¡Síguenos!
Vinicius lamenta su lesión ante el Ajax, en octavos de Champions. CORDON PRESS

Fútbol

Los partidos que mataron a los Reyes de Europa

Toda dinastía tuvo un partido que significó su defunción. Igual que hizo el Ajax, otros equipos acabaron antes con el Bayern, el Milán o el Barça…

El reinado del Real Madrid en Europa terminó 1.011 días después de aquel último penalti de Cristiano Ronaldo en la final de Milán ante el Atlético, primera Copa de Europa de una tacada de tres consecutivas. Sin duda, ha sido la dinastía más longeva en el fútbol europeo desde la configuración de la Champions League, a partir de la temporada 1992-93. El descarado Ajax de Ámsterdam fue el verdugo de una generación dorada que tiñó de blanco el Viejo Continente durante tres años. Fue un adiós a la altura de los éxitos anteriores. Estruendosa. El 5 de marzo de 2019 quedará como la fecha en la que el club trece veces campeón europeo volvió a ser apeado de la máxima competición de clubes del planeta… algo que no sucedía desde el 13 de mayo 2015, hace 1.395 días. Dijo Nacho Fernández tras la eliminación que “al final los reyes siempre se caen”. Al canterano madridista no le falta razón. Hasta la más gloriosa de las dinastías tiene una fecha de defunción. Aquí repasamos esos días históricos.

 


23 de septiembre de 1960. La primera eliminación europea del Madrid


El primer rey de Europa también fue el Madrid. Los merengues se adjudicaron las cinco primeras ediciones del torneo que fundaron junto a la revista L’Equipe en 1955. Hasta 1960, no hubo otro color en el Viejo Continente que no fuese el blanco. Ese año, el Benfica rompió la hegemonía del Madrid ganando la sexta Copa de Europa de la historia. Sin embargo, los lisboetas no fueron los primeros en apear a aquella escuadra de leyenda liderada por Alfredo Di Stéfano y Paco Gento. El primer equipo en eliminar al Madrid en Europa fue el Fútbol Club Barcelona. Curiosamente, aquel ciclo vencedor de los blancos también terminó en unos octavos de final. Merengues y culés empataron a dos en el encuentro de ida en el Santiago Bernabéu. La vuelta en el Camp Nou se la llevaron los locales por 2-1. El partido no estuvo exento de polémica, ya que el colegiado inglés, Mr. Leafe, llegó a anularle hasta tres goles legales al Madrid. Una de las anécdotas de aquel 23 de septiembre de 1960 fue la ovación que el público azulgrana le brindó a los jugadores blancos al término de la eliminatoria. Era la primera vez en la que el eterno rival quedaba apeado en Europa. También eran otros tiempos.

 


7 de noviembre de 1973. Sin Cruyff no hay paraíso


De las cinco Orejonas del Madrid se pasó al ciclo vencedor de tres Copas de Europa del Ajax de Ámsterdam. La estrella del fútbol diez años después ya no era Di Stéfano, sino Johan Cruyff. El conjunto holandés inauguró los 70 proclamándose campeón de las tres primeras ediciones de la década. Para cuando el Ajax fue eliminado en los octavos de final del curso 1973-74, muchos de los actores principales de aquel equipo que enamoró a Europa con un estilo de fútbol total ya no estaban. Especialmente dramática fue la marcha de Cruyff al Barça. El 7 de noviembre de 1973, el CSKA de Sofía rompió la hegemonía europea del Ajax. Los búlgaros ganaron en casa 2-0 para remontar el solitario tanto en contra que los holandeses cosecharon en Ámsterdam.

 


6 de marzo de 1977. Kiev rompe la fiabilidad del Bayern


El Bayern de Múnich recogió el testigo del Ajax e instauró un nuevo ciclo de tres Copas de Europa consecutivas. El conjunto bávaro se hizo grande con un estilo de juego muy diferente del que venía triunfando en el continente. Valores como la fiabilidad defensiva, el poderío físico o la disciplina táctica sustituyeron al descaro y la fantasía que practicaban sobre el verde los muchachos de Michels y Kovács. La hegemonía de tres Orejonas seguidas del Bayern de Beckenbauer, Müller o Roth se terminó un 16 de marzo de 1977. Los alemanes se vieron apeados en los cuartos de final de la competición ante el Dinamo de Kiev. El equipo ucraniano venció 2-0 en casa para darle la vuelta al 1-0 en contra de la ida. Ese día descubrimos que los jugadores del Bayern eran humanos y no máquinas.

 


29 de mayo de 1985. La tragedia de Heysel y del Liverpool


El ganador de aquella edición de la Copa de Europa fue el Liverpool. Una nueva era estaba por comenzar. Después del dominio de países como Holanda y Alemania, Europa pasaría seis temporadas bajo el control de conjuntos de Inglaterra. El Nottingham Forest ganó dos Orejonas consecutivas y el Aston Villa otra, aunque el gran dominador de la época fue el Liverpool. Los reds levantaron cuatro de las cinco Copas de Europa de sus vitrinas en ocho años. Las tres primeras con Bob Paisley y la cuarta con Joe Fagan en el banquillo. Este último fue el técnico que dirigió al Liverpool en la final de Heysel del 29 de mayo de 1985, tristemente recordada por la avalancha en las gradas del estadio que causó la muerte de 39 aficionados. Una tragedia que los ingleses acrecentaron perdiendo contra la Juventus de Turín. El solitario tanto de Michel Platini rompió de forma definitiva con el dominio europeo del conjunto del Merseyside, liderado por leyendas de la talla de Ian Rush o Kenny Dalglish. El Liverpool tardó 20 años en volver a celebrar una Champions.

 


20 de marzo de 1991. El Vélodrome apaga al Milan de Sacchi


El Milán de Arrigo Sacchi es recordado como uno de los mejores equipos de la historia del fútbol. El genial técnico de Fusignano elaboró un bloque que controlaba al dedillo todos los aspectos del juego, especialmente la defensa y la presión sobre el rival. Prueba de ello son sus casi dos años imbatidos en competición oficial. Los rossoneris ganaron las dos últimas Copas de Europa de la década de los 80 con estrellas como Baresi, Maldini, Rijkaard, Ancelotti, Gullit o Van Basten en el campo. Camino de su tercera final consecutiva, el Milan fue encuadrado en los cuartos del torneo con el Olympique de Marsella. Ambos equipos empataron a uno en Italia. En la vuelta, con 1-0 a favor de los franceses, el estadio marsellés sufrió un sorprendente apagón. Faltaban sólo tres minutos para el final de la contienda y el árbitro mandó a los jugadores al vestuario hasta que se arreglase la avería. Para cuando la luz se hizo en Marsella, los futbolistas del Milán ya no estaban en el campo. Tampoco regresaron. El vicepresidente del club, Andrea Galliani, ordenó a los suyos que no se presentasen alegando falta de seguridad. Un plan desesperado para que los despachos decretasen la victoria a favor del Milan. Lejos de eso, el colegiado eliminó a los rossoneris por incomparecencia y la UEFA los sancionó con un año sin competir en Europa. Sacchi hizo las maletas a la Selección italiana inmediatamente después. El apagón del Vélodrome de aquel 20 de marzo de 1991 marcó el final de su inolvidable época el banquillo de San Siro.

 


18 de mayo de 1994. Capello barre al Dream Team en Atenas


Sólo tres años después de la marcha de Sacchi, el Milan volvió a levantar una orejona. Ya avisaron un año antes, cuando se quedaron a las puertas del título. De nuevo, el Olympique de Marsella frustró los sueños europeos del conjunto italiano. El entrenador del equipo era Fabio Capello, el hombre que asumió la responsabilidad de sustituir a Sacchi. Su Milán falló en esa final de 1993, pero no en la del año siguiente. El club que pagó los platos rotos fue el Barça de Johann Cruyff. Los azulgranas disputaban su segunda final en tres años, todavía con el recuerdo del histórico disparo de falta de Ronald Koeman que regaló al conjunto catalán la primera Copa de Europa de su historia. El duelo de banquillos entre Cruyff y Capello no podía ser más antagónico. Al final de la noche del 18 de mayo de 1994, el italiano fue el que se llevó el gato al agua de la forma más incontestable. El Milan goleó al Barça 4-0 para adjudicarse su quinta Copa de Europa. No hubo ni rastro de aquel equipo de Cruyff que tocó el cielo en Wembley. La humillación en el Olímpico de Atenas fue el principio del fin del Dream Team.

 


24 de abril de 2012. La última noche europea del Barça de Guardiola


Pep Guardiola, la extensión en el campo del holandés volador, implantó en su retorno al Camp Nou los conceptos que aprendió en sus años a las órdenes de Cruyff. El Barça de Guardiola duró cuatro temporadas con un saldo de dos Champions y otras dos semifinales. Como en su día el Dream Team, el apodado Pep Team hizo las delicias del mundo del fútbol con su estilo de juego ofensivo y de posesión. El último año del técnico de Santpedor terminó con una sorprendente eliminación en las semifinales de Champions ante el Chelsea. Los azulgranas cayeron en Stamford Bridge por 1-0. Todo lo que pudo salir mal, salió peor en la vuelta del Camp Nou. El partido comenzó de la mejor manera posible para el Barça con dos goles Busquets e Iniesta, aunque Ramires marcó para los blues al borde del descanso. Con 2-1 en el marcador, Messi mandó al larguero el decisivo penalti de la clasificación para la tercera final de Champions en cuatro años. Ya en el tiempo de añadido, Fernando Torres puso la puntilla para terminar con todas las esperanzas culés. La del 24 de abril de 2012 fue la última noche europea de Guardiola como entrenador del Barça.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies