Entrenadores sin anillos | Fútbol | A la Contra
¡Síguenos!
José Antonio Camacho.
José Antonio Camacho ha sido destituido como seleccionador de Gabón | CORDON PRESS

Fútbol

Entrenadores sin anillos

Son muchos los entrenadores que dejan en casa su currículum para ir a entrenar a los lugares más atípicos: Camacho, Clemente, Hiddink, Queiroz o Scolari.

Pep Guardiola le dijo a Fernando Trueba que admira cómo a entrenadores como Javier Clemente o José Antonio Camacho no se les caen los anillos al suelo a la hora de “negociar con Irak o ir a entrenar a China” respectivamente. A pesar de haber dirigido al máximo nivel, al final, la pasión por el fútbol de los dos exseleccionadores españoles sobresale por encima de todo. Como ellos, son muchos los técnicos de renombre que han dejado su currículum de lado para hacer las maletas a los campos más exóticos del planeta.

El último ejemplo es el de José Antonio Camacho, destituido en el miércoles de su cargo como seleccionador de Gabón. La etapa de Camacho en el país africano se ha saldado con unas estadísticas muy pobres: tan sólo dos victorias en 17 partidos. Antes de esta experiencia al lado de Aubameyang, la leyenda del Real Madrid entrenó a la selección China, más o menos con la misma fortuna. Primero, en Asia y después, en África, dos continentes tan inmensos como atípicos que vienen a demostrar que el murciano no le hace ascos a ninguna llamada.

En el caso de Javier Clemente, su carrera a nivel internacional ha transcurrido en las selecciones de Serbia, Camerún y, más recientemente, Libia. En el año 2006, abandonó por primera vez el fútbol español para entrenar al conjunto serbio. Curiosamente, en el combinado balcánico permaneció los mismos partidos que Camacho en Gabón: 17, con siete victorias, siete empates y tres derrotas. Para el recuerdo quedan sus viajes en coche de más de 2.000 kilómetros desde Bilbao a Belgrado. El que fuera seleccionador español, durante gran parte de la década de los 90, y bicampeón de Liga con el Athletic, regresó al panorama internacional en el año 2010, cuando asumió las riendas de Camerún. Sus resultados no fueron los mejores y el técnico de Baracaldo apenas aguantó nueve encuentros al frente de los leones indomables. Su última etapa a nivel de selecciones fue en Libia, donde logró un éxito sin precedentes en la historia del país al conquistar el Campeonato Africano del 2014.

Nacido en un barrio de la periferia de Londres, la trayectoria de Roy Hodgson en los banquillos es digna de película. A principios de los noventa, se marchó a Suiza para entrenar por dos años al Neuchatel y por tres, a la selección helvética, a la que llevó a los octavos de final del Mundial del 94 y clasificó para la Euro del 96. Antes, se había pasado entrenando quince años en Suecia. Para cuando aceptó tomar las riendas de los Emiratos Árabes en 2002, el londinense estaba consolidado en el fútbol europeo y había dirigido en dos ocasiones a todo un campeón de Europa como es el Inter de Milán. Esa pasión de la que habla Guardiola se ejemplifica muy bien en la naturalidad con la que, en el año 1999, Hodgson cambió el banquillo del Meazza por el del Grasshopper suizo. Después de una decepcionante experiencia en Oriente Medio, y de una escala en el Viking noruego, el inglés se hizo cargo de la selección finlandesa, donde, pese a no lograr el objetivo, tuvo opciones hasta el final de clasificar al país nórdico a la Euro del 2008. Tras una vida dando vueltas por el mundo, Hodgson ha sentado la cabeza en su Inglaterra natal, donde lleva entrenando la última década, destacando su etapa al frente del Fulham y sus experiencias en el Liverpool y la selección nacional.

En el curriculum de Guus Hiddink aparecen clubes de la magnitud del Valencia, Real Madrid o Chelsea. A sus 71 años, y después de toda una vida en el fútbol europeo, el holandés acaba de aceptar una oferta para ser el nuevo seleccionador Sub-21 de China. Quien entienda este movimiento como el del último gran contrato de todo entrenador veterano verdaderamente no conoce la carrera Hiddink. En el año 2001, cuando ya había dirigido a Valencia, Real Madrid, Real Betis o el combinado nacional holandés, aceptó tomar el mando de la selección de Corea del Sur, donde es considerado un héroe nacional después de llevar al país asiático a las semifinales del Mundial del 2002, con la mancha de los dos goles legales anulados a España en cuartos. Antes de entrenar al Chelsea, pasó por el PSV y las selecciones de Australia y Rusia, a la que la roja eliminó en las semifinales de la Euro del 2008. Después de Stamford Bridge, su carrera se ha desarrollado, sin demasiada suerte, en las selecciones de Turquía y Holanda, o en clubes como el Anzhi ruso o, de nuevo, el Chelsea.

Carlos Queiroz es una figura de nefasto recuerdo para los aficionados madridistas, en particular, y los españoles, en general. Los primeros porque tuvieron que aguantar durante una temporada, derrotas aparte, sus esquemas estrambóticos y planteamientos inmovilistas; mientras que los segundos le maldecimos durante los 90 minutos en los que los once hombres de la selección iraní se amotinaron por detrás de la pelota en el partido de la fase de grupos del pasado Mundial de Rusia. A Carlos Queiroz no le tembló el pulso a la hora de aceptar la propuesta de dirigir al gigantesco país de los ayatollahs, después de haber entrenado junto a Alex Ferguson en el Manchester United y de haberse sentado en los banquillos del Real Madrid y, posteriormente, de la selección portuguesa. Antes, incluso, ya había tenido experiencias en las ligas de Estados Unidos y Japón, así como en la selección de los Emiratos Árabes. En Irán, los resultados bajo su mano están siendo incontestables con dos clasificaciones históricas para los Mundiales del 2014 y del 2018.

En el año 2009, Luiz Felipe Scolari entrenaba al desconocido Bunyodkor. Antes de esta exótica experiencia en Uzbekistán, el brasileño dirigió durante ocho temporadas consecutivas al Chelsea y a dos de los combinados nacionales más potentes del planeta: Portugal, a la que llevó a las semifinales del Mundial del 2006, y Brasil, a la que le dio su quinta estrella en el pecho con la consecución del Mundial del 2002. Son siete las razones por las que su segunda etapa al frente de la canarinha no es especialmente recordada. A pesar de todo, Felipao es un auténtico trotamundos del fútbol con experiencia en países como Kuwait, Arabia Saudita, Uzbekistán, Japón o China. Un hombre que ha demostrado que puede ser visto en cualquier lugar en el que haya un balón.

Aparte de esta galería de nombres, existen otras muchas figuras que han antepuesto unas botas y un campo a su prestigio personal como técnicos. Toni Grande, el que fuera la mano de derecha de Vicente Del Bosque en la mejor España de la historia, ejerce de segundo en el staff técnico de Corea del Sur. Marcelo Bielsa, reconocido a nivel mundial por el estilo de sus equipos, entrena actualmente en la segunda división inglesa (Leeds United), y Sven-Goran Eriksson, en su momento, aceptó dirigir a un equipo de Tailandia después de haber pasado por la selección de Inglaterra o clubes como Lazio, Valencia o Roma.

José Mourinho dijo en una sala de prensa que lo que le diferenciaba de Manuel Pellegrini era que él, cuando lo destituyesen, se iría a un grande de Europa y no entrenaría a un equipo como el Málaga (el chileno cambió el Bernabéu por la Rosaleda y hoy dirige al West Ham después de dos años en el Hebei chino). Son cada vez más los técnicos que se atreven a probar experiencias nuevas sin miedo al qué dirán o a la falsa idea de que la calidad como profesional se mide en función de dónde entrenes. Son entrenadores a los que no se les caen los anillos al suelo, que nunca dicen nunca y que no saben cómo encender el modo avión.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies