Los peligros de fumar en la cama I Opinión I A La Contra
¡Síguenos!
Muñeco de Cristiano Ronaldo con la camiseta de la Juventus I CORDON PRESS

Opinión

Los peligros de fumar en la cama

La felicidad no se pausa. El Real Madrid es más grande que cualquier jugador del planeta. Cristiano no lo ha entendido nunca.

Me gustaría comenzar mi carta de despedida recordando una frase que aparece en Alicia en el País de las Maravillas: Empieza por el principio – dijo el Rey con gravedad – y sigue hasta llegar al final; allí te paras”. El tiempo de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid se ha detenido. Cristiano se ha parado. Y tengo que confesarlo, nunca pensé que ocurriría. Será porque le presuponía cierta inteligencia que ha brillado por su ausencia desde la final de la Champions en Kiev. “En los próximos días daré una respuesta a los aficionados, que ellos sí han estado siempre de mi lado. Fue muy bonito estar en el Real Madrid”. Una Champions no se empaña por nadie. La felicidad no se pausa. El Real Madrid es más grande que cualquier jugador del planeta. Cristiano no lo ha entendido nunca. Es más, se ha tapado los oídos con ambas manos y ha pegado cuatro gritos. Lástima.

A un jugador al borde de los 34 años, es decir, cercano a su fecha de caducidad, lo mínimo que le pido es que no de problemas, que lidere en silencio, que no sucumba ante esas voces en su cabeza que le llevan a cometer actos impuros. Mátalos, mátalos a todos. Asemejo a Cristiano con mi querido Chaplin en El gran dictador. Me le imagino jugueteando en su casa con una gran bola blanca con el escudo del Real Madrid, hacia arriba y hacia abajo, dándole patadas, manejándola a su antojo.  Pero todos sabemos cómo acaba la escena: la pelota le estalla en la cara. Lejos del paraíso hace mucho frío, y Turín está a años luz de parecerse a Madrid. Casi a la misma distancia está la Juventus del conjunto blanco. Informacion, no opinión.

Cristiano ha puesto su punto y final a este romance cuando ha querido, pero nos engañamos si decimos que no lo veíamos venir. Los veranos empezaban a hacerse demasiado largos sentados bajo su sombra. Todos sabíamos cuál podía ser el final, y ahora debemos reconocer que no nos importaba. El cigarro de después (de después de Munich, de Cardiff, de Barcelona) era sagrado. Sus demonios siempre han estado presentes y han perseguido al Madrid demasiado tiempo. Eso sí, jamás le podremos echar en cara que no haya sido el mejor jugador del mundo. Lo ha sido durante muchísimos momentos, muchos más de lo que ahora querremos reconocerle. Ha sido una bella bestia. Uno de los artífices de la historia blanca en los últimos años. Su trono también se lo ha ganado. Quiero para Cristiano una despedida a la altura de lo que le ha dado al club. Como diría Stendhal, al final de la visita, siempre se acaba por tratar al amante mejor de lo que se quisiera.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

1 Comment

1 Comment

  1. manu5

    11/07/2018 at 11:35

    gran artículo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies