¡Síguenos!
Ferrer @MutuaMadridOpen
Ferrer, colocando su cinta del pelo sobre la pista central Manolo Santana. Twitter @MutuaMadridOpen

Tenis

Adiós a David Ferrer, el mejor tenista sin un Grand Slam

Ha parado el contador tras perder contra Zverev. Suma 734 victorias y es el octavo jugador con más partidos en la historia del tenis: 1.111

David Ferrer, lector compulsivo desde los 12 años, no publicará sus memorias porque dice que no es alguien importante. Mientras tanto, las estadísticas le llevan la contraria. Pese a que tiene buenos golpes, su honestidad siempre ha sido el mejor. Ferru, Ferreti o Tiburón, como lo llaman dentro del circuito, es, con 1.111 partidos, el octavo tenista que más ha jugado en la historia. El tercero en activo, solo por detrás de Roger Federer (1.461) y Rafa Nadal (1.127). Con esa cifra, a los 37 años, ha parado el contador tras perder contra el alemán Alexander Zverev (6-4 y 6-1), quince años más joven, en el Madrid Mutua Open. Jimmy Connors sigue siendo quien más encuentros ha disputado: 1.535. El estadounidense ganó tres de los cuatro grandes y fue número uno del ranking en la década de los setenta y ochenta.

 

 

Por si fuera poco, Ferrer suma el total de 734 triunfos (12º en el ranking global). Ha levantado los brazos en señal de victoria más que otras leyendas como Boris Becker (713), Arthur Ashe (704), Manuel Orantes (679), Andy Murray (663) o Bjorn Borg (639). Todos ellos, a diferencia del alicantino, ganadores de varios torneos Grand Slam. De todos sus triunfos, el logrado ante el checo Tomas Berdych, el 18 de noviembre de 2012, es considerado por él mismo como el mejor. Se impuso por 6-2, 6-3 y 7-5. Significó el empate en la final de la Copa Davis, aunque, lamentablemente, no sirvió para levantar la ensaladera.

Eso sí, en índice de victorias y derrotas sale perjudicado. Pese a no tener un mal porcentaje, hay que bajar hasta la 49ª posición para encontrarlo, con el 66,1% de victorias. El primero en esa estadística es el genio sueco Borg, con el 83%. El podio lo completan Nadal (82,9%) y Novak Djokovic (82,6%), aunque la igualdad es máxima. De hecho, la proporción del cuarto, Federer, es de 82,1% de triunfos.

La estadística se completa en tierra batida, donde es, históricamente, el noveno tenista con más partidos ganados (334), y el quinto español. Orantes (530), Nadal (422), José Higueras (385) y Carlos Moyá (337) lo superan. De todos modos, sobre polvo de ladrillo, no hay quien adelante a Guillermo Vilas, con 679 partidos ganados. Aun así, sobre esta superficie, Ferrer sigue siendo el noveno en índice de victorias: 70,5% de triunfos y 139 partidos perdidos. Por encima de él está el rey indiscutible de la arcilla, Nadal, con el 91,7% de victorias y solo 38 derrotas. El actual número dos del ranking ha ganado, hasta el momento, 57 títulos ATP sobre tierra.

Hasta el 2012, Ferrer había ganado muchas batallas, pero ninguna gran guerra, por eso fue tan importante conquistar el Masters 1000 de París-Bercy. En el momento de su retirada, con 27 títulos, es el quinto jugador con más trofeos en activo, únicamente por detrás del Big Four. Es decir, Federer (101), Nadal (80), Djokovic (73) y Murray (45), quien también dejará la raqueta tras el torneo de Wimbledon de este año. De todos ellos se ganó la admiración y el respeto por haber peleado siempre hasta la extenuación, incomodando a sus rivales, llevándolos al límite. Al mallorquín y al escocés los ganó en seis ocasiones; al serbio, en cinco. Sin embargo, fue incapaz de derrotar al suizo en las 17 veces que se enfrentaron.

El tenista ideal podría reunir la técnica de Federer, la mentalidad de Nadal, el físico de Djokovic… y la resistencia de Ferrer. “Coincidir con ellos me ha hecho ser mejor tenista”, ha dicho en repetidas ocasiones. Sin embargo, y de esto no cabe duda, también le han impedido serlo aún más y completar su currículo. En el Conde de Godó, por ejemplo, fue cuatro veces finalista (2008, 2009, 2011 y 2012) y, pese a que nunca consiguió el título sobre la pista, la organización le entregó en la pasada edición una copa honorífica. Ferrer siempre ha caído bien sin necesidad de buscarlo.

Su mejor resultado en un Grand Slam fue la final de Roland Garros en 2013, donde perdió, precisamente, ante Nadal por 6-3, 6-2 y 6-3. Por cierto, Ferrer llegó a jugar 50 Grand Slam seguidos antes de causar baja en Wimbledon 2015 por una lesión en el codo derecho. Asimismo, también llegó a la última jornada del Torneo de Maestros en 2007 y otros seis Masters 1000 (Roma 2010, Montecarlo 2011, Shanghai 2011, Miami 2013, París 2013 y Cincinnati 2014).

En su palmarés, también destacan tres Copa Davis (el australiano Roy Emerson tiene ocho). Además, desde la creación del grupo mundial en 1981, suyo es también el honor de ser el español con más victorias en dicha competición: 19 (una más que Nadal).

Es el séptimo tenista de todos los tiempos con más ingresos por méritos deportivos. Hasta hoy, Ferrer ha ingresado 31.436.645 dólares. Es decir, 283.670 más que su principal referente tenístico: André Agassi, ganador de ocho Grand Slam, un Masters y unos Juegos Olímpicos. Los primeros en este apartado son Djokovic (129 millones), Federer (123) y Nadal (105).

Sin embargo, su gran proeza en estos 19 años de trayectoria, desde que debutó en el 2000, ha sido la regularidad. Pese a que se retira siendo el 144 del mundo, alcanzó su mejor ranking como número tres el 8 de julio de 2013, tras alcanzar los cuartos de final en Wimbledon. Además, Ferrer se mantuvo durante once temporadas consecutivas entre los 20 primeros, siete de ellas entre los diez mejores (Connors estuvo 15 años) y cuatro entre los cinco. Es decir, durante mucho tiempo fue el número uno de los tenistas humanos.

A finales de 2018, anunció su deseo de decirle adiós al tenis jugando aquellos torneos que han sido importantes en su carrera: Auckland, Buenos Aires, Acapulco, Miami, Barcelona y Madrid. En cada uno de ellos, en su último partido, ha ido dejando su cinta del pelo sobre la pista en señal de despedida y como representación de su última gota de sudor. Básicamente, porque, a veces, se ha esforzado más de la cuenta. Así lo muestran sus rodillas. Él confiesa que “habrá otro Ferrer” en la historia del tenis español, aunque su legado será muy difícil de igualar.

 

 

 

 

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tenis

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies