¡Síguenos!

Opinión

En serio

Tenemos que hacer autocrítica y la autocrítica es que la culpa de todo es de Diego Costa. No estaría mal tampoco dejar de insultar al tipo que ha metido la mitad de los goles.

Diego Costa | @carrusel

Hace ahora poco menos de un año, Diego Costa estaba correteando en la Ciudad Deportiva del Chelsea. Lo hacía apartado de la disciplina del equipo británico y con la incertidumbre de poder resolver su futuro. Imagino que no era una situación muy agradable para él, pero Lopetegui, seleccionador nacional entonces, decidió “ayudar” a la causa argumentando públicamente que si no jugaba en su equipo no iría a la Selección Española ni al Mundial. Gran tipo.

¿Por qué lo dijo? No lo sé, porque no tenía ninguna necesidad de ser tan sumamente desagradable, pero se entiende todavía menos teniendo en cuenta que es la misma persona que ha hecho fijo en el equipo nacional a Lucas Vázquez. Un excelente jugador del Real Madrid (lo digo en serio) que sólo ha sido titular en el 42% de los partidos que ha disputado su equipo. Otros compañeros suyos, Asensio y Nacho, insustituibles igualmente en las convocatorias de selección, no tienen porcentajes mucho mejores (50 y 58%, respectivamente). Los números, por cierto, están sacados de las estadísticas oficiales de la Liga.

¿Qué tienen en común estos jugadores para ser diferentes? Bueno, sé lo que están pensando pero no se crean. Según Lopetegui les llevaba a ellos (y no a otros) porque quería dar continuidad a su Selección Sub-21. Esa que le hizo campeón de Europa. Un argumento de peso, si no fuese porque en esa selección estaban también: Marc Bartra, Íñigo Martínez, Illarramendi, Canales o Camacho. Curioso ejercicio de confianza variable. Hay más, no se crean. Habría material suficiente para escribir un thriller, pero no voy a aburrirles con ello.

Uno, modestamente y en la intimidad de su corazoncito, tiende a pensar que lo mismo existen otras razones menos pragmáticas para todas estas cosas. Razones que se parecen a las mías, por cierto. Es decir, que son menos objetivas y bastante más emocionales de lo que nos dicen. Pero ya saben, el debate termina antes de comenzar, en cuanto a uno le dicen que es incapaz de quitarse la camiseta de su equipo para hablar de la selección. No como el que me lo dice, claro. No como Lopetegui, o Hierro, o Camacho, o Florentino Pérez o Diego Torres o el Conde Lequio.

Qué quieren que les diga. Lopetegui (o esa especie de solución de continuidad algo defectuosa que parece ser Fernando Hierro) tiene todo el derecho del mundo a llevar a los jugadores que considere necesarios, a ponerles a jugar como estime oportuno y a hacerlo además por las razones que le dé la gana. Lo que sería muy de agradecer es que se evitasen el uso de Milongas para explicarlo. Que dejásemos de dar por buena esa teoría de que sólo se mira a la Selección a través tus propios colores si esos colores son unos determinados y no otros.

De hecho, lo que sería realmente fantástico es que todos (es decir, todos) nos olvidásemos de «nuestros colores» por un mes. Estoy seguro de que viviendo unos minutos en esa utopía conseguiríamos disfrutar de lo que tenemos en común (porque lo tenemos). El problema es que para eso habría que empezar por renovar el aire de la Federación Española de Fútbol y también el de nuestro querido entorno mediático. Ambos huelen demasiado a cerrado.

Dicho lo cual, el partido contra Marruecos, ese que nos encumbra a la primera posición del grupo (que manda narices), fue un auténtico despropósito. Mal planteado (o mucho mejor planteado por el rival), mal jugado (insistiendo en acumular jugadores de equipos con muchos seguidores pero de características muy similares), mal defendido (coleccionando errores que no deberían caer en jugadores sino en un sistema defensivo completamente inexistente), mal gestionado (con una rueda de cambios más propios de un comité de hooligans que de una idea futbolística) y mal asimilado (tenemos que hacer autocrítica y la autocrítica es que la culpa de todo es de Diego Costa).

Paradójicamente soy optimista. Lo soy porque creo que en la autogestión y porque creo que tenemos un gran equipo. Lo digo en serio. Liberando a Ramos y Piqué de tener que salir de su zona para hacer lo que no tienen que hacer, facilitándole la vida a Busquets (y no complicándosela como hasta ahora) y dándole posibilidades a Isco para que aproveche su buen momento (en lugar de rodearlo de tipos que le quitan galones, espacio y posibilidades), creo que habría pocos equipos mejores que el nuestro.

No estaría mal tampoco dejar de insultar al tipo que ha metido la mitad de los goles. Y qué diablos, no pasaría nada tampoco por quitar del campo a los jugadores que están mal (se llamen como se llamen) y poner a los que están bien. Sí, sé que suena radical pero ocurre todos los domingos en todos los equipos del mundo y no se muere nadie. En serio.

Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.

5 Comments

5 Comments

  1. Benjamin Fernández

    26/06/2018 at 13:52

    Cuanta verdad hay en este artículo, y si es cierto que el seleccionador piensa en poner a nacho de medio centro contra Rusia, Saúl y Koke deberían de volver a España por el ninguneo que supondría esa decisión.

  2. manu5

    26/06/2018 at 15:06

    Es extraño reclamar quitarse la camiseta al lector, y escribir el artículo con la camiseta puesta….

    Entiendo que lopetegui, desde que fichó por el madrid pasó a ser sospechoso para atléticos y barcelonistas. Rubiales tomó su decisión, la misma que querían, según encuestas, más de la mitad de los españoles. La importancia de los valores argumentó, lo que no entro a valorar, en detrimento del rendimiento deportivo. Ahora, estamos a la deriva, sin entrenador capaz de tomar decisiones y de dar un golpe de rumbo. Y, casualmente, los jugadores de barsa y atleti, manifiestan que fue injusto despedir al mister…

  3. SMN

    27/06/2018 at 15:13

    GRAN ARTÍCULO.
    Después de leer esto siguen sin entenderlo. Sólo ven en blanco y blaugrana y el resto da igual.
    Yo lo siento…. Pero me bajo muy rápido de ese equipo que no me representa…. se me hace muy complicado.
    Que hartura de Chiringuitos, marca, as, Sport, mundo deportivo y hooligans periodísticos

  4. José Luis García

    28/06/2018 at 09:01

    Ni camiseta ni gaitas, yo me atreveré a decir rotundamente lo que Sotanaz insinúa con mejor estilo que el mío. Tenemos una selección que podría ganar a cualquiera pero que nos está defraudando partido a partido. En la portería un estafermo que se mueve menos que un madelman y Kepa mirando en el banquillo. Los defensas fuera de su zona para arriesgarnos a un contraataque mortal sin necesidad y los suplentes del Real Madrid jugando mientras los titulares del Atlético se quedan sentados. Y encima criticamos al que marca los goles. Mientras el criterio del entrenador sea poner en el escaparate mundialista a los jugadores que Florentino Pérez quiere traspasar para fichar a Neymar, y no el de poner al que haga más por el equipo, las probabilidades de llegar a cuartos son cada vez menores.

  5. Johhny

    03/07/2018 at 11:23

    Hombre, si pones en la lista de madridistas a Diego Torres es que tienes una miopía digna de examen.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies