¡Síguenos!

Tour de Francia

Reina Jumbo, tropieza Movistar

Si tanto interés existe en mostrar la coreografía de los equipos contra el reloj propongo una cronoescalada por equipos para compensar la penuria de los escaladores.

La primera contrarreloj por equipos, tal y como hoy las conocemos, se disputó en el Tour de 1979, en lo que fue un auténtico concurso contra el crono. Había un total de siete etapas cronometradas, cinco individuales (165’3 km) y dos por equipos (176’8 km). Hasta ese año, las cronos por equipos solo contaban, como parece lógico y redundante, para la clasificación por equipos. Solo las bonificaciones repartidas tenían efecto en la general.

Fue en esa edición cuando cambiaron las reglas. Se dice que la organización quería beneficiar a Bernard Hinault y a su poderoso Renault-Gitane. No creo que un talento como el de Hinault necesitase de semejantes ayudas, pero lo cierto es que El Tejón ganó cuatro de las cinco cronos individuales (sólo cedió ante Knetemann en el prólogo), mientras su equipo claudicó ante el formidable Ti-Raleigh holandés. Ni qué decir tiene que Hinault ganó el Tour, el segundo de su cuenta.

Cuarenta años después, otro equipo de los Países Bajos, el Jumbo Visma, ha vencido en la especialidad que castiga al individuo en favor del colectivo. No tiene sentido, y así se pensó hasta 1979, que una carrera que proclama al campeón a través de una clasificación individual se vea condicionada por una especialidad coral. Y si tanto interés existe en mostrar la coreografía de los equipos en su lucha contra el reloj propongo una cronoescalada por equipos para compensar la penuria de los escaladores. Eso sí que sería un espectáculo.

La victoria del Jumbo Visma refuerza el liderato del muchacho Mike Teunissen, que está viviendo el verano más feliz de su vida; alguien debería decirle que a partir de ahora todo irá irremediablemente a peor. De momento, lo más probable es que el chico alcance la montaña del jueves como flamante líder.

El segundo puesto de Ineos (ex Sky), a 20 segundos de los vencedores, no resulta tan sorprendente como el descalabro de Movistar, que se dejó 1:05 con Jumbo y 45 segundos con Thomas y Bernal. Es demasiada herida para solo 27 kilómetros de etapa y delata un problema congénito en la estructura de lo que fue en origen Reynolds. Tiendo pensar que algo del anárquico carácter español se pone de manifiesto a la hora de programar un esfuerzo coordinado.

La jornada fue buena para Enric Mas, porque el Deceuninck-Quick Step solo cedió un segundo ante el Ineos; esa posición entre bambalinas resulta muy oportuna para quien pretende el asalto en las montañas. Y tampoco fue mala tarde para el Groupama de Pinot, a doce segundos del rodillo británico.

Las diferencias no serían significativas si no tuvieran influencia en la moral y en las tácticas venideras. Pero la tienen. No es lo mismo afrontar el Tour con el viento a favor (véase Teunissen) que con la necesidad de recortar tiempo ya desde la segunda etapa. La vida es dura para los escaladores. Y lo seguirá siendo hasta que alguien se atreva con la cronoescalada por equipos, una trepidante subida al Galibier en la que el GPS de Morfeo no registrará una sola siesta. Ni una.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tour de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies