¡Síguenos!

Café Society

Lágrimas en la orilla

España se queda a las puertas de la gloria, tras caer en la final (1-3) del Mundial Sub-20 frente a Japón.

Siempre he pensado que la suerte no existe. Que uno vence a sus fantasmas con trabajo y a sus enemigos con devoción. Hasta hace poco, el fútbol femenino español daba vueltas sobre sí mismo con los ojos vendados dentro de una habitación oscura. Hoy en día, la pasión, que no la suerte, tiene como resultado un efecto mariposa de dimensiones colosales. España, a tientas, con insistencia, ha encontrado el interruptor. El batir de las alas de la mejor cantera de Europa ha provocado que aparezca en el mapa con un subcampeonato del mundo bajo el brazo del que ahora todos nos sentimos partícipes, pero que pronto condenaremos al baúl de los recuerdos. No es pesimismo, es una artimaña para que me lleven la contraria. Hemos encontrado oro aunque Japón nos haya robado una parte del botín. Quedémonos con haber disfrutado del camino, y la herida que ahora mismo nos ha dejado la derrota parecerá más superficial. 

Las prioridades de España ante Japón parecían claras, mantenerse fiel a sus ideas y morir con las botas puestas. Japón nunca mereció ir por delante en el marcador. No se ganó el derecho a despertarnos con un bofetón de Miyazawa ante el que Catalina Coll no pudo obrar el milagro. Las japonesas no fueron mejores, pero manejaron mejor los tiempos y los nervios, propios y ajenos. Sufrimos síndrome de abstinencia porque Aitana Bonmatí es imprescindible. Patri Guijarro estaba más preocupada de que no se notase la ausencia de su compañera de travesuras que de hacer lo que mejor se le da, y España padeció muchísimo la confusión de los roles. La primera parte debió terminar en tablas, pero el tanto en contra nos obligaba a remar contra el tiempo y contra el peso de la historia.

La remontada pasaba por echar la vista atrás y acordarse de cómo habíamos llegado hasta la final. Sin embargo, una tormenta de verano nos anegó el jardín y las ilusiones. El segundo gol de Takarada maniató a España y la noqueó. Japón nos asustó siendo práctica y poniendo cara de campeona; la superioridad fue puntual, no abrumadora. Mientras España buscaba hacerse un torniquete, las japonesas afilaron la katana, tomaron aire, y con una auténtica obra de arte de Nagano nos cortaron la cabeza. A partir de ese momento, luchar por el honor se convirtió en un verdadero castigo. Demasiado cruel, demasiado inmerecido. Nos nos pudimos vengar, porque por algo las segundas partes nunca fueron buenas. Habrá que confiar en que a la tercera será la vencida.

Por una vez en la vida me gustaría ver el vaso medio lleno. Volvamos a echar un vistazo a lo ocurrido, por si alguno anda despistado: un grupo de mujeres sin nada que perder se ha puesto a cavar con las manos, nos ha estremecido con una voluntad inquebrantable, un tesón admirable y una sonrisa de oreja a oreja, hasta cuando es posible que su hazaña caiga en saco roto por culpa de una sociedad que no está preparada todavía para dejar abandonados en la cuneta el resultadismo y ciertos prejuicios.

Lo conseguido en este Mundial merece un estudio minucioso de causas y consecuencias o volveremos a vendarnos los ojos ante una realidad que nos devora y que merece unos cuantos arrumacos. Ya lo avisó Einstein, el problema del hombre no está en la bomba atómica, sino en su corazón. La Selección Femenina todavía no ha seducido a aquellos que prefieren construir muros en lugar de puentes, pero estoy convencida de que algo nos ha entrado a todos por los ojos y nos ha tocado la fibra. Esa sensación es contagiosa. Hay vida después de la muerte y España está dispuesta a demostrarlo.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Sobre el fútbol femenino - Opinión - A la Contra

  2. Pingback: España fulmina a Países Bajos en su debut en la Copa Algarve | Fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

  • El triunfo de las ideas

    Lo que debe hacer el Barcelona es obstinarse en tener éxito confiando en su...

  • Karim Benzema Karim Benzema

    Las siete vidas de Karim

    Benzema está siendo clave porque su cabeza y sus piernas se han puesto de...

  • Zidane Zidane

    La esperanza

    Con el regreso de Zizou, vuelven los miedos al otro lado del río y...

  • La muerte del emperador

    Yo hubiese muerto con Marcelo de delantero, pero ya no queda lugar en el...

  • Entre dos aguas

    Creo que esta eliminatoria puede definir muchas cosas, entre ellas, si hicimos bien en...

  • Los socios

    Desde la irrupción de Vinicius, la temporada de Karim ha pasado de ser oscura...

  • Con la muerte en los talones

    Nuestro cuerpo pesa, nuestra mente necesita una buena dosis de antidepresivos.

  • Los mundos de Bale

    A Bale le son suficientes ciertos segundos de lucidez para justificar su estancia en...

  • Isco Isco

    Los pitos

    Es mejor que Isco piense cinco segundos antes de reaccionar como si no fuese...

  • Mudarse de piel

    En Europa, el Madrid se vuelve mucho más real de lo que es en...

  • Vendidos por la incertidumbre

    El Madrid fue una marioneta, un equipo sin alma, ni dominó ni tocó la...

  • Los pecados de Asensio

    Sus declaraciones son terriblemente coherentes con su desempeño en el campo desde hace varios...

  • Lamerse las heridas

    Quizá Solari quiera mantener las apariencias, porque cambiar —lo que se dice cambiar— el...

  • Salto al vacío

    El Madrid necesita beber para olvidar las penas o para lavar su propia conciencia.

  • Lopetegui Lopetegui

    La fidelidad ha muerto

    Si no se necesita un entrenador, no hagamos perder el tiempo a nadie.

  • La banda de los descorazonados

    Este Real Madrid empieza a ser como esa animadora alta, rubia y no demasiado...

  • Problemas de salud

    Habrá tiempo para limpiar las impurezas y sanar las heridas, porque se acerca el...

  • La mirada perdida

    El equipo de Lopetegui empieza a caer en el aburrimiento de lo cotidiano.

  • Sobran modales

    El partido fue un juego de niños, no un partido de hombres. Por cierto,...

  • Sevilla Sevilla

    No querer es no poder

    El Madrid no compareció ni en cuerpo ni en alma. La estrategia puede fallar,...

  • Un homenaje a los buenos

    Lo que se ha reconocido con el premio The Best, es que Modric convierte...

  • Los instantes

    Bale sonrió en el banquillo (una novedad positiva) y al equipo de Lopetegui le...

  • Mr. Wonderful

    El Real Madrid ha transformado todos sus problemas en soluciones efectivas. Hay esperanza.

  • Como en los viejos tiempos

    En Bilbao todavía se vive el fútbol como antes, con chapela, manga corta y...

  • Sin cadenas

    Es cierto que ganar al Getafe, al Girona y al Leganés no puede ser...

  • El primer portazo de Luis Enrique

    Los interrogantes eran varios y el asturiano, normalmente austero en gestos grandilocuentes, se ha...

  • Mariano Mariano

    Mariano es un buen regalo

    Nunca sabremos los nombres que pertenecen a ese grupo de privilegiados que se han...

  • Olvidarse la letra

    Durante años hemos echado en falta a un entrenador, hasta que nos dimos cuenta...

  • En busca de la felicidad

    España jugará la final del Mundial Sub20 tras vencer 0-1 a Francia con gol...

  • Nacho Nacho

    La ley de Nacho

    Permítanme el descaro de asegurar, que Nacho sigue siendo, temporada tras temporada, el mejor descubrimiento para...

  • Barrer en el desierto

    Tengo algunas certezas apuntadas y nunca dejo de creer en ellas. Al Madrid le...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies