¡Síguenos!

Mundial Rusia 2018

Ruso para principiantes: el abecedario del Mundial (II)

Segunda entrega del abecedario ruso para conocer más del idioma y del país que albergará el Mundial dentro de solo 22 días.

Ruso para principiantes: el abecedario del Mundial (II)

Ya solo faltan 22 días para el Mundial y continuamos con nuestro curso acelerado de ruso y de rusos. En la primera entrega, estudiamos las once primeras letras del alfabeto con sus correspondientes ejemplos lingüísticos y sociológicos. En la segunda entrega descubrimos las once siguientes.  Términos tan esenciales como «oligarca», «revolución» o «Siberia». Prosigue la clase.

 


‘К’ – K


Коммуналка (kəmʊnˈalkə). Apartamentos comunitarios Kommunalkas.
Kommunalka o apartamento comunitario fue una de las consecuencias de la “vivienda para todos” que llegó a Rusia con el comunismo. De esta forma, en un mismo piso perteneciente a la Municipalidad convivían varias familias (una por habitación) y compartían las zonas comunes como la cocina, el baño, los pasillos y la entrada.

Aunque con la caída del comunismo y la aparición de la propiedad privada estas familias se han ido separando, actualmente las kommunalkas siguen existiendo, siendo San Petersburgo la ciudad que aún conserva más viviendas de este tipo. En 2017 se censaron allí más de 70.000 apartamentos comunitarios en los que vivían más de 240.000 familias.

 


‘Л’ – L


Лубянка (lʊbʲˈænkə). Cuartel general de la KGB Lubianka.
El edificio de los órganos de seguridad del Estado sito en el número 2 de la calle Lubianka de Moscú o simplemente Lubianka ha sido de 1919 a 1991 el símbolo de la KGB, la policía secreta del régimen. La KGB (Comité para la Seguridad del Estado) era una de las organizaciones más temidas de la época, responsable de miles de detenciones políticas y de que se instaurase en la Unión Soviética un estado generalizado (y justificado) de paranoia. El actual presidente, Vladimir Putin, formó parte de la organización entre 1975 y 1991, incluyendo un lustro en el que fue espía en la República Democrática Alemana (1985-89).

Ahora mismo la Lubianka forma parte del complejo de edificios del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB), herederos de la KGB.

 


‘М’ – M


Мат (mˈat). Lenguaje soez Mat.
Uno de los puntos más característicos de Rusia es la riqueza y complejidad de su lenguaje. Siendo uno de los 6 idiomas oficiales de Naciones Unidas, se estima que hoy en día lo hablan unas 278 millones de personas. Los filólogos actuales han calculado que existen en el idioma ruso entre las 300.000 y las 500.000 palabras.

Y dentro del ruso, la riqueza y variedad de su léxico obsceno, aunado bajo el nombre de Mat, es abrumadora. Aunque su uso en el día a día es de muy mal gusto y síntoma de un bajo nivel cultural, algunas de las palabrotas que lo componen tienen una presencia constante en la sociedad rusa.

Curiosamente, otro ejemplo de la riqueza del idioma es que la propia palabra Mat, como muchísimas otras, tiene múltiples significados dependiendo del contexto: el mencionado grupo de palabrotas, el jaque-mate del ajedrez o la esterilla del suelo.

 


‘Н’ – N


Национальность (nət͡sɨɐˈnalʲnəsʲtʲ). Nacionalidad-etnia.
Desde siempre, pero acentuado en el periodo de la URSS, se distinguen en Rusia muy claramente los conceptos de “ciudadanía” y el de “nacionalidad”. Con el crisol de la Unión Soviética este hecho se formalizó en forma de pasaporte: todos eran ciudadanos de un mismo país, sí, pero se incluía en el mismo la “quinta línea”, la de la “nacionalidad”, para dejar claro que no todos eran iguales.

Se dejaba constancia así en el documento de identidad a qué grupo étnico pertenecía su propietario y los había más (judío, tártaro, germano, etc.) y menos (ruso, bielorruso, ucraniano) problemáticos. Esta división oficial permitía al Estado llevar a cabo desde abiertas represiones en los tiempos de Stalin a una discriminación más o menos velada en los últimos años soviéticos.

Aunque la “quinta línea” fue eliminada del pasaporte de la Federación Rusa en los años 90, actualmente sigue existiendo la posibilidad de declarar la nacionalidad aunque con carácter voluntario y en el momento del censo. Para quitarle carga histórica, el Gobierno ofrece ahora hasta 1.840 opciones para contestar a la pregunta sobre la nacionalidad incluyendo términos como “extranjero”, “habitante del mundo” o “mezcla”.

 


‘О’ – O


Олигарх (ɐlʲɪɡˈarx). Oligarca.
La palabra oligarca se relaciona inmediatamente en el imaginario popular con los multimillonarios magnates rusos. Y con razón. De la lista Forbes 2018, de los primeros 100 hombres más ricos del mundo, 9 son rusos y todos ellos crearon sus riquezas en un hábil posicionamiento durante la liberalización del mercado de los recursos naturales del país en los años 90: petróleo, gas, carbón y metal son las cuatro grandes fuentes de las que bebe el oligarca ruso. La oligarquía, ya se sabe, supone la concentración de mucho poder en pocas manos y en este caso el poder es la materia prima del país más grande del mundo.

El cliché que describe a esta especie de súper rico reza que es también aficionado al fútbol. Y tampoco ahí se equivoca. Desde el archiconocido dueño del Chelsea, Roman Abramovich (nº 140 en la lista Forbes), hasta Dmitri Rybolovlev (nº 242, AS Monaco), y pasando por otros como Alisher Usmanov (nº 118, Arsenal), los magnates rusos son muy aficionados al deporte rey y ejercieron de un importante lobby para que Rusia se erigiese como la organizadora de este Mundial.

Abramovich.

Roman Abramovich.

 


‘П’ – P


Пушкин (pˈuʂkʲɪn). Poeta Alexander Pushkin.
Alexander Sergueevich Pushkin es, sin duda, la figura más eminente de toda la literatura rusa, a pesar de no ser, para nada, la más universal. Nacido en Moscú en 1799 se le atribuye precisamente a él la sofisticación del idioma ruso tal y como se conoce hoy en día. Su cénit literario, la novela en verso Eugenio Oneguin le acompañó durante gran parte de su vida (tardó en escribirla casi 8 años), pues fallecería antes de cumplir los 40 víctima de una herida de bala mortal en el abdomen. Era su duelo número 21 (aunque muchos de ellos no se llegaron a celebrar).

El motivo de su muerte es bastante representativo de lo que Pushkin fue en vida. Hijo de un noble ruso y con antepasados africanos por parte de madre, gozó de un enorme éxito popular en vida al escribir con una maestría desconocida hasta el momento sobre temas cotidianos en una época en la que los libros parecían estar reservados para el romanticismo más clásico.
Aunque inició su carrera en el Ministerio de Asuntos Exteriores, pronto se cansó de la diplomacia y tuvo no pocos sobresaltos durante su vida. Ateo, jugador y mujeriego, pasó apuros financieros a pesar de estar al amparo directo del Zar Nicolás I.

En definitiva, no hay un ruso vivo o muerto que no sepa quién es Pushkin. Dostoyevski diría de él: “Pushkin es nuestro todo”. De hecho, la dimensión popular de este “Shakespeare ruso” ha hecho que se acuñase con su nombre frases tan eternas, como de andar por casa. “¿Y esto quién lo hace, Pushkin?” se usa, por ejemplo, cuando a alguien hay que exigirle lo debido.

 


‘Р’ – R


Революция (rʲɪvɐlʲˈʉt͡sᵻjə). Revolución de 1917.
Quizá la llave maestra para entender lo que es la Rusia de hoy se encuentra en los hechos ocurridos en la Revolución de octubre de 1917, cuando los bolcheviques, liderados por Vladimir Lenin, acabaron con siglos de régimen zarista para instaurar una etapa de comunismo que duraría hasta 1991 y que marcaría el país para siempre.

Sería muy complicado definir en unas líneas uno de los conflictos con más aristas del s. XX, pero sí cabe destacar la trascendencia y contradicciones que representa la Revolución de octubre en la Rusia actual. Para hacer el análisis más preliminar, basta con viajar en el tiempo tan solo unos meses, hasta octubre de 2017, momento del 100 aniversario del histórico evento. Lo que durante decenas de años fue la mayor de las fiestas populares en la Unión Soviética, recibió un trato oficial muy sobrio, y casi sombrío.

Porque a pesar de que un importante porcentaje de las generaciones mayores han desarrollado una nostalgia palpable hacia el comunismo, el concepto revolucionario choca de frente con las políticas actuales de Vladimir Putin. Temiendo una campaña de desinformación por parte de Occidente que ensalzase el aniversario de la fecha, los medios estatales apenas cubrieron un evento del que el presidente actual dijo que fue “la catástrofe geopolítica de mayores proporciones” del siglo pasado.

 

Vladimir Lenin.

Vladimir Lenin.

 


‘С’ – S


Сибирь (sʲɪbʲˈirʲ). Siberia.
El término Siberia hace referencia a una extensísima e inhóspita región geográfica que ocupa casi tres cuartas partes (más de 13 millones de kilómetros cuadrados) de lo que es hoy la Federación Rusa. A pesar de contener algunos de los depósitos más grandes del mundo de níquel, oro, plomo, diamantes, zafiros, plata o zinc, así como enormes bolsas de petróleo y gas natural, “Sibir’” suena en el imaginario ruso a “destierro”. Y es que los campos de trabajo (o “katorgas”) de la Rusia zarista y luego los campos correccionales (o “Gulags”) más severos se encontraban en esta zona del país, en cuyos rincones, se llegan a alcanzar temperaturas de hasta -68 ºC.

 


‘Т’ – T


Тоска (tɐskˈa). Estado de ánimo intraducible toska.
“Toska” es una de esas palabras que no admite traducción y que, a su vez, define también el aparente lúgubre estado de ánimo de los rusos. En palabras del escritor Vladimir Nabokov “(…) No hay palabra en inglés que contenga todos los grises de “toska”. En su estado más profundo y doloroso, es una sensación de gran angustia del espíritu, a menudo sin una razón específica. A niveles menos mórbidos es un apagado dolor del alma, el anhelo sin nada que anhelar (…). En casos concretos puede ser el deseo por alguien o por algo específico, nostalgia, desamor. En su nivel más ligero puede convertirse en aburrimiento”. Pues eso.

 


‘У’ – U


Украина (ʊkrɐˈinə). Ucrania.
Sin entrar en un análisis histórico de las relaciones bilaterales entre Rusia y Ucrania (creo que es muy fácil y quizá muy acertado decir que el pez grande siempre quiso comerse al pequeño), lo cierto es que a nivel personal siempre consideré que éramos parte de lo mismo. La familia de mi madre viene de la ciudad de Jarkov, los padres de Vladimir Tkachenko también eran ucranianos y, en general, siempre hubo en mi entorno rusos con raíces profundísimas en el país vecino y viceversa.

Hoy en día, sin embargo, no hay tema más tenso y polémico en Rusia que el de Ucrania. La Crisis de Crimea de 2014, que acabó con Rusia anexionando la pequeña región del Mar Negro a su territorio, muestra un país ucraniano absolutamente polarizado entre el sureste pro ruso y el noroeste nacionalista y pro europeo. La cara triste de este conflicto hoy son las miles de familias separadas por una frontera que durante años fue poco más que una verja.

Por cierto, este año la final de la Champions League se juega en Kiev, capital del país.

 


‘Ф’ – F


Футбол (fʊdbˈol). Fútbol.
A pesar de que durante mucho tiempo el fútbol no era el rey indiscutible de las calles en Rusia (el atletismo, el baloncesto o el hockey siempre han ocupado un lugar muy importante en casa de los amantes del deporte), creo que hoy en día no hay discusión sobre quién ocupa el trono.

Aunque el fútbol ruso no pasa ni mucho menos por su momento más brillante, las expectativas para el Mundial son enormes y muchos confían en que suponga un punto de inflexión para volver a ver el mejor nivel de una Selección en busca de identidad y regeneración.

Periodista afincado en Málaga durante años, donde se le podían leer las crónicas del Unicaja en el diario AS. Hoy trabaja en una empresa multinacional que poco tiene que ver con el periodismo. Pero en 'A la Contra' hemos conseguido convencerle para que nos ayudara a entrevistar a Tkachenko y ahora ya no tiene forma de bajarse del barco. Será nuestro cicerone en el Mundial de Rusia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies