¡Síguenos!

La pizarra

España-Malta: un partido de patio de colegio

Hay partidos de patio de colegio que son casi imposibles de analizar tácticamente y el de ayer es un ejemplo claro.

Ante Malta, Robert Moreno hizo lo lógico viendo la entidad del contrario y planteó un 4-3-3 que resultó ficticio porque a los diez minutos ya se jugaba dentro, muy, muy dentro de campo maltés. El partido más parecía un ejercicio de salida de presión jugado solo en medio campo que uno de clasificación para una Eurocopa y, como no puede ser de otra manera y ante equipos como el maltés, los únicos problemas que tenía la Roja en su juego eran los derivados de su propio sistema y de la falta de espacio, con el lógico solapamiento de algunos de sus jugadores como Sarabia y Bernat, Gerad Moreno con Morata, o como repartirse el medio campo con Rodrigo, Thiago y Cazorla jugando tan juntos. Una vez se solucionó posicionalmente el Tetris, ya solo quedaba ver cómo de afinados estaban los delanteros, cuál sería el número de goles que se marcarían o cuando levantaría España el pie del acelerador.

Los primeros minutos fueron los más embarullados: en banda izquierda Sarabia, muy pegado a la línea de cal, taponaba a un Bernat sin exigencias defensivas, lo que hacía que el exvalencianista avanzase por dentro restando espacios a Cazorla. Navas, como claro extremo derecho, metía a la posición de doble ariete a Gerard y éste chocaba en los desmarques con Morata. Thiago bajaba a recibir demasiado, juntándose mucho con Rodrigo y este a su vez con los centrales que vivian en campo contrario; de ahí que el juego no tuviese la fluidez necesaria para responder al 5-4-1 en campo propio que había diseñado Farrugia, entrenador maltés.

Cuando el grupo logró asentarse de una forma más o menos armónica llegó el descanso y, tras él, los goles. Los malteses ya se habían desfondado, su rigidez táctica, esa que les había permitido malvivir se desquebrajó y todo quedó reducido a un pin-pan-pun sin orden ni concierto cuya mayor demostración fue Ramos, que vivió los quince minutos de la segunda parte, hasta ser cambiado, como delantero centro.

Partidos así, deportivamente, no valen para nada, no son la medida de nada, ni dan para sacar conclusiones sobre nada. Aún así…

Pau López: Solo tocó el balón en cesiones de sus compañeros, poco bagaje para saber si sí o si no.

Navas: Jugó como extremo derecho ante la nula presencia en ataque maltés. Se empeñó en colgar balones más que en centrar pases. Hizo un golazo.

Albiol: Fue el único defensa de la Roja que jugó de defensa y se concentró en labores defensivas. Sin trabajo.

Ramos: Sin trabajo defensivo, y viendo que Rodri bajaba mucho a recibir, decidió incorporarse continuamente al ataque jugando más minutos de nueve que de central; eso marca el tono del partido.

Bernat: Sin trabajo en defensa tardó en entenderse con Sarabia. Luego se mostró rápido e inteligente con el balón.

Rodri: Jugó muy cómodo. Demostró un fútbol aseado y táctico. El nivel del rival no permite valorar muchos aspectos de su juego ayer.

Thiago: Kovac, su exentrenador del Bayern, lo definió a la perfección. Es un futbolista más estético que sólido, un jugador que siendo muy bueno se pierde en arabescos y gollerías sin utilidad… y ayer no fue una excepción.

Cazorla: En la Liga su físico no le da para 90 minutos, pero en partidos como el de ayer es el rey. Sobrado de calidad y conocimiento del juego, parecía un hombre entre niños.

Gerard Moreno: No lo tenía fácil ante la falta de espacios, aún así se movió bien. Fallón en el remate, hay que verle ante morlacos de verdad para valorar si tiene sitio y cuál será su papel.

Morata: Muy trabajador y algo mejor con el balón; sin duda está en racha, ya que lleva siete partidos seguidos marcando. Parece el nueve con más papeletas para ser titular, otra cosa es donde nos coloca eso ofensivamente hablando.

Sarabia: Es un muy buen futbolista que sabe leer el juego y los partidos, pero al que le falta un punto de agresividad ofensiva para ser indiscutible en esta Selección.

Alcácer: Su fútbol es el gol, buscar y cazar goles donde otros no ven nada. No le busquen más cosas, más repertorio, es lo que es. Ayer supo jugar mezclando con Morata y Gerard en un dibujo anómalo… claro que era Malta.

Pau Torres: Pues él como nadie define el partido. Debutó como central para sustituir a Ramos, vivió más tiempo en el área maltesa que en la propia y su mejor acción fue hacer un gol. Los pájaros disparando a las escopetas que diría Valdano.

Dani Olmo: Debutó, en el primer balón que tocó pudo hacer gol, en el segundo marcó  y en apenas 20 minutos pudo hacer tres… El partido estaba así, ¡¡como para sacar conclusiones!!

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La pizarra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies