¡Síguenos!
Julián Villagrán, en la película.

Cine

‘Cuando los ángeles duermen’, la peligrosa pendiente que puede cambiar una existencia

Se trata de una película agradable, dotada de buen ritmo, con interpretaciones creíbles y que, sin ser algo inolvidable, es una buena opción para que los aficionados a este tipo de películas salgan razonablemente satisfechos

En la cultura occidental el protagonismo del automóvil en nuestras vidas es innegable. Ya sea como medio de trasporte, como muestra de estatus o como elemento icónico, para la mayoría de la población los coches son un catalizador de emociones, que pueden hacer tu vida más fácil… o mucho más difícil. Y si no que se lo digan al protagonista del largometraje ‘Cuando los ángeles duermen’. Pongámonos en situación: Germán atropella accidentalmente a dos adolescentes cuando decide regresar a su casa conduciendo desde su lugar de trabajo para poder llegar a tiempo al cumpleaños de su hija. A partir de ahí su mundo, tan firme y estructurado, se tambaleará, empujándole a tomar una serie de decisiones para intentar ocultar lo ocurrido, lo que trasformaran esa noche en una pesadilla. Las cosas como son: la trama, original, lo que se dice “original”, no es. Pero tampoco lo es el “chico busca chica” y ahí sigue inasequible al desaliento década tras década.

El thriller es un género difícil, quizás tras la comedia el más difícil de llevar a buen puerto, siempre con la espada de Damocles del “Esto ya lo he visto” pendiendo sobre la cabeza del director. Pero por otro lado es “agradecido”. Un buen guion, un par de buenos actores, una dirección aseada y los amantes del género saldrán encantados o, por lo menos, medianamente contentos. Y esto, y bastante más, es lo que ofrece ‘Cuando los ángeles duermen’, el último trabajo del Gonzalo Bendala, al que vimos debutar como director de largometraje hace unos años con la, en cierta manera, minusvalorada ‘Asesinos inocentes’ (2015). En esta ocasión, el director y guionista andaluz nos plantea como un hombre, en origen de intachable moral, puede ir deslizándose por una peligrosa pendiente al verse acorralado por una serie de hechos que pueden cambiar su hasta ese momento plácida existencia. Con una fotografía realmente adecuada, la cinta tiene ritmo e interés, y sobre todo tensión, un elemento indispensable en este tipo de cine.

El peso de la película recae en el personaje interpretado por Julián Villagrán, que, con una estupenda interpretación de Germán, consigue hacer creíble la huida hacia adelante que emprende su personaje, sembrando de dudas e interrogantes la ética del hasta ese momento modélico padre de familia. Como contrapunto se presenta la debutante en la pantalla grande Ester Expósito, en el papel de Silvia, una joven en un perpetuo estado de crispación y rebeldía, que incomoda sobremanera al espectador. Pese a ser su primera película, Expósito en ningún momento da la sensación de inmadurez, sabiendo dar a su personaje la hondura y el poso necesario para anular el barniz facilón y superficial por el que podría haber optado. Ester Expósito es sin duda una actriz a la que merece la pena seguir con atención.

En resumen, se puede decir que ‘Cuando los ángeles duermen’ es una película agradable, dotada de buen ritmo, con interpretaciones creíbles y que, sin ser algo inolvidable, es una buena opción para que los aficionados a este tipo de películas salgan razonablemente satisfechos.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cine

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies