¡Síguenos!

Real Madrid

La pizarra del derbi: tácticas para no perder

Zidane temía la velocidad en las contras con espacio de Costa y Joao Felix e imposibilitar esa opción fue fundamental en su planteamiento.

Cuando hay miedo a perder, el derrotado siempre es el fútbol. Zidane y el Cholo no buscaron engañar a nadie, las cartas sobre la mesa, dos onces iniciales donde se podía ver con claridad cómo iba a ser el partido: Lemar y James al banquillo, Valverde y Vitolo al césped. La historia estaba clara o, al menos, cómo iba a discurrir hasta que uno de los dos hiciese un gol, algo que visto el planteamiento de ambos solo podía llegar por un error del contrario. Y los dos entrenadores se encargaron de intentar evitar ese error con tácticas ultraconservadoras.

El Madrid saltó al campo con un claro 4-3-2-1, con los laterales muy atados atrás, con Valverde como único centrocampista con algo de vuelo y con Bale y Hazard muy abiertos intentando así tapar la subida de los laterales colchoneros; Benzema era la única referencia. Zizou colocó al equipo en un bloque medio para no dejar metros a su espalda, evidentemente uno de sus grandes temores. El técnico madridista temía la velocidad en las contras con espacio de Costa y Joao Felix e imposibilitar esa opción fue fundamental en su planteamiento. Al igual que en Vigo, mantuvo siempre ocho jugadores por detrás de la línea del balón.

Zizou montó un muro con dos jugadores por banda tapando el juego por las alas del Atleti y con tres por dentro (Casemiro-Kroos-Valverde) para tapar los pasillos interiores. Un plan que ponía muy caras las ocasiones tanto para el Atleti como para el Madrid, y hacía casi imposible que llegasen desde una superioridad posicional. El Madrid atacaba con dos o tres jugadores pero solo Benzema cargaba el área, de manera que el gol dependía de un error del Atleti. Y los equipos del Cholo se permiten pocos errores defensivos…

La primera parte se jugó a un ritmo bajo, con los dos equipos haciendo lo posible para que las pérdidas de balón llegasen muy lejos de sus áreas y nunca por un error en la salida desde atrás. Los primeros 30 minutos los dominó posicionalmente el Atleti con un Thomas superior, pero sin llevar demasiado peligro, casi siempre a través de sus laterales. Sin embargo, el buen trabajo defensivo de Bale y Hazard se lo pusieron muy difícil.

El Madrid se fue apoderando del balón gracias a que tocó en zonas sin riesgo, con el triángulo Kroos-Casemiro-Ramos. El Atleti no se incomodaba, al contrario, tomaba aire para organizarse. Entre unos y otros y la casa se quedaba sin barrer: el Madrid no atacaba y el Atleti se agazapaba a la espera de un robo o un error.

Zidane y el Cholo buscaron lo mismo: no perder por un error propio y ganar gracias a un contragolpe. Por eso, en un partido lleno de imprecisiones, malas entregas y demasiados pelotazos “a tomar por saco”, jugadores como Hazard o Joao Felix pasaron por el encuentro sin apenas dejar noticias. Malo cuando es tu propio entrenador quien te corta las alas.

 


CALIFICACIONES


Zidane: Los blancos vienen de donde vienen, con un amago de crisis importante tras lo de ParÍs. Bueno, pues ya se han quitado las salidas al Sánchez Pizjuan y al Wanda con resultados nada malos —cuatro puntos— y sin apenas recibir remates a puerta. Siguen sin perder en Liga y suman tres partidos sin encajar gol. Visto así, poco que decir. El Madrid cada semana parece un equipo más serio y más compacto. El problema es que lo hace sin grandes dosis de fútbol, más bien al contrario. En el derbi, Zizou retiró talento del once para poner músculo. No obstante, dejar a Isco, James y Modric en el banquillo no parece un plan real para viajar por la Liga. Me pregunto hasta dónde puede llegar este equipo con una idea diferente en cada partido. Si algo sabemos es que son los resultados, que no el fútbol, los que dan y quitan razones en esto del balón.

Courtois: Tuvo poco trabajo, un disparo lejano y un par de centros cruzados, y los solventó con seguridad. Zidane le pidió que sacara en muchas ocasiones en largo y cada saque suyo fue una pelota perdida, un balón regalado. Pero era una orden del jefe, que quería evitar la presión y prefería perderla arriba. No era un partido fácil para él y dejó la portería a cero, lo que para un portero es vital porque gana confianza.

Carvajal: Sigue lejos de su mejor versión, pero al menos se mostró muy serio y concentrado en defensa, cerrando bien la banda a los intentos de Vitolo de arrastrarle por dentro. En ataque no existió y con el balón falló muchísimas entregas fáciles sin motivo aparente. No está bien pero no hizo mal partido.

Varane: Perfecto en su papel de actor secundario. Como siempre sacó a relucir sus virtudes, rápido al corte, dominador por arriba y muy pendiente de los movimientos de Costa. Con el balón dejó dos grandes cambios de juego y muchos “balones a tomar por saco”, eso que demandaba su entrenador ante el Valladolid.

Ramos: A poco de empezar el partido Joao Félix le dejó en evidencia en una carrera. Luego el juego tomó un camino muy cómodo para el de Camas, que apenas se vio exigido por los delanteros colchoneros. No tuvo su día en las jugadas a balón parado y eso que el Madrid sacó un buen número de corners. Es evidente que ahora mismo anda con el físico justo.

Nacho: Si pensamos que es un central diestro jugando de lateral zurdo, no nos queda otra opción que aprobar su partido, cumplió. Hazard le ayudó y mucho a tapar esa banda y pese a que Trippier logró hacer algunas buenas jugadas, digamos que su partido fue correcto.

Casemiro: Jugó muy protegido, acompañado de Valverde y un buen Kroos, y retrasó su posición como ante Osasuna para jugar muchos minutos metido entre los centrales. Eso permitió a Thomas pisar con mucha autoridad zonas que deberían haber sido defendidas por el brasileño. De nuevo hizo un buen partido ya que en la fase del juego en la que él tiene más problemas, o sea en la circulación del balón en ataque posicional, el Madrid no existió.

Valverde: La sorpresa de Zidane. Como ante el Osasuna, Valverde ocupó el volante derecho y, de nuevo, el uruguayo corrió mucho, ocupó mucho campo y tuvo mucha presencia defensiva. Sin embargo, con el balón volvió a mostrarse tímido, fallón y falto de criterio. Para lo que quería hoy Zidane se supone que su partido fue correcto, pero ni el fútbol ni el balón salieron bien tratados con su presencia. Y es buen futbolista.

Kroos: El único futbolista del Madrid que jugó al fútbol que debe hacer el Madrid, que hizo cosas de jugador grande de equipo grande. El problema es que fue el tuerto en el reino de los ciegos. Su colocación y su cadena de pases dieron fluidez al farragoso fútbol del mediocampo madridista. Formó con Ramos y Casemiro el triángulo de juego sobre el que se aposentó el dominio del Madrid.

Bale: Trabajó mucho en defensa, pero ese trabajo le restó fuerzas y posicionamiento para ser importante en ataque. No hizo un mal partido pero de un jugador de su potencial se espera mucho más. Este Madrid estajanovista no va con su fútbol y le convierte en uno más.

Hazard: Es evidente que si no fuese Hazard, estando físicamente como está, no jugaría. A Eden le va a costar acostumbrarse al Madrid y a la Liga. Aquí no va a encontrar esos partidos de ida y vuelta, ni esos encuentros rotos, con equipos partidos en dos tan típicos de la Premier, donde hay huecos y espacios para correr y driblar. Apenas si se le pueden recordar un par de detalles en ataque y un buen trabajo para ayudar a Nacho.

Benzema: De repente, Karim se ha convertido en Santillana, en Zamorano o en Hugo Sánchez. Donde había un nueve asociativo y de clase, ahora hay un rematador de cabeza, que es lo único que hizo, un buen testarazo con paradón de Oblack. Ni el sistema ni el partido que prepararon Zizou y el Cholo le ayudaba. Mal partido.

Modric: Dejó detalles. Jugó 20 minutos y ayudó a que el equipo se apoderase del partido pero le faltó tiempo para ser algo más. Creo que la lesión de Modric ha sido buena para el Madrid. Luka lleva dos años en los que, como le pasaba a Cristiano, no compite hasta Navidad o pasada Navidad. Pero si el Madrid de Zizou quiere pelear la Liga necesita gente desde ya. Gracias a esa lesión hemos podido ver a jugadores como James o Valverde durante muchos más minutos de los que Zidane les habría dado.

James: Apenas jugó 15 minutos. Ni llegó a ubicarse en el campo en una posición como de falso extremo derecho.

Jovic: Tocó una vez balón.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies