¡Síguenos!

Selección

Dani Olmo y el arte del regate

Su aventura en Croacia, donde se marchó hace cinco años, parece tocar a su fin. El Dinamo se le ha quedado pequeño. Media Europa se ha fijado en él.

Si no me voy no sé volver, canta Andrés Calamaro. Y en alguna estación de ese viaje se encuentra Dani Olmo (Terrasa, 1998), a quien su talento y su constancia le ha valido para volver al menos a su país y enfundarse la camiseta de la Selección Absoluta. Al chico le ha servido el Erasmus en Croacia, por más que la apuesta resultara arriesgada. Porque Dani no juega en el Madrid, ni en el Atleti, tampoco en ningún equipo de la Premier. Olmo dejó el Barcelona hace cinco años para seguir creciendo en el Dinamo de Zagreb, una especie de Masía ajedrezada que ha cultivado talentos como Boban, Suker o Modric. Allí recaló este rapidísimo mediapunta que ha encontrado en el regate su hábitat natural para expresarse. Y a base de sortear obstáculos sigue cumpliendo sueños.

Su figura creció exponencialmente en el pasado Europeo Sub-21. Allí fue uno de los jugadores más destacados de la España que se alzó con el título. Tanto que sus horas parecían contadas en Zagreb: «Nosotros queríamos salir este verano. Dani había hecho una gran Europa League y había coronado la temporada con ese Europeo» confiesa para A LA CONTRA Miguel Olmo, ex-entrenador de fútbol y padre del protagonista. En la familia Olmo entendían que para llegar a la Absoluta Dani tenía que dar el salto a una de las cinco grandes ligas europeas, algo que vieron aún más cerca que nunca cuando su representante, Juanma López se dio un apretón de manos con uno de los clubes que le pretendían. Pero el acuerdo nunca se rubricó por escrito. Una situación que Miguel resume así: «Ni el Dinamo quiso vender (exigían 40 millones de euros), ni hubo ningún club que apostara por él como auténtica prioridad». Tocaba seguir creciendo en Zagreb.


El punto de giro 


Pero nada de lo que ha venido, ni está por venir, se entiende sin esos días de ruido y furia que lo cambiaron todo en la familia Olmo. «A mí me dijeron de todo. Me mataban. Entonces estaba entrenando al Sabadell y mi nombre estaba en todos los medios de comunicación. Decían barbaridades, que estaba arruinando la carrera de mi hijo, que habíamos obtenido mucho dinero, que cómo podíamos dejar el Barcelona. Nadie lo entendía», así recuerda Miguel Olmo la decisión más importante que ha tomado en su vida. Su hijo Dani había llegado a La Masía con 9 años, procedente del Espanyol. Bajo el paraguas azulgrana estuvo seis temporadas y en cuatro de ellas fue el máximo goleador. En el verano de 2014, recién cumplidos los 16, a Dani le llueven las ofertas y los Olmo no ven claro la hoja de ruta azulgrana para seguir ascendiendo escalones hasta el Camp Nou.

Las propuestas para marcharse a Inglaterra eran las más generosas, aunque Miguel buen conocedor del mundo del futbol dio prioridad al proyecto deportivo. «Claro que había factores de riesgo», recuerda el progenitor, pero se decantaron por la propuesta del Dinamo de Zagreb y una liga menor como la croata, en la que Dani podría entrar en la dinámica del primer equipo desde muy pronto. Esos factores de riesgo se agudizan en las dos primeras temporadas donde la aclimatación al nuevo hogar es más lenta de lo deseado. «Yo me volvía loco porque, aunque entrenaba con el primer equipo, jugaba poco. Es cierto que Dani tenía 16 o 17 años pero me pregunté muchas veces si habíamos hecho lo correcto», desvela Miguel.

Transcurrido ese tiempo Dani se asienta en el equipo y cada vez va ganando mayor protagonismo en un club que arrasa en el campeonato doméstico, (cuatro de las últimas cinco ligas ganadas). Con apenas 20 años es designado como mejor joven y mejor jugador de la temporada en la liga croata. Una Liga que empieza a quedársele pequeña, con el condicionante de que nadie ha llegado a la Selección Absoluta sin jugar antes en alguna de las cinco grandes Ligas europeas. Dani será el primero. A ello ayudará la Champions.


El escaparate de la Champions


La Champions League era el nuevo aliciente para Dani esta temporada. El torneo que acapara más focos, el mejor lugar para brillar. Pero antes había que superar hasta tres fases previas y Olmo demuestra que el compromiso con el equipo que apostó por él cuando tenía 16 años sigue intacto. Dos goles y dos asistencias suyas allanan el camino hasta la fase de grupos. El Dinamo ha dejado atrás a históricos venidos a menos como el Ferencvaros o el Rosenborg. El sorteo de la máxima competición internacional les empareja con el City de Guardiola, el Shaktar Donestk y el Atalanta. Dani está en la prelista del Seleccionador desde el pasado Europeo, pero sus actuaciones en el máximo torneo continental terminan de convencer a Robert Moreno para darle la alternativa en la Absoluta.

Los números hablan de su importancia en la escuadra plavi. Dani es el tercer máximo regateador de esta Champions con 16 regates completados. Por delante solo aparecen Leo Messi (28) y William (17). A su capacidad para desequilibrar defensas suma también la precisión y efectividad  necesaria de cara a puerta (dos goles y dos asistencias en cuatro partidos). Rodrigo Hernández que se enfrentó a él en el único partido que han perdido los croatas en fase de grupos (2-0) desvela lo que más le sorprendió del atacante catalán: «Es un jugador muy dinámico, que tiene la capacidad de desbordar, con un gran uno para uno. Es cierto que en nuestro campo replegaron, pero de cara a la selección nos vienen muy bien jugadores verticales como él, que nos den desborde por fuera».

El Dinamo de Zagreb de Dani Olmo quiere seguir dando guerra en la Champions. Y para ello tiene que conseguir un punto más que el Shaktar Donestk en los dos partidos que quedan. Ucranianos y croatas están empatados en la segunda plaza de su grupo.


España, un sueño cumplido


Luis de la Fuente, el penúltimo eslabón en la cadena hacia el éxito de Dani Olmo, fue el primero en pronunciarse: «Estoy feliz de ver que jugadores que han convivido con nosotros hasta hace nada ya forman parte de la Absoluta. La parte más importante de nuestro trabajo es formar jugadores para que rindan al máximo nivel». Aunque ni siquiera el seleccionador sub21 hubiera imaginado un debut tan triunfal para uno de sus antiguos pupilos. Su gol ante Malta coronó un 2019 prácticamente perfecto para Dani, el mismo día que se enfundaba por primera vez la casaca nacional y rodeado de los suyos en una tierra que conoce bien.

Desde la grada del Ramón de Carranza lo disfrutaron sus familiares, alrededor de una treintena, con la única ausencia de su hermano Carlos, que lo vio desde Zagreb, donde juega en el segundo equipo del Dinamo. Quiso el destino que el debut y el primer gol de Dani con La Roja fuera en la tierra de su abuela, natural de Sanlúcar de Barrameda, quien lo presenció todo emocionada desde la grada. «Todo ha ido muy rápido en el último año» reconocen en la familia Olmo, pero la sensación de satisfacción y felicidad es máxima. «Su sueño cuando se fue a Croacia era convertirse en futbolista profesional y terminar vistiendo la camiseta de España», asegura Miguel orgulloso y aliviado, porque aquella apuesta de hace cinco años se ha resuelto como ganadora.

Sigue acelerando Dani con el mismo brío con el que arranca desde la banda. Tanto que en Zagreb ya lo dan por perdido. Solo hay que escuchar a su entrenador, Nenad Bjelica, quien esta misma semana aseguraba en la Cadena Ser que «tiene todas las papeletas para salir en el mercado de invierno». Su padre, Miguel Olmo, que al igual que su madre lleva dos años viviendo con él en Zagreb no pone la mano en el fuego por terminar la temporada en el Dinamo porque en el fútbol «puede pasar de todo». Se avecinan nuevos regates en la vida de Dani Olmo, un arte cada vez más escaso en este fútbol moderno.

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Selección

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies