¡Síguenos!
Démare celebra la victoria de etapa con un compañero de Groupama | CORDON PRESS

Tour de Francia

Démare, entre la polémica y la supervivencia

La general no sufrió cambio alguno en un día de transición en el que se fue al suelo Quintana y ganó al sprint el velocista francés.

Un tuit de André Greipel dudando de la última subida de Démare al Col du Portet hizo saltar la polémica. Abandonado por sus compañeros y quedado en la primera rampa de cada etapa, el velocista francés ha ido sobreviviendo entre algodones en las etapas pirenáicas, salvando el fuera de control como si tuviese una calculadora en la cabeza. Esos datos son los que puso en duda Greipel en redes sociales y contestado por Démare y aclarado el asunto por la organización. El alemán, retirado hace unos días de la carrera, tuvo que pedir perdón. Una vez solventado el asunto, el francés quiso también responder en la carretera y tras un trabajo fantástico de todo el Groupama, su velocista remató la faena en meta y lo celebró orgulloso y feliz. Un triunfo que salva un Tour de Francia.


Una victoria que salva el Tour


No hay nada mejor para un equipo francés que una victoria en el Tour de un corredor local. Ese combo lo ha logrado hoy el antiguo FDJ. Con la ausencia por enfermedad de Pinot y con Démare viendo cómo el resto de sprinters lo superaban con autoridad en la primera semana, pintaban bastos para ellos en lo que a lograr la victoria se refería. Sin embargo, la espera ha merecido la pena y el trabajo de hoy también. Todos se volcaron en echar abajo los diferentes intentos de fuga y al final encontraron el premio con el gran triunfo de Démare, el mejor en la llegada, donde superó a su compatriota Laporte. Kristoff volvió a chutar al palo siendo tercero y Sagan, caído gravemente ayer, no quiso más peleas.

El resto de la etapa no tuvo demasiado interés en términos clasificatorios, pero no hubo un metro de descanso para casi nadie. Una fuga de cinco rodadores de primer nivel (Terpstra, Hayman, Boudat, Van Keirsbulck y Durbridge) obligó a Groupama y Emirates a no dejar que cogieran nunca más de dos minutos y eso mantuvo al pelotón enfilado durante los casi 200 kilómetros de etapa. Y ya saben eso de que carrera que el galgo da, carrera que el galgo lleva. El día de transición no lo fue tanto.


Caída de Quintana


Tampoco lo fue para Nairo Quintana, que se fue al suelo y aunque no parece revestir gravedad, cualquier contratiempo que se sufre a estas alturas de la carrera vale por dos. Se le vio con rasguños y con sangre por varias zonas de su cuerpo. A la alegría de ayer en su victoria, el Tour ha respondido con su cara menos amable. No hay día tranquilo y no hay buen momento para pestañear. A la que bajas la guardia, te viene un contratiempo.

Y queda lo de mañana, con el Tourmalet y con el Aubisque, pero esa es otra película de la que también vamos a hablar largo y tendido en A La Contra. Estén atentos porque queda la traca final.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tour de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies