¡Síguenos!

Liga Santander

Derbi de entrenadores

Simoene tiene pendiente activar el talento del Atleti y Zidane debe recorrer el camino contrario: pasar del talento al esfuerzo.

Lo que en pretemporada, por las cantidades que se gastaron los dos clubes, apuntaba a un choque de trenes, después de contemplar cómo juegan al futbol, se nos presenta como un Derbi sin más emoción que el resultado. Simeone y Zidane todavía no han afinado bien sus guitarras. Suenan a lata.

El Atleti, por mucho que el Cholo apele a equipo del pueblo, vive ya en un chalé de Galapagar. Con reservas de 40 millones y titulares de más de 100, ya no valen coartadas que destilan más sudor que fútbol. Koke, Saúl, Lemar, Trippier, Lodi, Herrera… y, sobre todo, Joao Félix, tienen magia y capacidad de asociación para exigirle a Simeone que no sitúe a los delanteros a 30 metros del medio del campo y desde allí se busquen la vida.

La salida de balón desde atrás y que el Atleti no se parta entre la media y la delantera son sus dos asignaturas pendientes. El resto de las facetas del fútbol las tiene bien aprendidas. Pero ya no basta salir desde la trinchera, hay también plantilla para carga de caballería ligera.

Los rojiblancos deben pasar de ser un equipo difícil de ganar a querer ganar sobre todas las cosas. Deben quitar más arnés de seguridad y arriesgar a más dominio del juego. Si Simeone es de verdad un técnico completo, lo conseguirá. Si no es así, se quedará en el mejor entrenador que pueda tener el Atleti. Quien ve la diferencia es porque ama más al fútbol que a sus colores.

Por otra parte, el Madrid de Zidane llega líder a este partido. Seguramente más por deméritos de los contrarios que por propia autoridad, pero yendo de menos a más. El equipo blanco se acogió en Sevilla a eso que trajo Max Merkel en su día y de lo que luego hizo Clemente doctrina: Vale más la suma de esfuerzos que la multiplicación de virtudes. Añado yo por mi cuenta que para eso es mejor fichar Casemiros que poner a James a intentarlo.

No obstante, si esto es para asentar la defensa, y es circunstancial, habrá que dar beneficio a la duda. No olvidemos que el madridismo sigue prefiriendo ganar un partido por 5-4 que hacerlo por 0-1 y tres tiros a puerta en 90 minutos. Si tres Champions no sirven de excusa para saber a qué juega el Madrid, volver a tiempos de Mourinho, simplemente tampoco.

Resumiendo, que quien pierda esta noche (aunque influirá la manera) quedará bastante tocado. El Madrid aún tiene sangre en el ojo de los siete chicharros que le endosó el Atleti en pretemporada. Otro vapuleo haría sonar ruido de sables en la planta noble merengue. Aparte de los tres puntos, no hay barcos sin honra, y otro paliza dolería en las almas merengues.

El Atleti, si el Madrid le devuelve la goleada, caerá (por primera vez en muchos años) en que, después de muchos millones, hay que aprender a jugar a otra cosa. La buena noticia para el Atleti no sería que Simeone fuera protagonista del Derbi, sino que ese papel correspondiese a Joao Félix y al talento de la plantilla que tiene. Más que equipo del pueblo, un equipo de ensueño.

Ambos clubes han pagado para que ese sea el objetivo. Que así sea.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga Santander

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies