¡Síguenos!

Real Madrid

El Real Madrid que viene

Un montón de millones deben ser cubiertos con otro montante parecido en las ventas o en los cambios de cromos. De la salida de Bale a la llegada a Hazard.

Zidane nunca fue un entrenador tan feliz como en la temporada del doblete. La profundidad de la plantilla le permitía rotar a los jugadores de seis en seis, aun jugándose la Liga en cada envite, pero Zizou tenía tanta confianza en los suyos que era más fácil adivinar los años de Mike Jagger que atinar con la alineación del siguiente partido.

Sorprendentemente esto dio paso (pregunten a Florentino el porqué) a un proceso de debilitación del plantel que acabó con la confianza del míster. Zizou se abrazó a no más de quince-dieciséis jugadores, dejando al resto aparcados entre grada y banquillo. Malas caras en los que nunca jugaban y trabajo extra, con desgaste extra, para los elegidos para ponerse en pantalones cortos.

Cayó una Champions como podía haber caído un chuzo de punta, pero el míster ya no estaba a gusto dirigiendo la función, porque además Zinedine no admite actores recomendados desde teléfonos rojos en planta noble. Kepa no le cupo, y Ceballos, Theo, Borja o Llorente, tampoco. La felicidad se había convertido en ganas de irse.

Un paso al lado después, Zidane dijo adiós muy buenas. La salida de Cristiano y la permanencia de Bale le remataron, y el resto de la historia la pueden contar Lopetegui y Solari (se ruega oración por sus almas), y llorarla el resto del madridismo.

Así que con la promesa del presidente de volver a hacer feliz al hijo pródigo (surtiéndole de buenos peloteros), nos preparamos para el Madrid que viene. Que puede ser muy parecido a este…

 


Portería: Courtois y Lunin


Posibles: La salida de Keylor debería llevar aparejada la llegada de un arquero reserva veterano. No hablamos de un primera espada, pero sí de uno con experiencia por si a Lunin se le hace grande la camiseta en las ausencias de Courtois.

Bajas: La lógica y el posible revuelo aconsejan la cesión de Luca o que ayude al Castilla si sube.

 


Defensas: Carvajal, Nacho, Ramos, Varane, Militao y Marcelo


Posibles: Mendy. Un jugador de banda larga, mejor defensor que Marcelo, pero también menos incisivo en ataque que el brasileño. No obstante, fichajazo y una flor a cultivar.

Bajas: Vallejo, Odriozola y Reguilón.

La polivalencia de Militao y Nacho como centrales y laterales derechos, la segura llegada de Achraf el próximo año, amén de la necesidad de hacer caja, lleva a apostar por la salida del vasco, al que también le pesan las carencias defensivas. Vallejo necesita salir para volver a sentirse jugador y Regui debe hacer un Erasmus que le reivindique la camiseta puesta.

 


Centrocampistas: Kroos, Modric, Casemiro, Valverde y Lucas Vázquez


Posibles: Eriksen y Pogba. El primero es un interior de pie fino, excelso en el pase y buenísimo a balón parado. Descubridor de espacios y buen organizador de juego. Pogba es todo cuando quiere y nada cuando no le apetece. Veremos cuál es el que llega al Madrid (si llega), y si Zidane se hace con él. Si lo consigue será factor clave, si no, nos acordaremos más de sus excentricidades que de su juego.

Bajas: Llorente, Ceballos e Isco. A Marco le penaliza su mala relación con el balón. Para ser el mediocentro del Madrid no basta con ser un buen defensor, hay que saber sacar la pelota con criterio y ampliar las líneas de pase (esto también vale para Casemiro, pero imagino que era uno de los dos). Ceballos empatiza menos con Zidane que Trump con Nancy Pelosi, pero tampoco ha roto la puerta cuando ha tenido la confianza de Julen y Solari. Isco debe contribuir a hacer caja, pero antes se le agradecería un perdón a la afición. La clase es bastante más que saber llevar una pelota cosida al pie.

 


Delanteros: Karim, Asensio, Vinicius y Rodrygo


Posibles: Hazard y Griezmann o Jovic. Del primero podemos decir que Zidane le pidió hace tres años porque el míster sabe de fútbol y Florentino no le trajo porque el presidente sabe de otras cosas, entre las que no está lo del fútbol. L. E. Lucas hoy ha descrito tan bien al belga que no pongo una coma. Griezmann es completísimo, tanto en posicional como en espacios largos. Le falta gol para comer en la mesa donde dice que come, pero le sobra para ser diferencial entre casi todos los delanteros con los que merienda. Jovic, de momento, es sólo un gran finalizador, pero ideal para desencallar defensas cerradas y partidos que se ponen obtusos. Un gran rematador con muchas posibilidades de convertirse en un gran jugador.

Bajas: Bale, Mariano y Brahim. El galés se convencerá de que fuera de España hay menos sol, pero más felicidad en otro fútbol donde le quieran (aquí ya no). A Mariano le han matado a medias las lesiones y su exagerada hiperactividad (quería rematar antes de que le llegase el balón), y Brahim necesita minutos para hacer saber si es chicha o limoná.

Y esta es básicamente mi apuesta. Un montón de millones que deben ser cubiertos con otro montante parecido en las ventas o en los cambios de cromos. Sumemos a las posibles bajas de este curso las más que probables puestas en el mercado de cedidos como Kovacic, Odegaard y De Tomás, y a ver si cuadran los números.

Cuando las cosas no se hacen a tiempo, las renovaciones tienden a convertirse en revoluciones. Si en Portugal fue la de los claveles, en Chamartín toca la de reverdecer los laureles.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies