¡Síguenos!
Declan Rice, junto a David Luiz, en un partido entre el Chelsea y el West Ham. / Foto: ZUMAPRESS.com/Cordon Press

Internacional

La decisión de Rice

Declan Rice nació en Inglaterra pero su familia es irlandesa. El futbolista del West Ham debutó con Irlanda y ahora estaría cerca de cambiarse de bando

Tu país de nacimiento o el de tu familia? ¿Jugar para Inglaterra o para Irlanda? Declan Rice se enfrenta a una de las decisiones más importantes, ya no de su carrera, sino de su vida. Nacido en Londres pero con ascendencia irlandesa, el jugador de 19 años del West Ham estaría a un paso de cambiar de bandera. A pesar de sus tres internacionalidades con Irlanda (en partidos amistosos), Rice habría decidido jugar a partir de ahora con la selección inglesa. Un debate interno que ha vuelto a avivar la llama entre dos países con varios siglos de enfrentamiento.

Las dudas de Rice pasaron de rumor a realidad cuando el seleccionador irlandés Martin O’Neill le excluyó de la lista de convocados para los compromisos oficiales de la Liga de las Naciones. La cadena de televisión británica Sky Sports anunció horas después que el futbolista deseaba jugar para Inglaterra y había hecho oídos sordos a dos llamadas de Irlanda. Desde entonces, se ha desatado un huracán de declaraciones de uno y otro bando. El entrenador de Rice en el West Ham, Manuel Pellegrini, ha dicho que “el chico necesita tiempo y espacio. No deberíamos presionarle para tomar una decisión tan importante”. Por contra, Martin O’Neill sigue esperanzado en que el futbolista se decida finalmente por el país al que ya ha representado en tres amistosos.

Chris Hughton, el actual técnico del Brighton, estuvo en su época de jugador ante una decisión similar a la que ahora afronta Rice. Nacido en Inglaterra, su padre era de Ghana y su madre de Irlanda. Hughton, a la hora de la verdad, decidió vestir la camiseta del trébol, con la que llegó a ser capitán hasta en 53 partidos. “No hay nadie que pueda tomar la decisión por él. En todo caso, siempre simpatizaría con él”, reconoció en rueda de prensa. Según The Independent, el futbolista estaría recibiendo presiones de su propia familia para que “se comprometa con la selección irlandesa”. Todo el mundo coincide en que el talento de 19 años necesita un tiempo para madurar su decisión, aunque parece bastante claro que, a día de hoy, está más cerca de Londres que de Dublín.

Lo que sucedió a lo largo del siglo XX entre Irlanda e Inglaterra es fundamental para entender la tensión que está provocando, probablemente de forma inconsciente, el joven Rice. En 1916, republicanos irlandeses se alzaron en Dublín contra la autoridad inglesa proclamando la independencia de la isla con el Reino Unido. Esta insurrección, conocida como El alzamiento de Pascua, comenzó a fraguarse en 1914 cuando el gobierno de Londres pactó la autonomía de Irlanda una vez terminara la Primera Guerra Mundial. El autonomismo que propuso la corona fue insuficiente para el sector republicanista irlandés, que decidió rebelarse contra las limitaciones de poder que suponía la medida y las condiciones de extrema precariedad que padecían.

Las autoridades británicas comenzaron a perseguir a los insurgentes y las consecuencias de la rebelión fueron muy severas. Muchos de ellos fueron torturados y fusilados, lo que contribuyó a un cambio de parecer en la opinión pública y al despertar de un sentimiento cada vez más independentista. Entre 1919 y 1921 se libró la Guerra de Independencia entre el IRA (Ejército Republicano Irlandés) y las fuerzas policiales del Reino Unido. La violencia contra los que defendían la república fue especialmente dura en Belfast por su carácter sectario y la cantidad de víctimas católicas (la religión mayoritaria en Irlanda) que dejó. El conflicto bélico terminó con la liberación irlandesa tras siete siglos de dominación británica y la creación del estado de Irlanda del Norte.

En 1968, toda esta tensión que venía cocinándose durante décadas terminó por estallar en Irlanda del Norte. La población católica del país norteño se rebeló ante el gobierno de Londres al considerar que se estaban tomando decisiones sin tener en cuenta su mejoría. Esta guerra de guerrillas enfrentó a los protestantes unionistas, en ligera mayoría y defensores de la pertenencia en el Reino Unido, contra los católicos independentistas, que defendían la adhesión de la región con la República de Irlanda. El conflicto, también conocido como The Troubles, dejó un reguero de 725 muertes y miles de heridos en los enfrentamientos entre la policía británica y el IRA. En 1998, tras tres décadas de negociaciones, se alcanzó un acuerdo de paz.

Declan Rice se encuentra entre la espada y la pared. Este más que probable cambio de isla ha provocado la ira de los aficionados de una nación muy sensible a la cuestión identitaria… más aún cuando está Inglaterra de por medio. La hemeroteca tampoco ayuda: en junio de este año, cuando al centrocampista del West Ham le preguntaron si su futuro podría estar ligado al de los tres leones, el hammer catalogó los rumores como “una carga de basura. Nunca hubo decisión, siempre fue Irlanda”. Una forma de resumir cómo ha manejado la situación el joven Rice es que de ahora en adelante, decida lo que decida, va a tener en contra o a su país de nacimiento o al país de su familia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Internacional

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies