¡Síguenos!
Los Hispanos ganan 36-24 a Brasil. Foto: Cordon Press

Balonmano

España juega su mejor partido para asegurarse el preolímpico

Los Hispanos trituran a Brasil (36-24) y alcanzan su objetivo de mínimos. Todo lo que podía salir bien, salió. Las opciones de semifinales para los de Ribera pasan por el Croacia-Alemania.

Tras las derrotas ante Croacia y Francia, no podía (debía) haber una tercera. El Mundial, como señalaba el mítico Luis Miguel López, no termina con la lucha de las medallas y la consecuencia de la inesperada victoria de Brasil sobre Croacia es que, si bien genera un pequeño rescoldo de esperanza por los metales, aprieta las plazas de acceso al preolímpico. Y después de la ausencia en Río, no ir a Japón supondría una tragedia. Por  eso ganar a la verdeamarela eran tan importante. Se hizo de una manera contundente, recuperando sensaciones y cuajando el mejor choque de los Hispanos en lo que va de campeonato.

Los extremos de la Selección capitalizaron el arranque del encuentro. Ángel Fernández y Solé, el mejor Hispano del torneo, hicieron los cinco primeros tantos españoles, a los que se añadió Sarmiento poco antes de lesionarse. El central canario no regresó a la pista y habrá que estar atentos a su evolución. Los de Ribera empezaron a abrir brecha en el marcador (8-3, 10-4, 12-6) y más jugadores se sumaron a la fiesta: Gonzalo Pérez de Vargas paraba y paraba, Cañellas volvía a ser un cañonero desde la distancia y el pivote (Julen Aguinagalde, en este caso) hacía daño de verdad en la defensa rival. Al descanso el electrónico se hubiera ido con la máxima ventaja para España hasta el momento (+7) si no llega a ser por un trallazo de Langaro con el tiempo prácticamente cumplido. Con el 19-13, no obstante, todo iba bien.


Agrandando la herida


La segunda parte trajo más de lo mismo: Gonzalo seguía atajando, Cañellas castigando y el relevo en los extremos lo cogió Aitor Ariño, que se puso en los mismos seis goles que llevaba Solé. Los hombres de Washington Silva probaban diferentes estrategias de contención y ninguna les funcionaba. Quizás les pesaban las piernas del durísimo enfrentamiento de este domingo ante Croacia. Con las noticias justas de Nantes, Toledo o Borges, Lanzaro se enchufó a partir del minuto 40 y solo Bombom Almeida, en portería, estaba a su altura. No era suficiente ante una España fresca, versátil, con confianza y a la que ahora le salía todo.

El marcador osciló entre los 7 y los 9 de ventaja hasta los últimos cinco minutos, cuando se estiró a los diez. Brasil ya no anotaría más de los 24 goles con los que llegó al minuto 55. Los doce goles finales de diferencia (36-24) dieron buena cuenta de la diferencia de las dos selecciones durante el encuentro. Que las buenas sensaciones estén de tu lado y no la impotencia era un gustazo. Ahora solo queda soñar con lo casi imposible y, en el peor de los casos, refrendar el objetivo y la imagen. Los Hispanos no abandonan hasta que todo está perdido. Y aún queda una luz.

En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Los Hispanos, en peligro, no arruinan la fiesta de Alemania | Balonmano | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Balonmano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies