¡Síguenos!

Real Madrid

El gol como argumento

Hay equipos que necesitan jugar bien para hacer goles y hay equipos, como este Madrid, que necesitan meter goles para jugar bien.

No había pasado tiempo suficiente para que Madrid o Galatasaray sumasen méritos o deméritos futbolísticos y los blancos ganaban 3-0. Trece minutos y cualquier análisis quedaba mediatizado por un resultado al que se había llegado por acciones sin duda acertadas, pero no por fútbol. Zizou inició el partido con el que parece es su once titular.  El equipo comenzó  concentrado, presionando y organizado, probablemente motivado por el mal resultado ante el Betis. El Madrid siempre sale con mucha actitud tras un pinchazo, y al igual que pasó días atrás ante los pepineros, Rodrygo marcó de salida, solo que esta vez repitió poco después. Siete minutos con jugadores que apenas habían tocado el balón y el resultado se repetía, más cuando a los trece, un penalti a Kroos, VAR incluido, era trasformado por Ramos en el 3-0.

A partir de ese momento, el Madrid jugó a sus anchas, movió la pelota con la seguridad del que se sabe superior y el marcador se lo confirma. El equipo volvió a hacerse fuerte desde su lado izquierdo, con Ramos, Marcelo (luego Mendy), Kroos, Hazard y Karim entendiéndose con claridad y con una notable circulación del balón, a lo que se añadió que Rodrygo y Valverde supieron atacar bien la zona débil del balance defensivo turco. De esta forma y sin desarrollar un gran fútbol, pero sí jugando bien, los blancos se hicieron con el dominio del partido y del juego.

El 4-0 al descanso mató cualquier opción de sorpresa y dejó una segunda parte para el olvido. Terim, técnico turco, pasó a una defensa de tres centrales, renunciando a nada que no fuese no salir goleado, lo que dificultó el juego ofensivo de los de Zidane, que con ese marcador a favor tampoco se volvieron locos y se dedicaron más a mantener la pelota que a buscar el gol. Hazard siguió haciendo daño por la izquierda y pudo marcar en dos ocasiones, Mendy ayudó en ataque pero le fallaron demasiados centros y se notó que en campo contrario no es Marcelo precisamente. Rodrygo andaba perdido tras su demoledor comienzo, y solo Kroos con su tiralíneas y Valverde con su ímpetu agredían a los turcos, el partido fue perdiendo interés y pujanza hasta que salió Isco, que revolucionó un poco el gallinero, minutos finales en los que llegaron los dos últimos goles.

Buen partido del Madrid y buenas noticias la confirmación de Rodrygo y Valverde. Al brasileño,  al que faltándole muchas cosas se le adivinan otras muy interesantes, sobre todo da una opción de gol que parecía no existir sin Bale en el campo. Con Valverde como volante, el Madrid castiga mucho al contrario por los carriles interiores, ya que Fede no solo juega con calidad la pelota, también ejerce una agresiva presión sobre la salida del balón rival, sin perder calidad en la cadena de pases típica del equipo blanco.

Zidane: Todo apunta a que ha tardado en darse cuenta, pero al fin parece que ha encontrado ya su alineación de gala, pero falta por ver como alguno de esos nombres, me refiero a Marcelo y Rodrygo,  se desenvuelven en plazas más complicas; a uno porque ya le conocemos y a otro por su juventud, los demás parece claro que son “su once”.  Zizou ya tiene las piezas con las que trabajar, ahora toca lo más industrial, lo menos vistoso, crear parejas y asociaciones para obtener esos automatismos que confieran al grupo una cara reconocible y les ayuden a mejorar y sobre todo, a regular el rendimiento de cada jugador, es decir, ahora a Zidane le toca ser entrenador y no alineador.

Courtois: Solo una vez fue exigido y resolvió la jugada con un paradón. Poco a poco empieza a ser el portero que todos pensábamos había fichado el Madrid. De momento dejó la portería a cero por cuarto partido consecutivo.  

Carvajal: Más acertado que en partidos anteriores, que el Galatasaray apenas si atacase le permitió jugar de forma muy ofensiva. Hubo luces y sombras en su conexión con Rodrygo, sociedad a la que le faltan movimientos mejor coreografiados, se nota que aun no sabe cuando doblarle y cuando ir por dentro.

Varane: Muy poco exigido en defensa, se mostró rápido y seguro. Con el balón le costó atreverse a salir conduciendo desde atrás para saltar alguna linea de presión o al menos dividir las marcas sobre Kroos, esa falta de decisión, de jerarquía es lo que más se echa en falta de su juego, siempre muy a la sombra de lo que haga Ramos con el balón.

Ramos: Jugó con jerarquía, y ante el tímido plan ofensivo de los turcos, se dedicó a hacer circular la pelota con calidad y seguridad. Se le notó más incómodo con Mendy que con Marcelo a la hora de salir con apoyos cortos, buscando más los cambios de orientación.

Marcelo: Desde el comienzo se situó muy adelantado jugando muy cerca de Hazard. El belga “le invitó” continuamente a doblarle la espalda, gracias a ese movimiento, se vieron los primeros brotes verdes de esa posible sociedad, aunque por momentos y cuando Karim caía a banda izquierda, se montasen algunos atascos en la zona. 

Valverde: De nuevo fue protagonista de muchas de las acciones de más peso en medio campo, con una exhibición de fuerza y trabajo, pero esta vez con mucho y buen fútbol. Zidane ha encontrado en él a su box to box, a su Gerard. Un detalle muy importante, pese a salir desde la derecha y aunque pise todas las zonas del campo, hoy nunca se solapó con Rodrygo en ninguna acción. ¿Qué habría sido de él de haberse fichado a Pogba?

Casemiro: Estuvo muy inteligente y se supo dosificar tras el 3-0 en quince minutos. Siempre serio en defensa, el trabajo que hace Valverde le ayuda a no tener que doblar su posición mirando tanto ambas bandas, y al tener a Kroos más centrado dirigiendo la salida del balón, él se puede dedicar más a lo que sabe hacer, defender. Partido de veterano.

Kroos: De nuevo impartió una clase magistral de cómo llevar el ritmo de un partido. Infalible en la circulación de la pelota y dando siempre el pase exacto, me sorprende cada día más por su habilidad para poner al receptor del balón siempre de cara a la jugada. Valverde le da oxígeno con su correr incansable, lo que hace que en la transición defensiva él no se vea tan obligado.  

Rodrygo: Sin duda el hombre del partido, pero deberíamos ser muy honestos con su juego. De entrada hizo un hat trick, con dos goles prácticamente en los dos primeros balones que tocó, el primero y tercero demostrando que es un jugador ágil, elegante, técnico e inteligente, al que no le quema el balón y no se pone nervioso ante el portero o la portería contraria; y el segundo en un buen movimiento para rematar un balón colgado. Dicho esto, si bien es cierto que cuando recibió el balón sin tenerlo que disputar, siempre mejoró la jugada, también lo es que perdió todos y cada uno de los duelos en los que sí tuvo que disputar el esférico. Así que no olvidemos que tiene 18 años, que es muy joven y que le falta un mundo.

Benzema: Pese a los dos goles, se le notó cansado y en alguna jugada le faltó chispa, pero aun así volvió a dar otro recital de cómo juega un nueve moderno. Sin Cristiano y con esta madurez en su fútbol, qué jugadorazo tiene el Madrid y qué pena de años perdidos a la sombra del portugués.

Hazard: Cada día más cerca de ser el jugador que se vio en Londres. Dejó un abanico de desmarques, fintas, regates y ocasiones de gol creadas algunas de la nada. Necesita que el equipo tenga algunos movimientos que le ayuden, como  arrastres, aclarados y/o la creación de espacios que él pueda aprovechar, labor del entrenador, así de una mejor comprensión por parte de su socio en banda ya sea Marcelo o Mendy.

Mendy: Volvió a demostrar que en defensa el Madrid gana con su presencia, pero en ataque aun le falta mucho para ser importante. Compaginó algunas acciones técnicas de mérito como un túnel tras pisada, propia del fútbol sala, o un gran control en el área en un balón llovido,  con una serie de centros infames desde su banda. Posicionalmente dio la sensación de no saber bien encontrar su sitio en alguna jugada, apareciendo mucho por dentro.  

Modric: Jugó apenas 30 minutos de un partido ya sin tensión. Perdió más balones de los que acostumbra en acciones fáciles, se le ve falto de ritmo.

Isco: 20 minutos ilusionantes de un jugador que parecía perdido para la causa. Estuvo fresco y participativo con varios detalles de su calidad, pero sobre todo estuvo activo y con actitud, calidad tiene para regalar.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies