¡Síguenos!
Death Stranding'

Videojuegos

‘Death Stranding’ es la última genialidad de Kojima

Su innovadora propuesta nos lleva a un mundo desolado en el que tendremos que reconectar para volver a ser humanos.

Desde el momento en que Hideo Kojima se subió al escenario de la conferencia de Sony en el E3 de 2016 anunciando su regreso con una sonrisa de oreja a oreja apenas un año después de su precipitada marcha de Konami, muchos hacían cábalas sobre su próximo trabajo llamado ‘Death Stranding’ y la promesa de su creador acerca del mismo, bautizándolo como “un nuevo género” dentro del mundo de los videojuegos.

A ciencia cierta, no sabemos si Death Stranding creará escuela al igual que múltiples de los proyectos anteriores de Kojima que han inspirado en mayor o en menor medida dentro del propio sector, pero lo que sí tenemos claro es que ha hecho algo distinto, personal que alude a algunas de las características que nos hacen humanos y que no va a dejar a nadie indiferente tras la conclusión de su prometedora y enigmática IP.


Digno del séptimo arte


El último conejo que Hideo Kojima se ha sacado de la chistera nos lleva a un mundo post-apocalíptico en el que el descubrimiento del Death Stranding, un evento de proporciones dignas de un Cataclismo, hace que la frontera existente entre el mundo de los vivos y los muertos sea más nebulosa que nunca y las infinitas posibilidades que todo eso conlleva.

Gracias a sus avances en materia tecnológica, la Humanidad ha descubierto la Playa, una puerta al Más Allá y que ha traído soberbios avances como la Red Quiral como contraprestación a traer de vuelta a los muertos a nuestro mundo. Desafortunadamente, para cuando se descubre que toda persona fallecida debe ser incinerada para evitar que se produzca una detonación de proporciones nucleares, el mundo que conocíamos deja de existir y de los Estados Unidos sobreviven únicamente unos pocos enclaves que conforman las Ciudades Unidas de América.

Ahí es donde entra nuestro protagonista, un Sam ‘Porter’ Bridges interpretado por el famoso Norman Reedus, Daryl en ‘The Walking Dead’, que tendrá como misión reconectar esos núcleos urbanos bajo mandato presidencial a la hora de restaurar la Red Quiral llevando encargos entre todos esos enclaves y que siendo alguien que ha regresado de la propia muerte, tendrá las herramientas (y el instinto necesario) para lidiar con todos los horrores a los que tendrá que enfrentarse.

Como se puede ver, no es casual que se haya anunciado la intención de Kojima de adentrarse en el mundo del cine y es que su dominio de la narrativa, su intencionalidad respecto a los múltiples temas que aborda este título y la forma de rodar posee muchos paralelismos respecto a lo que podemos ver hoy en día en las salas y bien puede ser su próximo paso aunque confiemos en que compatibilizándolo con lo que mejor se le da, es decir, crear universos en los videojuegos.


Una propuesta diferente


La pregunta del millón es en qué consiste Death Stranding y cómo se juega, interrogantes que Hideo Kojima ha sabido explotar y administrar con los múltiples tráilers que nos dejaban más descolocados que antes con lo que nos obligaban a recapacitar para formular nuevas teorías alocadas.

No pocas personas han criticado con sorna que Death Stranding es simplemente un juego enorme en el que lo único que hacemos es realizar las aborrecidas misiones de recadero, ir del punto A al B llevando un cargamento, como si se tratase de un carísimo simulador de reparto de mensajería, lo cual tiene parte de razón aunque también hay mucha más miga de lo que parece a primera vista.

Mezclando muchas mecánicas que ya se han podido observar en ese irrepetible mundo como es el de Metal Gear Solid y para lo que ha recurrido a más de un 50% de los que trabajaron en Konami, Death Stranding combina acción y sigilo pero en términos mucho más comedidos de los que estamos acostumbrados.

Deberemos vigilar que el peso y la distribución de nuestra carga, aspecto que es fundamental a la hora de realizar nuestros repartos entre los distintos puntos mientras lidiamos con la orografía de este desolado mundo y nos las vemos con enemigos etéreos como son los EV (Entes Varados) que nos arrastrarán a la mayor de nuestras pesadillas o a seres humanos que se reúnen en grupos llamados MULES, que han perdido la cabeza y que tienen la fijación de hacerse con nuestra preciada carga.

Uno de los mayores aciertos de Kojima es la introducción de nuevas mecánicas y elementos para impedir que esa tarea de reparto se haga monótona, pudiendo recurrir a escaleras para superar obstáculos en el terreno, cuerdas para la escalada, usar un exoesqueleto que nos vendrá de perlas para aumentar nuestra capacidad e incluso plataformas flotantes y vehículos que harán más llevadera nuestra labor.

Al igual que ocurriera en la saga de Metal Gear, el ritmo es más pausado de lo habitual y que nadie confunda a Death Stranding con un shooter porque no puede ser más diferente. Se prima el sigilo y el enfrentamiento no directo, apostando por no acabar con nuestros enemigos humanos si no queremos tener que deshacernos del cuerpo rápidamente (y dejar nuestro encargo) de cara a evitar resultados más catastróficos y más Entes Varados en nuestro camino, que siempre van asociados a una lluvia de catastróficos efectos para todos, incluidos nuestros envíos, y que provocan algunos de los mejores momentos del juego, especialmente en los primeros encuentros.

Son precisamente estos entes sobrenaturales los que despliegan algunos de los elementos más innovadores del juego puesto que gracias a la presencia de BB, un bebé no nato que está entre la vida y la muerte, y que gracias al Odradek nos permite detectar tanto la dirección como la distancia de los EV, abriéndose y cerrándose con mayor rapidez según nos aproximemos a estos seres y en los que deberemos movernos con mucha lentitud y aguantando la respiración de cara a evitar vernos arrastrados a situaciones mucho más exigentes que serán pan comido según vayamos adquiriendo más herramientas, incluidas las fundamentales granadas hemáticas hechas literalmente de los fluidos de Sam.

Otro aspecto no menor de Death Stranding es su online aunque carece de un modo multijugador al uso. Kojima ha ideado un sistema en el que uno de los temas del juego como es la conexión entre todos y que nos hace más humanos tiene como resultado una interacción con otros usuarios del título a la hora de compartir nuestros progresos tales como la colocación de una escalera para cruzar un río, una cuerda para escalar un saliente, una estructura que hayamos creado o la indicación de zonas de descanso o peligro inminente con lo que podremos obtener ‘likes’ o darlos a otros usuarios siempre bajo el amparo de la Red Quiral y con lo que se incrementan nuestros niveles de porteador, mostrando muchos paralelismos con lo que vimos en los Dark Souls.


Un portento gráfico


Ya os hemos mencionado que el final de ciclo de la generación actual de consolas tiene fecha de caducidad puesto que tanto PS5 como  Xbox Scarlett saldrán para las próximas Navidades con lo que estamos apurando (y explotando) de forma decisiva toda la potencia que dan de sí las que están en el mercado mientras que ya se está trabajando a toda máquina para sacarle el máximo jugo a la próxima.

Precisamente ese es el ejemplo de Death Stranding, que se convierte en el modelo a seguir en materia gráfica junto a algunos de los mejores casos como Uncharted 4, Red Dead Redemption 2, God of War o Gears 5 a la hora de sacar el máximo partido al hardware actual.

El trabajo realizado por el grupo de trabajo que ha reunido Kojima es sublime a la hora de captar un foto-realismo descomunal en PS4 Pro, luciendo de forma espectacular incluso en el modelo más básico y se convierte en una de las referencias previas a la próxima generación al igual que el nivel de exigencia mínimo que aguarda a PS5 como a Scarlett.

El grado de detalle que podemos presenciar en los personajes que tenemos ante nosotros es maravillosa y no sólo en el protagonista Sam Bridges sino en todos los que le acompañan en esta inolvidable aventura, con papeles importantísimos para Mads Mikelsen, Lea  Seydoux, Troy Baker o incluso Guillermo del Toro amén de otros cameos de personajes famosos y eso se puede aplicar a este cruel mundo en el que se desarrolla Death Stranding en el que el motor gráfico Décima alcanza una fidelidad sensacional con el respaldo de Guerrilla Games.

Es cierto que algunas texturas puedan resentirse en este imponente mundo abierto, pero eso no le resta nada a esta experiencia en el que comprobar los efectos devastadores de la lluvia a lo largo del tiempo es otro de los numerosísimos aspectos que nos han impresionado y que dejan el listón muy alto para lo que está por venir.

Digno de alabar es el aspecto sonoro tanto en la música que compone una banda sonora bajo la batuta de Ludvig Forssell  y que logran las melodías idóneas para cada situación que nos encontramos en el juego, alcanzando la excelencia durante el mismo y que merece la pena escuchar de forma independiente.


Conclusiones


Más allá de las promesas de crear un género nuevo o no, que de eso ya se encargará el Padre Tiempo de aquí en adelante, hay que ensalzar la valentía de Hideo Kojima a la hora de proponer algo nuevo como es Death Stranding en la que su experiencia a la hora de narrar una historia atractiva y digna de ser llevada al cine, recurriendo a unas mecánicas imaginativas para cumplir las misiones más intrascendentes nos ha llevado a este fabuloso resultado final como es este juego para el que tendremos que emplear no menos de 40 horas.

Sin embargo, hay que reconocer que se trata de una propuesta distinta que no es para todos los públicos, descontando incluso el peculiar sentido del humor rayando lo infantil de su creador, y es que en una época como la actual, en la que todo lo queremos rápido y preferiblemente para ayer, disfrutar de una narrativa reflexiva que nos hace recapacitar sobre todo aquello que nos une y que no es descartable que no convenza a todo el mundo.

Sea como fuere, Hideo Kojima ha sido capaz de hacer distinto a lo que se viene viendo en la industria y si somos capaces de conectar con Death Stranding, que no deja de ser uno de los temas centrales del juego, la aventura se convierte en irrepetible.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Videojuegos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies