¡Síguenos!
Los futbolistas tienen que convivir con el dolor y las lesiones I CORDON PRESS

Fútbol

El dolor que no te imaginas

Solo hay un deporte comparable al fútbol, el rugby, con la diferencia de que no es igual conducir un balón con los pies que con las manos.

Esta vez no voy a hablar de los goles de los futbolistas ni de su precio ni de sus cortes de pelo, sino de algo que no se ve y que sólo se siente: los dolores. El precio de ser futbolista y acaso el más peligroso de todos. Nadie quiere vivir con dolor. La sensación que Tomás Calero, un doctor que trabajaba en el Betis y que también atendía atletas, me explicó un día maravillosamente en consulta: “Una cosa es correr en línea recta sobre una superficie regular y otra hacerlo con un balón. El trabajo se multiplica por dos cuando hay contacto físico”. Sólo se le ocurría comparar “al fútbol con el rugby” con una diferencia importante: “No es lo mismo llevar la coordinación del balón con los pies que con las manos”.

Y todo eso también es ser futbolista. No sólo los goles, los coches, la ropa, las mujeres. También es lo que dicen los médicos: el tobillo específico de futbolista, sometido a demasiadas anomalías a unas velocidades terribles, lo que puede originar un desgaste prematuro. La convivencia con el dolor a unas edades muy jóvenes, como también me contó una vez Juanfran, que hoy juega en el Leganés y entonces jugaba en el Deportivo: “A los 26 años amanezco todos los días con algún dolor en la rodilla, en la cadera…, en cualquier parte del cuerpo”. A esa edad, tenía hasta un plan de pensiones, lo que era una manera de proteger su futuro. Porque ser futbolista no es ser albañil, como fue el padre de Juanfran, pero también es exponerse a cosas desagradables como jugar infiltrado. Y a cosas aún peores, como la que me contaba Manu Sarabia, el delantero del Athletic Bilbao de los ochenta: “Yo llegué a jugar varios meses con un dedo del pie fracturado”. Solo imaginarle poniéndose las botas y atándose los cordones… Ya se pueden ustedes imaginar lo que era eso. Pero Sarabia, aun así, metía hasta goles en ese estado. Siempre hay algo más importante que el dolor: el sacrificio.

Quique Setién también me recordó una vez que “había días en los que si no me medicaba no podía salir al campo”. Y, si sigo haciendo memoria en todos estos años de periodismo, también puedo recordar a Esteban, aquel portero que jugó en tantos sitios (Oviedo, Atlético, Almería….), que una vez nos dejó helados cuando contó su día a día en un vestuario: “Hay compañeros que saben cuando va a cambiar el tiempo por como les crujen las rodillas”. Esteban, en realidad, se refería a jóvenes de no más de 30 o 35 años. Pero esas son las consecuencias de ser futbolista, que nunca nos alejarán de aquella frase maestra del doctor Herrador, en su época al frente del Real Madrid: “Las rodillas no están hechas para jugar al fútbol”.

Podría esforzar más la memoria. Seguramente saldrían casos más radicales como el de Sergi, aquel lateral del Barca, que le dijo a su mujer que si se compraban una casa de dos plantas tendría que ser con ascensor porque cada vez estaba más próximo el día que no pudiera subir escaleras. Sergi no tenía entonces ni 40 años. Pero ese es el precio del futbol, el que no se registra en ninguna estadística, el que no ve nadie y el que acaso nunca imaginamos: imaginamos las casas de los futbolistas pero no sus dolores. Quizás por eso hoy pretendí algo distinto como ponerme en su piel o ir más allá de lo que vemos cada domingo. Luego, recordé que es verdad que no todos los futbolistas acaban cascados físicamente y que no se puede generalizar. Perdería todo valor este texto. Pero tampoco es tan difícil encontrar a esos futbolistas que en un vis a vis te podrían escribir el prólogo de una enciclopedia del dolor. Porque, como decía el doctor Calero, “el trabajo se multiplica por dos cuando hay contacto físico”. Y esto es el fútbol, ya sólo el golpeo a un balón que está francamente duro….

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies