¡Síguenos!
Benzema y Vinicius en el Camp Nou I CORDON PRESS

Café Society

Entre dos aguas

Creo que esta eliminatoria puede definir muchas cosas, entre ellas, si hicimos bien en no saltar al vacío.

Me he levantado esta mañana con la sensación de haber ganado algo más de todo lo que he podido perder desde que comenzó el año. Creo fervientemente en el poder que tiene uno mismo para curarse de sus heridas sin buscar las respuestas en la acera de enfrente. Hasta hace pocos segundos, el Madrid estaba subido en una cornisa y ya tenía el pie derecho en el aire. El camino fácil hubiese sido dejarse caer y justificar todas sus males con ese paso en falso que dimos en verano y del que poco a poco nos recuperamos tapando la hemorragia con tiritas, sudor y muchas lágrimas.

Veo al equipo de Solari concienciado y comprometido con salvarse a sí mismo de la decadencia que nos acompañaba y eso, por lo menos, genera cierto grado de ilusión. Enero nunca fue un mes en el que nadásemos en la abundancia, no se nos dan bien los temporales. Pero en febrero, los días son más largos y el calendario —manejado por el mismísimo Stromboli—ha querido darnos la oportunidad de pedir perdón por las molestias y tirar abajo la puerta de esta temporada antes de colgar prematuramente el cartel de cerrado por derribo. El partido ante el Barcelona nos deja mal sabor de boca por lo que pudo ser y no fue, pero este Madrid ya es mucho más real de lo que ha sido nunca.

Definir el encuentro como descafeinado es un pecado reservado para aquellos que disfrutan más con un dedo metido en el ojo que con una caricia en la espalda. Ya saben, en cuanto a cuestión de piel, los gustos son variados. Bajo mi punto de vista, el partido tuvo todo lo que un encuentro de Copa merece. Dudas, una parte para cada equipo, goles y tablas. El empate es más incómodo para el Madrid porque pudo llevarse una victoria clara y porque en el Bernabéu Leo Messi no será un observador del conflicto durante 60 minutos, será un arma de destrucción masiva. Pero la sensación es que este Real Madrid ya puede competir sin complejos contra cualquier rival, siempre que Marcelo no decida ausentarse para ir al baño. Al brasileño se le ven las costuras y su actitud ya es una cuestión de estado que debería resolverse en los despachos, no sobre el campo.

Se le escapó el aire al Madrid en la segunda parte, las piernas y la cabeza se pararon inexplicablemente y ahí el Barcelona se hizo grande. Eso sí, a raíz del gol y de la entrada de Messi, el equipo de Solari volvió a hacerse poderoso. Nada mejor que tener al demonio enfrente. De Vinicius diré que deseo que se siga equivocando durante mucho tiempo, porque si ahora con 18 años cada error nos genera un pinchazo de ternura en el estómago, con 25 y eligiendo bien qué hacer en cada momento, la fortuna le sonreirá constantemente. Le pedimos que encare, regateé y defina como si lo hubiese hecho durante toda la vida, cuando apenas acaba de nacer. Paciencia, que a mí a los 18 me costaba elegir hasta con qué pie levantarme porque no me fiaba ni del derecho ni del izquierdo.

Veo al Madrid en una encrucijada que no ha elegido. El destino ha querido que febrero confeccione nuestro destino. La buena noticia es que parece que el camino a seguir lo marca el mejor Benzema que hemos visto en años y el mismo Modric de siempre. Creo que esta eliminatoria puede definir muchas cosas, entre ellas, si hicimos bien en no saltar al vacío. De momento, conservamos el cuerpo intacto hasta nueva orden y hemos alejado los pensamientos suicidas. Hay ciertas señales que invitan a tener fe en nosotros mismos.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies