¡Síguenos!
Selección femenina de waterpolo. @SpainWpFem

Waterpolo

España no pudo con una Estados Unidos histórica

La Selección volvió a caer derrotada ante Estados Unidos (11-6) en una final de Mundial. Las de Miki Oca se llevan la plata y un billete a los Juegos de Tokio.

España se quedó a las puertas del título mundial después caer derrotada ante Estados Unidos por 11-6. El combinado de las barras estrellas ha inscrito su nombre en la historia del waterpolo. Nunca antes una selección había ganado tres Mundiales consecutivos. Las estadounidenses fueron claramente superiores a las españolas y apenas concedieron un pequeño espacio para la esperanza. Aunque la decepción por la derrota es inevitable, el tiempo hará más dulce el sabor de esta plata.

El primer tanto del partido lo marcó la capitana del conjunto estadounidense, Margaret Steffens. España, que no supo aprovechar la primera ventaja de la final, respondió al instante con un buen disparo de Bea Ortiz. Las de Miki Oca pudieron ponerse por delante, pero desaprovecharon la ocasión… y las estadounidenses no. Paige Hauschild volvió a situar en ventaja a las campeonas y, sobre todo, a marcar territorio y lanzar el mensaje de que para ganarlas habría que realizar un encuentro perfecto. Estaba siendo un choque en el que las defensas destacaban por encima de los ataques. En ese contexto, Haralabidis puso a USA con dos tantos de margen. España resistió muy bien, aunque no pudo ser tan efectiva como Estados Unidos, lo que a la postre terminaría marcando la diferencia entre el oro y la plata.

El segundo cuarto arrancó con las españolas ganando el sprint. Las buenas noticias continuaron y el marcador se redujo en un gol gracias a un excelente disparo de Roser Tarragó. España siguió fuerte en defensa y amenazando la meta estadounidense. Fue allí donde emergió la figura de una inconmensurable Ashleigh Johnson, la MVP de la final. De tanto llamar a la puerta, esta terminó derribándose. De nuevo, gracias a un tiro de Tarragó. Con resultado de empate a tres, se vio una versión de Estados Unidos desdibujada. Desafortunadamente, fue tan solo un espejismo. Una pequeña muestra de humanidad. España creció no sólo en el marcador, sino también en las sensaciones. Cuando más ilusionante parecía la final, las de Adam Krikorian volvieron a demostrar su poderío con dos tantos consecutivos. Ambos fueron en superioridad, la asignatura que las jugadoras de Miki Oca debían de mejorar para seguir creyendo en la victoria. La ventaja al descanso volvió a ser de más de un gol de diferencia.

El equipo español debía de ser más efectivo, pero estaba vivo. Era fundamental tener más mordiente en ataque. El tercer cuarto comenzó con un disparo al palo de Judith Forca y una superioridad que no se supo aprovechar. Por contra, Estados Unidos no desperdició sus acciones ofensivas. Aria Fischer, en la boya, puso la máxima del encuentro. Las norteamericanas estaban seguras en el agua y conscientes del encuentro que estaban realizando. Rachel Fattal marcó y la diferencia se fue a cuatro… que unos instantes después sería de cinco tras una superioridad aprovechada por Neushul. La balanza terminó por desnivelarse. El título se había convertido en algo más que un milagro. Otro gol más de Neushul, a falta de diez segundos, terminó por finiquitar la empresa. Estados Unidos cuajó una actuación sensacional a todos los niveles. Poderosas en defensas y letales en el ataque.

Con una diferencia de seis tantos en el marcador, el último cuarto se presentó como algo prácticamente testimonial. La esperanza era escasa, pero las españolas estaban empeñadas en no dejar de luchar hasta el final. Tarragó marcó de penalti… a lo que Estados Unidos respondió con un tanto inmediato. España no se quedó atrás. Todo lo contrario, miró a los ojos de las estadounidenses. Forca volvió a contestar con un gol. Una buena metáfora de lo que fue el partido fueron los palos. Neushul anotó después de que la pelota diese en la madera. El disparo posterior de Bea Ortíz impactó en la misma superficie. Sin embargo, el resultado fue diferente. La nueva jugadora del Terrassa se reencontró con el premio del gol a falta de un minuto.

La bestia, más que negra, es estadounidense. De los últimos 14 enfrentamientos entre España y Estados Unidos las norteamericanas han ganado doce. El domino es apabullante. Con el tiempo se valorará a la actual selección de Krikorian. La primera de la todos los tiempos en ganar tres Mundiales consecutivos. Historia viva del deporte. Hungría y ahora Corea del Sur, las hidroguerreras de Miki Oca volvieron a sumar una plata. No pudieron romper la dictadura de las barras y las estrellas, pero tienen infinitas razones para sentirse orgullosas de su participación en este torneo. No hay tiempo para lamentaciones, los Juegos Olímpicos de Tokio ya asoman en el horizonte.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Waterpolo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies