¡Síguenos!
Después de varios años, regresa Dead or Alive.

Videojuegos

Las luchas de Dead or Alive 6 regresan con fuerza

Tras varios años de ausencia, el juego de Team Ninja vuelve tan divertido como siempre aunque no exento de polémica

Siete años han transcurrido desde la última entrega de esta popular saga de lucha a cargo de Team Ninja y en una época en la que el género sigue mostrando que goza de buena salud, Dead or Alive 6 se perfila como uno de las mejores propuestas de la actualidad a la espera del próximo Mortal Kombat y una excelente aportación más a la franquicia.

Una de las claves para todos aquellos que se acercan a Dead or Alive 6 es dejar de lado los prejuicios y mirar un poco más allá de la evidente hiper-sexualización que está presente desde su nacimiento, con trajes (por llamarlo de algún modo) profundamente reveladores para las luchadoras y no tanto para los hombres, pero la cuestión fundamental es que Dead or Alive es un entretenidísimo juego de lucha que te garantiza un enorme número de horas y al que las polémicas por el diseño de sus personajes no deja de venirles bien para obtener publicidad y que se hable de ellos aunque sea mal, como diría la folclórica de turno.


Una amplia oferta


Dead or Alive aspira a recuperar su lugar preponderante dentro del género de lucha con un plantel de personajes en el que no pueden faltar los clásicos como Kasumi, Ayane, Ryu, Lee, Helena, Christie, Mariposa, Ayate, Hitomi, Eliot, Tina o Brad Wong, sólo por mencionar algunos. Se llega a un total de 26 luchadores y 14 escenarios en su lanzamiento, cifras que podrán aumentar vía DLC como comentaremos más adelante.

Incluso cuando estamos hablando de su sexta entrega, Dead or Alive no se desvía de su rumbo a la hora de ofrecernos un juego de lucha rápido y enérgico en un entorno 3D en el que los distintos elementos del escenario pueden jugarnos una mala pasada como acabar electrificados o incluso en las fauces de un T-Rex.

Pensar en un modo historia para esta saga como algo serio es una utopía por lo deslavazada que puede resultar y con una trama que no es que sea digna del premio a la mayor originalidad aunque tampoco lo pretende. No estamos hablando de excelentes ejemplos como la franquicia Mortal Kombat o la sublime Injustice y lo cierto es que se trata de un pretexto a la hora de usar a los distintos luchadores, siguiendo la trama que ya se vio en la entrega anterior al igual que introduce un par de personajes como Nico y Diego con sus características y que tienen su peso en la narrativa, por llamarla de algún modo.

El contenido offline para el usuario es más que robusto, partiendo de un modo entrenamiento ejemplar en el que podremos practicar sin descanso a la hora de perfeccionar nuestras habilidades y en el que se nos detalla todos los aspectos, desde los más básicos a las mecánicas más avanzadas a la hora de sacarle todo el jugo a los luchadores, incluida una herramienta en la que podremos saber al milímetro (o frame en este caso) cuál es el momento idóneo para castigar a nuestro enemigo con mayor contundencia.

Aparte de las modalidades online, versus local, contrarreloj, supervivencia o arcade con sus correspondientes niveles de dificultad que compensan la ausencia para esta entrega del modo tag, la apuesta más interesante y en la que emplearemos numerosas horas son los DOA Quests, unos desafíos en los que se nos pone a prueba a la hora de lograr tres objetivos distintos en nuestros combates, que pueden pasar de la obtención de un daño concreto con un combo, no perder ninguna ronda o golpear a nuestro rival mientras se desplaza lateralmente.

De esta manera, obtendremos mayores recompensas que pueden ser utilizadas para desbloquear los distintos patrones de trajes de los luchadores y que nos obligarán a ser creativos en nuestras peleas si queremos lograrlo con rapidez, pese a los evidentes desequilibrios presentes de los que también hablaremos un poco más adelante.


Un ADN marcado


Tampoco renuncia a lo que es el santo y seña de su sistema de combate y que posee tres bases fundamentales, diferenciando entre golpes, agarres y guardias y en el que los primeros ganan a los segundos, los segundos a las terceras y las terceras a los primeros. Todo ello le da un componente estratégico a la hora de dominar tanto el juego en sí como los personajes y sus habilidades, lo que nos puede llevar horas.

Por otro lado, el medidor de energía o la mecánica S (Sistema Break Gauge) le va a dar una mayor profundidad a nuestras peleas, aunque algunos pensarán que se trata de una casualización, y es que se trata de una herramienta en la que podemos usar un combo de cuatro golpes automático, una llave que detiene cualquier ataque, un ataque especial que hace un daño importante al adversario o una finta a izquierda y derecha que te permite contraatacar con mayor facilidad. Todas estas posibilidades conllevan un coste y hay que escoger muy bien el momento a utilizar si no queremos lamentarnos posteriormente.

Hay que decir que el juego presenta un aspecto envidiable en términos gráficos, con unos escenarios que cuadran perfectamente la filosofía del juego y en el que el nivel de detalle que tienen los luchadores es realmente impresionante desde las gotas de sudor a como se van deteriorando los trajes. Se puede argumentar que el salto no es tan acusado como fue del DOA 4 al 5, pero este título luce muy bien en su entorno 3D y jugado en una PS4 Pro, no desmerece en absoluto a nuestras expectativas. Por su parte, la banda sonora sigue la línea de la saga con unos temas que se ajustan a la perfección y también habrá que pensar en los contenidos desbloqueables que aumentan la variedad en este terreno.


Motivo para la discordia


Más allá de la ausencia de los lobbies, que no han estado activados en su lanzamiento y que supone un contratiempo serio por mucho que se haya prometido por activa y pasiva que debutarán a lo largo del mes de marzo, uno de los alicientes a la hora de dedicarle horas y horas a Dead or Alive 6 es desbloquear los tropecientos trajes con los que equipar a todo el plantel.

Sin embargo, la forma de conseguirlos en el lanzamiento supone un verdadero quebradero de cabeza y uno casi podría pensar que Team Ninja amenazaba con pegarse un tiro al pie cuando un mayor equilibrio hubiera sido mucho más del agrado del aficionado ‘hardcore’ de la saga.

Lo que no tiene ninguna lógica es tener que emplear incontables horas en las distintas modalidades para que la recompensa roce la categoría de ridícula con un puñado de piezas aleatorias, aspecto que aumenta la frustración hasta del más pintado. No obstante, la desarrolladora ya ha anunciado que en posteriores actualizaciones intentarán corregir esta circunstancia al igual que otros problemas que vayan surgiendo a la hora de mejorar el rendimiento, reducir el lag y poner en marcha los lobbies, que serían toda una bendición.

Por otro lado, está el asunto del pase de temporada que nos promete la presencia de un personaje como Mai Shiranui más otro por confirmar del universo de The King of Fighters XIV de SNK, al igual que 62 nuevas vestimentas alternativas para los luchadores. Queda evidente que el afán de sacar un mayor rendimiento vía DLC como ocurriera con Dead or Alive 5 también está presente en esta entrega, pero el precio estimado resulta algo elevado y veremos si juega en su contra a largo plazo.


Conclusiones


Es evidente que Dead or Alive 6 sigue siendo una propuesta muy divertida en el género de lucha y que incorpora los suficientes elementos para agradar a los fans de la saga aparte de intentar captar a nuevos adeptos a su causa. La introducción del nuevo medidor de energía enriquece un sistema de combate variado y profundo que requiere de una notable habilidad si le queremos sacar el máximo partido.

Aunque no ha habido muchos cambios en materia de luchadores aparte de la incorporación de un par que tienen su importancia en el modo historia, la presencia de los clásicos siempre es un plus y te ofrece horas y horas de entretenimiento si pretendemos desbloquear distintos contenidos, trajes o simplemente llegar a dominar sus distintos estilos de lucha mientras echamos una partida rápida o nos adentramos en el competitivo mundo online donde no se hacen prisioneros.

En resumen, Dead or Alive 6 presenta una sólida oferta en el terreno de los juegos de lucha y va a gustar a sus seguidores, pese a ciertos desequilibrios que son corregibles en posteriores actualizaciones y un pase de temporada cuyo precio puede que no sea de su agrado.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Videojuegos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies