¡Síguenos!
El Reino
El director Rodrigo Sorogoyen, junto a Bárbare Lennie, que interpreta a una periodista, y Antonio de la Torre, político corrupto en 'El Reino'.

Cine

‘El reino’: ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor

‘El reino’ es una película apropiada para los tiempos que corren, aunque no consigue sorprendernos porque ya hemos visto todo lo que cuenta.

No falla. Llega el otoño, se caen las hojas y florece el buen cine en las carteleras. Después de meses de sequía en los que cada estreno es peor que el anterior, regresa el frío acompañado de séptimo arte del bueno. Entre octubre y enero se estrena lo mejorcito del año, esas películas que aspiran a competir en los premios Óscar o que han sido presentadas en los grandes festivales.

Es una buena época para ir a las salas y si encima coincide con la fiesta del cine, mejor que mejor. Aprovechando la coyuntura, fui a ver la última de Rodrigo Sorogoyen, uno de los directores más prometedores del panorama patrio, El reino. La película radiografía la corrupción, ese vecino que todos los españoles conocemos tan bien. Y digo vecino porque ninguno somos corruptos, ¿verdad?

El reino es una buena película, al estilo de esta nueva hornada de jóvenes y talentosos directores españoles entre los que destaco a Alberto González o Raúl Arévalo. Sin embargo, el resultado final me dejó un poco frío (personalmente, prefiero El hombre de las mil caras como retrato de la corrupción). La música electrónica desentona en algunos momentos y no se entiende su presencia.

Aun así, el personaje que interpreta Antonio de la Torre (el mejor actor español de estos tiempos) está bien construido y tiene alma, a pesar de su sobriedad gran parte del tiempo que dura el metraje. De la Torre es Manuel López-Vidal, un alto cargo autonómico del que se descubre un caso de corrupción en el mejor momento de su trayectoria política.

López-Vidal se debate entonces entre la defensa de su honor, su carrera política y la venganza hacia su propio partido, que quiere utilizarlo como cabeza de turco. Es entonces cuando el film se activa y ofrece destellos de la mejor intriga. La película consigue reflejar muy bien dos cosas: que la amistad no existe en ciertos círculos y que los periodistas somos los primeros cómplices del poder, aún sin quererlo.

De hecho, el periodismo es otro de los grandes protagonistas de la película. Una exclusiva arruina tu carrera política, pero no ayuda a cambiar el mundo. Y es que esta película nos pinta la cara a todos los que ejercemos esta profesión. La parte final, aunque impostada, como opina Pedro G. Cuartango, exdirector de El Mundo, con el que coincidí en la sala, pone delante de nuestras narices una verdad incómoda.

El periodismo se mueve por el ego de sus periodistas y las exclusivas y los casos particulares nos impiden ver el bosque, discernir realmente qué hay detrás del pan y circo que es la política. Es una película apropiada para los tiempos que corren, aunque como dice mi compañera Irene García, no consigue sorprender porque hemos visto todo lo que cuenta.

En último lugar debo mencionar que la película también incluye una dosis de comedia. La parte en que Manuel se cuela en casa de uno de sus enemigos políticos (otrora amigo) para hacerse con las libretas que contienen los pagos en negro y se topa con una fiesta que está organizando la hija de este con varios alcoholizados amigos consigue sacar de quicio al espectador, pero también una sonrisa. Y es que me da la sensación de que nos parecemos bastante a esos borrachos, que no perciben la corrupción delante de sus narices, pero que se indignan porque alguien abre una puerta sin pedir permiso. Entre otras cosas esto sucede porque ni nos va ni nos viene. Somos como Bertrand Duguesclin, el francés que al matar al Rey de Castilla Pedro I El Cruel, enemigo de su amo Enrique de Trastámara, apuntó: “Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor”.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Todas las esperanzas se llaman Roma | Premios Óscar | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cine

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies