¡Síguenos!
Griezmann, en una imagen de archivo. CORDON PRESS

Entrevistas

“Hacía muchos años que no veía a un Atlético tan miedoso y acomplejado”

Ennio Sotanaz, en los Encuentros A La Contra: “El Atleti no puede seguir jugando como hace seis años“.

Después de lo ocurrido la noche del martes en Turín, nuestro atlético de cabecera Ennio Sotanaz se somete a las preguntas de los lectores en esta tercera edición de los Encuentros A la Contra. Desde luego, tras la eliminación en octavos de Champions ante la Juventus, tuvo mucho que analizar.

—¿Hasta cuándo el Cholo? (Juanma Trueba)
—Supongo que hasta que no tenga sentido que siga. Si la pregunta es si ese momento ha llegado ya, yo creo que no. No veo estancamiento, ni falta de credibilidad ni proyecto agotado. Lo que veo son dudas a la hora de evolucionar el equipo y que no le están saliendo las cosas como quería (y que eso le hace ser todavía más prudente a la hora de mover piezas). Aun así, en una temporada muy discreta, el equipo es segundo en Liga y te ha eliminado la Juve en octavos teniendo que fabricar una leyenda histórica a la que, por cierto, terminó sumándose hasta el árbitro. No diré que es una temporada fabulosa, porque no lo es, pero tampoco me parece que existan motivos para dilapidar un proyecto único en la historia colchonera. Afortunadamente esto no es (ni debería ser) el Madrid o el Barça y quiero pensar que aquí ampliamos un poquito más el foco.

—¿No crees qué hay cada vez más aires de grandeza en un amplio sector de la afición que hace que nos parezcamos cada vez más al Madrid? (Djoser1963)
—Tengo una sensación parecida, sí. Creo que desde los medios se ha establecido una única forma de entender el fútbol (que ya sabemos a quién representa) y parece que todos debemos manejar la misma definición de lo que es ganar, perder, triunfar, fracasar, competir, jugar bien al fútbol, asumir lo que es lógico y hasta de cómo hay que tratar al rival. El problema es que muchos aficionados, incluidos muchos del Atleti, han comprado ese detritus. Y no me gusta nada. No me gusta la soberbia, ni el desdén, ni la histeria, ni el desprecio a la tradición, ni tener que renunciar a la esencia o a los símbolos por algo tan ridículo como ganar un título. En el Atleti siempre se ha exigido entrega y no objetivos. En el Atleti se pitaba a los jugadores que vagueaban y a no los que fallaban un gol.

—¿Hasta qué punto el Atleti era Gabidependiente? En Turín se echaron en falta sus agallas, nadie lo ha sustituido en ese papel y Godín y Giménez no pueden empujar desde tan atrás. Rodrigo o Koke son otro tipo de jugador y Saúl ha fallado como heredero en ese aspecto emocional (Alessandro Da Fiori)
—Mucho más de lo que imaginábamos. Quién me lo iba a decir, pero ha sido la pieza que más he echado de menos en esta temporada. Y no tanto por su juego, que creo que está bien suplido con Thomas y Rodri, sino por su personalidad, su carácter y el rol tan importante que cumplía en los momentos más complicados. No sólo no hay sustituto para eso, sino que el roto que ha dejado es inmenso. Y es un problema muy importante porque la personalidad o el carácter no se entrenan. Se tienen o no se tienen. No veo a nadie ahora mismo con capacidad para asumir ese papel y, sinceramente, es lo que más me preocupa.

—¿Crees qué tras la evolución de la temporada el Atlético ha de volver a ese juego mezcla de garra y calidad y por tanto fichar jugadores para ello o ha de insistir en optimizar la plantilla actual, de mejores características técnicas? (ERLOMI)
Creo que el Atleti no puede seguir jugando como hace seis años. Y no porque no me guste o porque lo diga una encuesta del Marca sino por dos razones mucho más poderosas. Una, que la situación nuestra y de nuestros rivales ya no es la misma. La otra, y más importante, que todos los equipos nos tienen muy estudiados y nos conocen demasiado. Por eso han dejado de salir un montón de cosas que antes salían. Dicho eso, creo también que cualquier evolución debe pasar por conservar la misma esencia y las mismas premisas. Me parecería un error mutar a una cosa que no tuviese nada que ver. Respecto al tema de los jugadores, yo tengo una opinión algo distinta a la de la mayoría de colchoneros que conozco. No creo que el problema sea tener que decidir entre calidad o trabajo. Para mí, la clave está en la personalidad. Este equipo demanda mucha y muy concreta. Te pongo un ejemplo. Turan es de los jugadores con más calidad que hemos tenido y también de los que menos trabajaba. Fue titular indiscutible. ¿Por qué? Pues porque nunca se escondía, porque era diferente y porque aparecía justo cuando hacía falta. Cuando las cosas se complicaban, cuando el equipo estaba plano o se hacía espeso, aparecía Turan haciendo de Turan (o Falcao haciendo de Falcao, o Diego Costa haciendo de Diego Costa). El problema de Lemar no es que no corra o que no sea bueno. El problema es que es intrascendente. Nunca hace de Lemar cuando hace falta. Es lo mismo que le pasó a Gaitán a Oliver Torres y a muchos otros.

—Por lo que ha sido este equipo, ¿crees que es un síntoma preocupante que ningún jugador del Atleti ni siquiera recriminase a Bale en el Metropolitano ni a Cristiano en Turín sus gestos insultantes hacia la grada colchonera? (Ángel Luis Fraguas)
—Por una parte me alegro de que no lo hicieran. Escenas así no merecen ser tomadas en consideración. Lo de Bale no lo entiendo. Me parece un tipo que vive en una casa aislada en las afueras de Swansea y al que se la suda todo lo que tenga que ver con este país, con esta cultura y con lo que pase en Madrid. Eso hace que mi sentimiento hacia él sea mutuo. Desprecio absoluto. No sé por qué actuó así un señor que simplemente pasaba por allí. No sé si es que tenía algún tipo reacción alérgica o es que siempre es así de elegante en sus partidos de golf. Lo del otro personaje es todavía más repugnante y merece incluso menor atención. Pero entiendo lo que quieres decir y tienes razón. Me hubiese gustado un poquito más de orgullo por parte de mis jugadores. Desde luego no es síntoma de nada bueno. Igual que me habría gustado que se hubiesen acercado a saludar a la grada cuando término el partido en Turín. No hacerlo me pareció lamentable. Digno de un equipo al que no me gustaría pertenecer.

—¿Crees que el sueldo de Simeone está en consonancia con sus logros deportivos? (Granjeño70)
—No tengo ni idea. El precio de cualquier cosa es lo que su comprador esté dispuesto a pagar por ella. A mí me parecen obscenas todas las cifras que se mueven en el fútbol, pero ese es el sistema capitalista que parece que todos hemos aceptado y que nadie discute. Oferta y demanda. Una ecuación muy simple que no atiende a razones morales y mucho menos a lo que a mí me pueda parecer. Para mí Simeone es una pieza clave de este Atleti. Si el club entiende que puede pagar la cantidad que pide sin poner el riesgo la estabilidad económica de la institución yo no tengo nada más que decir.

—¿El de Turín ha sido el peor partido del Atleti en la era Simeone? En caso afirmativo, ¿por qué? (Anónimo)
—Es probable. Puede que de forma aislada hayamos tenido partidos igual de malos o más, pero en contexto (escenario, competición, trascendencia, resultado de ida…) no hay duda. Fue un partido horroroso porque el Atleti nunca lo compitió cuando encima estaba en una posición inmejorable para poder haberlo hecho. Ni siquiera hizo bien lo único por lo que apostó. Puedes replegarte, pero no puedes estar 90 minutos quitándote el balón de encima cuando lo recuperas. Puedes cerrarte, pero no si eres tan vulnerable en las bandas y cada centro lateral es una ocasión de gol. Puedes apostar por una opción conservadora, pero tienes que tener recursos y mentalidad para cambiar de situación cuando ya no queda más remedio que hacerlo. Fue un partido en el que todos los jugadores se escondieron y en el que se pudo masticar el miedo. Hacía muchos años que no veía en el campo a un Atlético de Madrid tan miedoso y tan acomplejado.

—¿Qué le ocurre a Griezmann? ¿No debería convertirse en un líder que marque la diferencia o quizá le estamos pidiendo ser algo que ni es ni puede llegar a ser? (Anónimo)
—Griezmann es un jugador excelente que técnicamente está muy por encima de sus compañeros. Es un tipo que trabaja como el que más y, aunque no la parezca (porque ya se encargan los de siempre de caricaturizarlo), jamás ha tenido un mal gesto dentro del campo. Me parece un gran profesional. Ahora bien, admito que tengo dudas respecto a su capacidad de liderazgo. No tengo todavía una opinión consolidada al respecto. La presente temporada ha sido una decepción en ese sentido. Es el mejor (sin duda), pero no lo veo tirando del equipo. En su defensa habría que añadir que deportivamente tampoco ha sido su mejor año. Muy lejos del Griezmann del año pasado.

—En más de una ocasión has dicho que al Atlético le va mejor cuando va de abajo hacia arriba, como un equipo tapado y más humilde. ¿Qué hemos hecho mal en todos estos años para haber perdido parte de nuestra esencia? (Anónimo)
—Es difícil de precisar. Creo que se han acumulado varias cosas. Salida de jugadores clave, acumulación de años, el éxito ha hecho que seamos muy conocidos (y estudiados) por los rivales (de hecho han salido muchos imitadores) y no se ha acertado en los recambios. La salida de Diego Costa a Londres fue letal. Prefiero no pensar en lo que podía haber sido este equipo con Costa, Filipe y Tiago (como estaban entonces) si se hubiesen quedado jugando la temporada siguiente a la que ganamos la Liga. Lo de Turan también hizo daño. De hecho no hemos encontrado sustituto para ninguno de todos esos jugadores que he citado. La acumulación de años en Gabi, Godín o Juanfran también han sido una rémora.

—Sin el Atleti, ¿qué equipo te gustaría que ganara la Champions League y por qué? Y, por el contrario, ¿qué equipo no te gustaría y por qué?(Anónimo)
—De los que quedan, me gustaría que la ganase el Ajax y si no el Oporto. Del resto no me caen muy bien ninguno. No me gustaría que la ganase la Juve, ni el Barça, ni el City, ni el Manchester Utd. por razones obvias. Representan ese fútbol prepotente e intolerante en el que no creo. Mi problema con el Tottenham es que soy del Arsenal y con el Liverpool que pasó a la lista de los “malos” cuando Torres se fue a jugar allí. Sí, sé que esto último puede sonar extraño (y retorcido), pero es que yo no quería que Torres se quedase en el Atleti. Imagino que me curaré con el tiempo, porque tengo muchos amigos que son del Liverpool y durante mucho tiempo le tuve simpatía.

—Si tuvieras que elegir, ¿un lugar en el que vivir? ¿Un lugar al que viajar? ¿Un lugar al que volver? ¿Una serie de televisión? ¿Una película? ¿Un libro? ¿Un disco de música? ¿Y una canción? (Carles G.)
—MUY difícil. Depende del día y del momento. Hoy saldría algo así: Madrid, Australia, Buenos Aires, Ed, Erase una vez en América, El Cuarteto de Alejandría (L. Durrell), Summerteeth (Wilco), My Girl (The Temptations).

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Entrevistas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies