¡Síguenos!
Leitza y Caleta
Leitza y Caleta. Foto: Salva Maroto

Turf

El maldito ecart

Puedes haber ganado pocas o muchas carreras, pero el buen aficionado lo que más valora es el periodo que hace que no ganas.

Las carreras de caballos son complejas, muy complejas (donde quizás radica su encanto y la dificultad de aficionarse). De entrada hay que valorar el peso que porta cada caballo, a lo que hay que sumar la distancia en la que corre, el terreno que se va a encontrar, la forma del caballo, etc. Multitud de factores que los aficionados ponderan a la hora de elegir sus favoritos para cada carrera. Y dentro de los guarismos hay dos estadísticas que nunca se dejan pasar; el porcentaje de victorias por carreras y el número de carreras sin obtener la victoria, lo que se conoce como ecart. Porque tú puedes haber ganado pocas o muchas carreras, pero el buen aficionado lo que más valora es el periodo que hace que no ganas. Porque si un jinete está en racha, nunca pierde por una nariz, ni se queda sin poder presentar su ataque debido a que no tiene hueco. Vamos, como dice el viejo dicho, “si la cabra está de dulce hasta por los cuernos sale leche”.

Y si se estudiaban las estadísticas para el día de hoy se podía ver tres jinetes con un extraño ecart. Por un lado estaban las 28 carreras sin vencer por parte de un jinete de la calidad de Borja Fayos, quizás uno de los jockeys más seguros y cumplidores del panorama español y por otro los 37 intentos sin pasar por ganadores de la que es la mayor promesa del turf español, Jaime Gelabert; y a eso había que sumar las 30 derrotas consecutivas del francés Julen Grosjean. Pues bien, los tres jinetes consiguieron romper el maleficio (Fayos por partida doble). Porque no nos engañemos, hoy era una jornada sin demasiados alicientes a nivel deportivo, ya que no había ningún Gran Premio ni preparatorias para citas mayores, lo que en ciclismo se llamaría jornada de transición, donde los jornaleros de la fama y los caballos que no suelen ser portada (en sentido figurado, ya que desgraciadamente el turf en España no es que tenga demasiada difusión en los medios de comunicación) buscaban su protagonismo.

Y a nivel de entrenadores a fe que lo consiguieron. Así la carrea principal fue para la joven (y talentosa) entrenadora Valentina Buda al imponerse en el Premio Ramón Mendoza con la potranca Leitza, mientras que el portugués Diogo Texeira conseguía hacer pasar por ganadores al castrado Barentón y el modesto Raul Aón lograba un triunfo que le debe saber a gloria con Ragazzo. Si a estas victorias le sumamos la obtenida por el siempre cumplidor y profesional Mariano Hernández nos queda una jornada digna de un Primero de Mayo. Pero sin duda, la noticia de la jornada fue el fin del ecart de fayos, Gelabert y Grosjean. Y es que el maldito ecart a veces es una losa.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Turf

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies