Doctorado de Simon Yates y hundimiento de Chris Froome I Giro de Italia I A La Contra
¡Síguenos!
Simon Yates I CORDON PRESS

Giro de Italia

Doctorado de Simon Yates y hundimiento de Chris Froome

Los dos británicos fueron los protagonistas de una etapa que elevó a los cielos al del Mitchelton, más líder, y sacó del Top 10 al cuatro veces campeón del Tour.

En las mismas rampas en las que el legendario escalador italiano Marco Pantani escribió parte de su historia en el año 1999, el joven británico Simon Yates (Mitchelton) ofreció un nuevo recital sobre su bicicleta. Jugó con todos sus rivales con una superioridad insultante. Dejó que Pinot (Groupama FDJ), Miguel Ángel López (Astana) y Domenico Pozzovivo (Bahrein Merida) enseñaran sus cartas y los ajustició en los últimos metros. Incluso se permitió el lujo de entrar sonriendo y golpeándose su pecho, señal inequívoca de que está aquí para ganar el Giro.

Con el rostro pálido y con el corazón encogido, sin embargo, llegaron Chris Froome, a un minuto y siete segundos del ganador y Fabio Aru, siete segundos después del corredor de Sky. Ambos marchan desnortados desde el inicio del Giro y están siendo las primeras víctimas plausibles de la prueba. Tampoco Tom Dumoulin parece encontrar el golpe de pedal de 2017. El neerlandés va sobreviviendo y aguanta tercero en la general, pero cada vez que dan un golpe de pecho los mejores, él se retuerce sobre su bicicleta.

 


Mitchelton, sin rival


Así, la primera gran etapa de montaña dejó más conclusiones de las previstas. Casi sin ataques importantes hasta el final, el ritmo, el desgaste y los 225 kilómetros sirvieron para poner sobre la mesa algunas evidencias que ya no son sospechas. Esto está dejando un escenario con Mitchelton tiranizando el Giro —Simon Yates es líder y Johan Estebán Chaves es segundo— y sus principales rivales parecen ser Pozzovivo, Pinot y el joven Carapaz (Movistar), que está destapando todas sus esencias.

La etapa se corrió a pecho descubierto, especialmente los últimos cincuenta kilómetros, que picaban para arriba todos ellos. Con una fuga de relumbrón con gente tan importante como Gianluca Brambilla (Trek), Tim Wellens (Lotto), Hugh Carthy (Education First) o Giovani Visconti (Bahrein Merida), el mejor de los catorce que lideraron la carrera durante muchos kilómetros fue el joven italiano Fausto Masnada —24 años—, que acarició el triunfo. Se lo privó la valentía de Astana, que trabajó sin miramiento pensando en Miguel Ángel López, y la superioridad de Mitchelton, que aprovechó el trabajo de sus compañeros kazajos para dar un nuevo revolcón a la carrera.

El Gran Sasso d’Italia, en el corazón de los Abruzzos, certificó el dominio esperado de la escuadra australiana, que está poniendo patas arriba la carrera cuando el Giro apenas se está desperezando. Lo hizo en una montaña en la que Marco Pantani escribió una espectacular victoria en 1999, año en el que gobernó el Giro hasta el penúltimo día, cuando en Madonna di Campiglio tuvo que abandonar por un caso de dopaje que supuso el principio del fin para él. En esa misma ascensión, Simon Yates se erige como un líder solido y natural, y ya es el corredor a batir en esta edición 101 de la Corsa Rosa. 

 


Poca presencia española


Sigue sin llegar el primer triunfo español, que no será nada sencillo de capturar en esta ocasión. Si en la última Vuelta a España ya hubo que esperar al penúltimo día para ver a Contador levantar los brazos en el mítico Angliru después de mostrar épica y talento, el Giro no va a ofrecer muchas oportunidades. Había esperanza para este domingo, en el que los clásicos recordaron el extraordinario triunfo de Vicente López Carril en 1971, pero no fue posible. Lejos quedan esos tiempos en los que el ataque formaba parte del día a día.

Pero el ciclismo moderno es otra cosa. La valentía escasea y en jornadas como la de hoy se comprueba. Con casi cincuenta kilómetros finales para arriba, con equipos potentes y solventes, ha habido que esperar a los últimos cuatro para ver algo de baile entre los favoritos. Habrá que esperar a una mejor ocasión para recordar el ciclismo de antaño.

Y así, el Giro afronta este lunes su segunda y penúltima jornada de descanso. Servirá para evaluar daños deportivos y buscar estrategias de cara a una segunda semana que empezará a disparar la gran traca final de la carrera en su fin de semana. Con el Zoncolan ya en la mente de los corredores, por el camino habrá tiempo de planear alguna emboscada y de que los velocistas reclamen las fotos antes de apartarse a un lado definitivamente.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Giro de Italia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies