eibar la semana pasada, Coutinho tiende a la melancolía. Si la primera no le sale se hunde y el resto del tiempo es un continuo deambular sin ton ni son, cabizbajo perdido. El técnico sabe de su carácter y prefirió protegerle. Si le hubiera sustituido le habría acabado de hundir, pero la cuestión es hasta cuándo podrá seguir lanzándole el flotador porque el jugador está en plena crisis de confianza y ni el banquillo, ni la titularidad le cambian el semblante. Es para preocuparse teniendo en cuenta que es el fichaje más caro de la historia del Barça y el peso que eso conlleva parece estar sofocándole.

La otra cara de la moneda es Dembélé, que aunque ha habido momentos que parecía perdido para la causa, su propia inconsciencia le lleva a dar lo mejor de sí mismo pase lo que pase. Después de que Valverde le dejara fuera de la convocatoria ante el Betis por no llegar, ni avisar, a un entrenamiento, está en plan estrella. En una primera parte sin chicha fue el único que le puso salsa. Su desequilibrio en banda, los recursos individuales como el recorte, la velocidad, el disparo con los dos pies, son un tesoro. Que fuera él quien abriera la lata era de justicia. Ya lleva ocho en Liga, dos en Copa, dos en Champions y uno en la Supercopa; es el tercer goleador del equipo por detrás de Messi y Luis Suárez con 13 goles. Pero lo más importante es que transmite ilusión. Todo lo que no le sale a Coutinho, le funciona a él. Como ejemplo basta una jugada recién comenzada la segunda parte en la que asistió al brasileño de tacón y éste envió la pelota a las nubes.

Dembélé se lesionó en el tobillo izquierdo en el 66′ y tuvo que ser sustituido. El diagnóstico oficial es que sufre un esguince. Es decir, que no es grave pero será baja segura frente al Sevilla en Copa. De todas formas, es una mala noticia para el Barça porque el francés y Messi son los únicos jugadores que ahora mismo te levantan de la butaca. Es previsible que Coutinho, mientras, siga disfrutando de oportunidades para espantar la pesadumbre. Pero depende de él, ahí no hay entrenador que valga por mucho que lo intente. Y lo está intentando.

Periodista. Feminista. No me toques las palmas que me conozco. Optimista por obligación, sigo pensando que me tocará el Euromillón. 25 años de profesión. Empecé en Marca cubriendo el Madrid con Mendoza y me vine a Barcelona con el Barça de Laporta. He vivido más Copas de Europa que Gento. Y qué bien me lo paso aunque no haya visto nadar a Phelps o correr a Bolt en vivo y en directo. Canto fatal, pero no me rindo. Porque el que canta, su mal espanta.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies