¡Síguenos!
Woody Allen

Cine

Que la lluvia nos pille bailando

«Día de lluvia en Nueva York» es un comedia de enredos, romántica, agradable para los cincos sentidos, delicada, no demasiado compleja y encantadora, un acompañamiento perfecto para una buena taza de chocolate caliente, mientras caen las hojas al otro lado de la ventana.

Hay algo en la cinematografía de Woody Allen que revive a los muertos. Es esa pasión por exhumar los restos de un cine moribundo lo que provoca más de una lágrima en los nostálgicos que esperamos sus películas como agua de mayo a pesar de los secuestros y de las acusaciones interesadas de ese jurado popular que se esconde detrás de un avatar. El genio pegado a unas gafas de pasta nunca sabrá cuánto le he echado de menos, ni que yo, como muchos otros, hubiésemos pagado el rescate con los ojos cerrados. 

Su 50ª película, Día de lluvia en Nueva York (‘A Rainy Day In New York’), es un comedia de enredos, romántica, agradable para los cincos sentidos, delicada, no demasiado compleja y encantadora, un acompañamiento perfecto para una buena taza de chocolate caliente mientras caen las hojas al otro lado de la ventana. Y si llueve, mejor. «Adoro la lluvia porque la luz es más bonita. Y porque creo que en esos días las personas piensan más desde su interior, desde su alma. La mía es un poco triste… y si abro la ventana por la mañana y hace sol, me resulta desagradable. En cambio, encuentro que las ciudades son hermosas bajo la lluvia. París, Londres, Nueva York, San Sebastián son muy bonitas…, pero si llueve son mágicas. En San Sebastián, por ejemplo, el clima es una bendición, el verano parece primavera. Y llueve. En mis películas lo importante sucede casi siempre cuando llueve. Pero quienes invierten en ellas se quejan de que es caro rodar con lluvia. Sobre todo porque, cuando quiero rodar con lluvia, casi nunca llueve y tenemos que fabricarla y usar cisternas. Yo a veces llamo a Dios para que haga algo, pero nada, ni una nube», comentaba el director en una entrevista con el País Semanal.

Nueva York vuelve a ser el escenario elegido para que el mejor director de actores de la historia del cine reciente despliegue su terapia de grupo. Esa ciudad que es un ser vivo en sí misma, una paradoja, dibujada e iluminada con la maestría de Vittorio Storaro, que repite junto a Woody Allen después de participar en la maravillosa Café Society y en la no tan aclamada (para mí una obra menor en su filmografía), Wonder Wheel. Como ya ocurriese con Gil Pender (Owen Wilson) en Midnight in Paris, en Día de lluvia en Nueva York es Gatsby Welles (Timothée Chalamet), personaje alleniano de la cabeza a los pies, es el que siente que sobrevive en un época equivocada, añora un pasado en blanco y negro y es un fiel defensor de los paseos bajo la lluvia como reivindicación de un amor romántico en peligro de extinción.

La nostalgia puede ser tramposa (que diría Camus), pero Allen la combina perfectamente con las dosis necesarias de comedia para que la película fluya durante hora y media. Día de lluvia en Nueva York no tiene nada nuevo, no hay experimentos. Estéticamente es perfecta, el guión es ingenioso y divertido y sus personajes se deslizan sin necesidad de grandes aspavientos por unas líneas construidas para su propio lucimiento. En especial, quiero destacar la interpretación de una magnífica Elle Fanning que provoca más de una carcajada (y cuya nominación al Oscar sería una sorpresa muy agradable).

Siempre he pensado que nadie bailaría bajo la lluvia como Gene Kelly, pero en Día de lluvia en Nueva York, Woody Allen se pone a su altura, no solo en lo de reírse mientras pisa los charcos, sino también en volver a demostrarnos que en mitad de una tormenta, los paraguas adquieren formas inimaginables para salvarnos del hundimiento.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cine

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies