¡Síguenos!
España
Patri Guijarro celebra el primer gol ante Azerbaiyán I EFE

Selección

Estado de bienestar

España vence a Azerbaiyán (4-0) en el inicio de la Fase de Clasificación para la EURO 2021.

Creo que hace ya unos meses que pudimos abandonar el discurso paternalista y darle la bienvenida a lo que venga con los brazos bien abiertos. Posiblemente ese punto de inflexión se produjo en el partido que España disputó frente a Estados Unidos en el pasado Mundial de Francia. Ese día, el equipo entrenado por Jorge Vilda apareció sin previo aviso por detrás del gigante y le dio un susto de muerte. España impresionó a medio mundo —incluida a Hope Solo— con una lección de desobediencia ante la dictadura norteamericana, que no sirvió para pasar a cuartos, pero sí para hacer otra muesca en la pared y ver que en los últimos tiempos se ha crecido varios centímetros de golpe.

Ya no sirve solo con creer que se puede. Se debe afirmar, porque hay argumentos para ello, que se puede competir con cualquier potencia sin complejos. Pese a que a estas horas es posible que por las calles de Madrid se reconozca antes a Megan Rapinoe que a Jennifer Hermoso, lo que supuso el Mundial para España, que aspiraba solo a participar y a no salir muy mal parada, ya es tangible. Tenemos, eso sí, algunos altibajos. Los aficionados hemos acercado el altavoz a la boca y ya hasta nos atrevemos a denunciar que no podemos pasar de llenar el Wanda, a tener que ver un Barcelona – Atlético de Madrid por streaming, a duras penas y a última hora. La apuesta no puede quedarse en verso, tiene que hacerse realidad.

España se fue con la cabeza muy alta de Francia y Jorge Vilda aprendió que la juventud siempre es agradecida con las oportunidades. Que esta España también necesita su transición dulce, que hay que saber reaccionar a tiempo y que la mezcla entre la madurez de las veteranas y la gazuza de las promesas es la clave para seguir una línea ascendente. Ya es costumbre atisbar el escarmiento desde las convocatorias. Patri Guijarro, Aitana Bonmatí, Lucía García, Nahikari o Laia Aleixandri empiezan a ser nombres recurrentes, la demostración de que la cantera y los éxitos conseguidos en las categorías inferiores tienen recorrido en la Absoluta. Una buena noticia para España y una inyección de ambición para las que vienen por detrás derribando puertas.

 

 

España afronta la fase de clasificación para la Eurocopa 2021 sujeta por una columna vertebral robusta —Sandra Paños, Irene Paredes, Jenni, Amanda, Marta Corredera, Virginia o Alexia— que ya se ha curtido en otras batallas, pero también, con jugadoras que, a estas alturas de sus carreras, tienen muy poco que perder y mucho que aportar sin pedir nada a cambio. El primer objetivo —sencillo— para estar en Inglaterra dentro de dos años era ganar a Azerbaiyán, equipo que ocupa el 75º puesto en el ranking FIFA. Sobre el papel, un partido más parecido a un baño con aceite balsámico que a una prueba para saber si el buen sabor de boca que nos dejó el Mundial de Francia sigue vigente. Y la realidad fue sumamente placentera. Sandra Paños tocó su primera pelota en el minuto 43, y con los pies. Azerbaiyán se mareó de ver pasar el balón de una lado a otro, porque renunció incluso a correr detrás de él. Da la impresión de que España puede ganar o perder, pero por lo menos y desde hace tiempo, casi siempre convence. Y eso, de momento, sirve como estímulo para mantener los cinco sentidos puestos en la causa a las de dentro y a los de fuera.

Era importante golear, porque nunca se sabe lo decisiva que puede llegar a ser la diferencia de goles en este tipo de clasificaciones, lo comentaba Jorge Vilda en la previa. La victoria abultada ante Azerbaiyán —marcaron Patri Guijarro, Virginia Torrecilla y Aitana en dos ocasiones— poco se parecerá a los que nos encontraremos en un horizonte no muy lejano. La diferencia es que ahora nos tomamos el futuro de otra manera, con otra cara. La Selección Femenina ya no es ninguna víctima, puede llegar a empuñar el hacha que la convierta en verdugo de grandes potencias que hasta ahora nos parecían intocables. No queda tanto para comprobar si lo del Mundial fue un paso en falso o una zancada hacia otra dimensión. Por el momento, la Selección sigue siendo disciplinada y práctica. Había que empezar la fase ganando, y se ha ganado casi sin romper a sudar, hecho que sí hace realidad algo con lo que nos ilusionamos después de aquel 24 de junio: esta España ya cumple con las expectativas.

«Debes esperar cosas de ti mismo antes de que las puedas hacer». Michael Jordan

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Selección

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies