¡Síguenos!

NFL

El largo (pero divertido) camino al draft

En el draft se prevé batir el record de audiencia televisiva con cerca de 50 millones de televidentes, por encima incluso de los playoffs de la NBA.

El largo (pero divertido) camino al draft

El primer axioma al que se enfrenta todo aficionado a la NFL por muy veterano que sea, es que la temporada es corta, muy muy corta. No nos bastan 4 meses de competición; simplemente queremos más.

Pero como hoy eso aún no es posible (todo se andará) la NFL saca a pasear su impresionante maquinaria de hype y, haciendo gala de una exasperante crueldad, atiende nuestras súplicas confeccionándonos un calendario de pretemporada medido al milímetro, que nos da a los aficionados esas bocanadas de football con las que sobrevivir a nuestras ansias de competición hasta el kick off de la siguiente temporada.

Para ello, a lo largo de los tres meses que transcurren entre el fin de la temporada y la llegada del Draft, la NFL alimenta con diferentes eventos al coach y general manager que todos los aficionados llevamos dentro.

La primera dosis nos la proporciona la apertura del plazo para las negociaciones que sirven para designar los respectivos jugadores franquicia. La ansiada y controvertida etiqueta permite que muchos jugadores engorden sensiblemente su cuenta corriente hasta la llegada de su gran contrato, dando, en muchos casos, un momentáneo respiro a sus respectivos equipos para centrarse en el resto de tareas de post temporada.

Muchas designaciones llegan a buen puerto, pero otras tantas se convierten en una espada de Damocles para las arcas futuras del equipo o derivan en un profundo desacuerdo por parte del jugador etiquetado que divide a aficiones y genera decenas de debates y opiniones en cada una de las franquicias implicadas.

Luego llega el combine, que lejos de ser aquel evento minoritario que hasta no hace mucho no interesaba a casi nadie, ha pasado a convertirse en todo un acontecimiento retransmitido en directo y cuya audiencia no para de crecer año tras año.

Y eso a pesar de que básicamente se trata de ver cómo unos jóvenes deportistas, anteriormente en calzones y camiseta (inolvidables las fotos de Tom Brady en su combine) y ahora con sofisticadas mallas, corren, saltan, lanzan y levantan pesas delante de directivos, entrenadores, scouts y doctores de todos los equipos.

Esta edición de la combine se recordará por la increíble y épica historia de superación de Shaquem Griffin que, a pesar de contar con una mano menos, realizó una memorable exhibición batiendo el récord de velocidad para un linebacker en la prueba de las 40 yardas y haciendo 20 repeticiones de 100 kilos usando una prótesis especial en su mano izquierda.

El siguiente alto en el camino ha sido la agencia libre y, aunque aún es pronto para valorarla, es posible que la de este año haya sido una de las más interesantes de los últimos tiempos.

El primer movimiento que hay que destacar es sin duda el de Kirk Cousins y los 84 millones de dólares garantizados por tres temporadas que ha obtenido por convertirse en el QB de los Vikings y que, de paso, como quien no quiere la cosa, le han convertido de un plumazo en el jugador mejor pagado de la historia… Repito: ¡Kirk Cousins es el jugador mejor pagado de la historia de la NFL! Ya lo decía el gran Asterix: “Están locos estos romanos”…

Otros movimientos destacables han sido el de Alex Smith saliendo de Kansas y llegando a los Redskins, la confirmación del final de la increíble Legion of boom con la salida de Richard Sherman a los 49ers y el trade de Michael Bennet a los Eagles.

Pero también destacables han sido la marcha de Jordy Nelson, que ha dejado de ser el mejor socio que ha tenido Aaron Rodgers en el campo para convertirse en la nueva estrella de los todavía Oakland Raiders, o el de Jason Pierre Paul, llegando a Tampa, y el del controvertido pero genial Ndamukong suh con destino a los Rams y que, junto a Aaron Donald y Michael Brockers, formarán sobre el papel un frente defensivo tan dominante y memorable que asustará al mismísimo hombre del saco.

Todo esto sin olvidarnos de la nueva oportunidad que los Ravens le han brindado a Robert Griffin III para demostrar que puede volver a ser aquel magnífico jugador que pudo marcar una época o el esperado despido de los Cowboys del que fura su niño bonito, Dez Bryant.

Y finalmente, el Draft.

Aunque este draft no va a tratarse de un draft cualquiera.

Para empezar, se prevé batir tanto el record de espectadores como el de audiencia televisiva con posiblemente cerca de 50 millones de televidentes, lo que le consolidará por derecho propio en uno de los espectáculos deportivos más televisados anualmente por encima incluso de los mismísimos playoffs dela NBA.

Lo que también es seguro es que este Draft de la NFL se convertirá en uno de los mayores eventos multimedia del año, donde los tuits y las intervenciones o menciones en las diferentes redes sociales se contaran por millones.

En cuanto a asistencia al estadio, la NFL espera que más de 250.000 personas hagan acto de presencia en el AT&T Stadium en Arlington a lo largo de los tres días del evento.

Hablamos de un cuarto de millón de personas que van a comprar una entrada para asistir al “espectáculo” de escuchar al comisionado Roger “show me the money” Goodell anunciar los diversos picks mientras se toma con filosofía y buen humor los ya tradicionales abucheos hacia su persona (sobre todo cuando recuerda el grosor de su cartera).

Pero el motivo fundamental por el que muchos analistas y aficionado consideran que este puede ser un draft histórico es por la cosecha de talento en la posición de QBs que se presenta este año.

La opinión unánime de los aficionados y analistas es que los Sam Darnold, Josh Allen, Baker Mayfield, Josh Rosen, Lamar Jackson, Mason Rudolph etc, etc, están llamados a marcar una época en la NFL.

Que sea así solo el tiempo lo dirá, la historia del draft está tan llena de éxitos como de sonoros fracasos y nadie sabe que deparará el futuro a los seleccionados. De cualquier modo, lo que resulta innegable es que debemos aprovechar y disfrutar al máximo de esta última bocanada de football que nos queda hasta el lejano 7 de septiembre.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en NFL

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies