¡Síguenos!
Klopp. CORDON PRESS

La Tribuna de Brian Clough

La escuela del Borussia Dortmund

Algunos clubes han buscado su Klopp particular. Una situación que llevó a un periodista local a referirse a una “Escuela del Dortmund”. ¿Es esto una etiqueta, una realidad o una simple coincidencia?

La mayoría de los aficionados al fútbol hemos oído cosas como “la escuela del Ajax”, “el ADN del Barcelona”, jugadores que han nacido “para jugar en el Real Madrid”. La mayoría de los clubes tienen un estilo, una forma de entender el fútbol, que va pasando a través de las generaciones con sus retoques. Retoques que, en ocasiones, se llevan por delante el original. En sus protestas contra un entrenador que no ha calado entre la afición, los aficionados del West Ham United protestan porque no respeta “the West Ham way”, el estilo del West Ham, aunque nadie ya sabe lo que era. Los mejores días del West Ham fueron entre 1964 y 1966, cuando ganaron dos FA Cup y luego, dicen ellos, el Mundial. Desde entonces nadie ha vuelto a saber qué hace ese West Ham way.

Algunos clubes deciden apartarse de esa cultura y crear una nueva forma de vida. Hasta la llegada de Arsene Wenger, el Arsenal era un equipo duro, de fútbol típicamente inglés, directo. Cuando existía VHS y se hacía el vídeo con lo mejor de la temporada, el del Arsenal se solía llamar “1-0 to the Arsenal”. Llegó Wenger y cambió el club radicalmente, desde los entrenamientos a la alimentación, del fútbol tosco al fútbol de calidad, robándole incluso la identidad al Tottenham, tradicionalmente el equipo estilista del norte de Londres. El cambio de Wenger quizá se prolongase en exceso, tanto por parte del club como del propio entrenador.

El Bayern de Múnich se entregó a Pep Guardiola en busca de una nueva filosofía de fútbol. Quizá porque ya estaban ganando solo les quedaba hacerlo mas vistoso (acababan de firmar el triunfo en su quinta Copa de Europa ante el Borussia Dortmund de Klopp). Quizá porque el cambio cultural era excesivo, quizá porque un trienio no es suficiente, quizá porque la Copa de Europa se esfumó consecutivamente ante los grandes clubes de España, aquello no llegó a buen puerto. El Manchester City llamó a su puerta y ni Pep ni Bayern tuvieron ningún interés en prolongar su colaboración.

En Inglaterra Pep se ha encontrado un club dispuesto a hacer lo que él pida, que ha estado preparando su llegada desde la contratación de Pellegrini y que no ha puesto complicación alguna a ninguna de sus solicitudes de fichaje. El público del City está encantando, el equipo gana y juega bien al fútbol. Pero en el resto del país no está ganando tantos adeptos. El tiki-taka de la Selección española se veía aburrido. “Sí, técnicamente son intachables, es estupendo verles tocar el balón, pero al cabo de un rato quiero más acción, más goles” era el comentario del aficionado medio inglés. Admiraban aquella Selección, pero no se sentían enamorados. El City de Pep se encuentra en una situación similar, de hecho, tras tres temporadas donde se ha podido analizar al equipo desde muy cerca, se ha empezado a usar el termino “robot” entono al juego del Manchester City.

La contraposición a Pep Guardiola es Jürgen Klopp. El técnico alemán llegó a Liverpool con su gran sonrisa, su barba y su gorra, cargado de carisma y de alabanzas al club, la afición y a la liga que le acogía. Sus ruedas de prensa tienen contenido más allá de los tópicos de cada día (“Son solo 3 puntos, todos los rivales merecen nuestro respeto, solo pensamos en el próximo partido”) y sus celebraciones después de cada gol son contagiosas.

Ese estilo de Klopp, su fútbol heavy metal de presión alta y velocidad frenética y los buenos resultados han ido creando adeptos, admiradores y, dentro de lo posible, algunos clubes han buscado su Klopp particular. Una situación que llevó a un periodista local (si recordase su nombre lo diría) a referirse a una “Escuela del Dortmund”. ¿Es esto una etiqueta, una realidad o una simple coincidencia?

Veamos. Tras la llegada de Klopp aterrizó en Huddersfield David Wagner, excompañero de Klopp en el Mainz en sus épocas de jugadores. Una vez cambiado el terreno de juego por los banquillos, Wagner ejerce de entrenador del Dortmund II (el equipo filial) entre 2011 y 2015, periodo en el que Klopp es entrenador del primer equipo. Wagner deja la estructura del Borussia Dortmund cuatro semanas después de la llegada de Klopp al Liverpool, pero en lugar de trabajar con Klopp en Anfield, toma las riendas del Huddersfield Town en la segunda categoría inglesa.

El Huddersfield logró ascender a la Premier al final de la temporada 2016/17, ganando la tanda de penaltis la final del play-off contra el Reading, pese acabar la liga con diferencia de goles negativa. El estilo del Huddersfield en el campo no era comparable al Liverpool de Klopp, ni en su estancia en la Championship ni tras el ascenso a la Premier. El equipo defendía más atrás y era claramente más cauto, quizá por sus evidentes limitaciones. Las coincidencias con Klopp están, pues, en el liderazgo que ejerció sobre sus jugadores, afición y el resto del club.

Otro ilustre que ha pasado por los banquillos del Borussia Dortmund es Thomas Tuchel, pero como no ha pasado por Inglaterra voy a dejarle fuera de este análisis. Baste decir que sus enfrentamientos con las directivas de los clubes por donde ha ido pasando muestran una forma de liderazgo distinta a la de Klopp.

Wagner renunció al banquillo del Huddersfield a mitad de la presente temporada, viéndose incapaz de evitar un descenso que parecía inevitable la temporada anterior. Su lugar lo ha ocupado quien ocupase el banquillo del Dortmund II, Jan Siewert.

Siewert llega a Huddersfield como un auténtico desconocido, tanto que las cámaras de Sky enfocan en el graderío del Kirkless Stadium (nombrado por publicidad John Smith’s Stadium) a un espectador casual que estaba viendo el partido. Su fútbol, acabada ya la temporada, es igual de desconocido. Estos partidos son difíciles de valorar, con el equipo virtualmente descendido desde su llegada y con apenas dos resultados notorios: una victoria contra el Wolverhampton Wanderers y un empate en casa con el United. Por lo demás, Siewert ha dado muestras de no contar con muchos jugadores de la actual plantilla y espera a la llegada del verano para empezar a trabajar realmente. Si esto sirve para Zidane, ¿por qué no para él? Sus continuos enfados con el vestuario acaso le hacen mas seguidor de Tuchel que de Klopp.

Entre los periodos de Wagner y Siewert se hizo cargo del filial del Dortmund Daniel Farke, que dejó su puesto para dirigir al Norwich City y llevarle al ascenso esta misma temporada, tomando así el lugar en la Premier League de Wagner y Siewert. Farke es el entrenador quizá mas templado de todos los nombrados. No se le notan sonrisas excesivas, saltos en las celebraciones, cabreos monumentales. Ha desarrollado su equipo progresivamente, buscando los jugadores con cautela, fichando varios en Alemania, y ha encontrado un estilo de juego del gusto del aficionado local y del espectador neutral. No es el heavy metal (esta temporada algo suavizado) de Klopp, pero sí un juego ofensivo mucho más del gusto inglés, y como Klopp, liderando al club desde su banquillo. Será interesante verles en la Premier League.

Por si esto no fuera suficiente, el Southampton se apuntó a la moda con el fichaje de Ralph Hasenhüttl en diciembre para evitar el descenso, objetivo que se logró con solvencia. Hasenhüttl no pasó por el Borussia Dortmund, ni siquiera es alemán (es austriaco) pero tiene una personalidad parecida a Klopp, celebra los goles como él y lo llaman “el Klopp de los Alpes”.  Quizá todo se trate de eso, ponga un Klopp (o lo mas parecido que encuentre) en su club.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies