¡Síguenos!
Oblak y Keylor, los mejores del derbi.

Fútbol

El derbi de Oblak y Keylor

Sólo entró lo que resultaba imposible parar, un empalme excelente de Cristiano y un zurdazo de Griezmann con la defensa patas arriba.

Son sabios los deportes que niegan el empate y obligan a jugar hasta que se resuelve la igualada. En el fondo, la competición, cualquiera, tiene por objeto señalar un ganador y el empate no deja ser de ser un aplazamiento, un vuelva usted otro día. Estuvo bien el derbi, es el principal problema, pero hubiera necesitado de otra media hora, una prórroga de angustia, calambrazos y medias caídas, para que a esta hora pudiéramos repartir los premios como corresponde. En las actuales condiciones, me siento incapaz de decir quién estuvo más cerca de ganar el partido o quién acumuló más merecimientos.

Atacó más el Madrid y durante más tiempo, y esa contabilidad pesa; sin embargo, durante un rato, el Atlético tuvo el partido en su mano, psicológica y deportivamente. Si no aprovechó esa ventaja es porque tropezó con Keylor y porque el equipo tiene interiorizada una prudencia exasperante; nunca arriesga un metro conseguido. Lo dijo Griezmann al terminar: “Nos hicieron gol y tuvimos que subir el nivel”. O lo que es lo mismo: sólo en situaciones de máxima necesidad, el Atlético aprieta el acelerador y se libera del conservadurismo. Le pasó en el Camp Nou y le volvió a ocurrir en el Bernabéu, si bien, en este caso, la victoria llegó a ser una opción real.

Hay otro análisis que parte del mejor jugador del partido. Si Oblak fue el más destacado —y esto se puede discutir poco— significa que el Real Madrid acumuló más razones para ganar el derbi. Es un planteamiento que explica mucho, pero no todo. Deja sin justificación ese intervalo de dominio rojiblanco, similar al que ejerció el difunto PSG durante algunos minutos de su visita el Bernabéu. Aquella noche y esta vez, el Real Madrid quedó desprotegido, repentinamente desnudo, tan expuesto al KO como un boxeador groggy. Comienzo a pensar que esa visión desconcierta a los rivales, quizá porque no le dan por verdadera, ya se sabe cómo es el Real Madrid.

Sería injusto honrar a Oblak y no insistir en el papel salvador de Keylor. Uno empieza a ser reconocido como el mejor portero del momento y el otro ya es el mejor guardameta del mundo sin reconocer. Desde este punto de vista, y es tan aceptable como cualquiera, el partido fue un concurso de porteros. Sólo entró lo que resultaba imposible parar, un empalme excelente de Cristiano y un zurdazo de Griezmann con la defensa patas arriba.

Durante bastante más tiempo el deseado, el árbitro también sirvió una excusa. Los jugadores detectaron muy pronto que se lo podían comer, que era comestible y tierno, y se lanzaron al almuerzo con la voracidad de pirañas amazónicas. La fortuna del colegiado es que se equivocó tan repetidamente que ya es imposible discernir a quién perjudicó más o beneficio en exceso.

Se notó, en cualquier caso, que el partido, aunque intensísimo, importaba solo relativamente. Lo expresaron los entrenadores con claridad meridiana. Zidane retiró a Cristiano en el minuto 62, seis después del gol de Griezmann. Y Simeone sentó a Diego Costa en el 70’ para dar entrada a Gabi, cuando el Atlético todavía estaba en posición de asalto. En ese instante supimos que lo que manaba no era sangre, sino kétchup.

El paso que dio atrás el Atleti lo avanzó el Madrid y los últimos minutos se jugaron en el área de Oblak, con lo que se recuperó el guion inicial, el empate que no ofendía a nadie, el resultado que aceptas si antes salvaste la vida, aunque las pistolas fueran de juguete y las balas de fogueo.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

1 Comment

1 Comment

  1. Miguel

    08/04/2018 at 19:40

    Juanma, gracias por demostrar cada dia que un periodismo deportivo sin bufanda es posible….enhorabuena!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies