¡Síguenos!
Robby Anderson I CORDON PRESS

Deporte USA

Decidirse por un QB sin perder la competitividad

AFC EAST / Los nombres de Josh McCown, Teddy Bridgewater y Sam Darnold centran cualquier análisis sobre los New York Jets

Pese a que antes de que se iniciara la temporada 2017, los New York Jets, con permiso de los Cleveland Browns, parecían casi de forma unánime como uno de los peores equipos de la NFL, lo cierto es que el conjunto entrenado por Todd Bowles terminó la pasada campaña dejando una mayor sensación de competitividad de la que dictaron sus cinco victorias en liga regular, merced a un QB experimentado y aseado viviendo una extraña segunda juventud (McCown), pequeñas dosis de acierto ofensivo (algunas recepciones de Robby Anderson y de Jermaine Kearse, algunas carreras de Bilal Powell y del retirado Matt Forte) y, sobre todo, una de esas intensidades defensivas con las que se puede construir una escuadra que vuelva a conseguir balances positivos de triunfos. En efecto, la defensa será el cimiento en el que los Jets sustentarán su posible crecimiento en el juego a lo largo de este año a pesar de haber perdido al linebacker Demario Davis (fichado por New Orleans Saints, a cambio de 24 millones de dólares por tres temporadas) y al defensive end Muhammad Wilkerson (Green Bay Packers). Darron Lee, Jamal Adams (sobresaliente en su temporada rookie) y Leonard Williams sí que continúan en la unidad defensiva de unos New York Jets que, en cualquier caso, andan dando vueltas a la decisión que marcará su futuro a corto, medio y largo plazo.

De hecho, no hay nada más importante para los Jets, nada que marque más su camino a seguir, que la elección de su QB titular. Una elección para la que la franquicia neoyorquina ha cubierto todas las variantes: la del presente, la del medio plazo y la del futuro. La variante del presente pasa por Josh McCown, renovado por una campaña a razón de 10 millones de dólares pese a sus 39 años después de protagonizar el pasado curso la mejor temporada en yardas y touchdowns de su larga carrera. La del medio plazo es también la más arriesgada: el fichaje de Teddy Bridgewater (que también puede ser traspasado) es un acierto por la indudable calidad del exjugador de los Vikings, pero también una temeridad después de que el QB nacido en Miami únicamente haya jugado un partido liguero (un cuarto, para ser más exactos) desde que se destrozó la rodilla izquierda el 30 de agosto de 2016. Mientras, la variante del futuro es la más ambiciosa: Sam Darnold, el número 3 del último draft y por el que los Jets dieron a los Colts dos segundas rondas de este año y una segunda ronda más del próximo draft. El ex de USC, con una visión privilegiada que le permite escrutar todo el campo hasta dar con el pase adecuado, es posiblemente el QB con mayor proyección de los del último draft y, a su vez, la mayor incógnita de los New York Jets. Porque, en realidad, únicamente hay una pregunta que se puede hacer: ¿Sam Darnold de titular ya o dentro de un tiempo? Bowles tiene la respuesta.

  • Entrenador: Todd Bowles (4ª temporada).
  • Jugador estrella: Robby Anderson.
  • Otros jugadores determinantes: Josh McCown/Sam Darnold/Teddy Bridgewater, Jermaine Kearse, Bilal Powell, Darron Lee, Jamal Adams.
  • Balance 2017: 5 victorias, 11 derrotas, último en su división.
  • Objetivo 2018: Seguir mejorando.
  • El pronóstico de Luis Bustos: No alcanza los playoffs.
  • El pronóstico de Sergio Alberruche: No alcanza los playoffs.
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Ryan Fitzpatrick, el quarterback salido de Harvard | NFL | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Deporte USA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies