¡Síguenos!

Baloncesto

España no quiso enseñar sus cartas ante USA

La selección española perdió contra Estados Unidos por 81 a 90. Los nuestros durante algunos tramos jugaron bien, pero sin demostrar todo el potencial que esconden.

Gasol, Rudy, Claver, Rubio y Juancho Hernangómez fue el quinteto que eligió Scariolo para enfrentarnos al Team USA. Lo de esta madrugada me lo tomo como un amistoso para España. Como una exhibición para USA ante su público. Como un partido sin importancia para ir desengrasando una máquina que puede funcionar mucho mejor.

La selección americana fue superior. Es cierto que este equipo repleto jugadorazos NBA, tiene un potencial anotador abismal. Aún así, me niego a creer que esta selección no puede ganar al conjunto americano. Por nombre, por recorrido y, sobre todo, por juego, creo que somos mucho mejores que ellos. A lo mejor puede ser un grado enfrentarse a 15 personas que defienden una camiseta en la que en el pecho se puede leer USA. Este puede ser el gran factor psicológico que puede lastrarnos a la hora de enfrentarnos a ellos. Por talento y por nivel baloncestístico, no creo que el Team USA sea invencible y menos contra España.

Lo de hoy lo tomaremos como un ensayo de nuestra selección de cara al Mundial de China. Un partido en el que únicamente necesitábamos saber cuales son los puntos débiles del combinado americano. Nunca se sabe si en el futuro nos vamos a enfrentar contra ellos luchando por el oro. Pienso en que esto solamente es un entrenamiento más, lo pienso porque no es normal la parsimonia de algunos jugadores españoles a la hora de pelear el rebote. Tampoco creo que necesitemos tomar decisiones tan precipitadas a la hora de dirigir nuestra ofensiva.

Enfrente tuvimos una selección que jugó a lucirse ante su gente. Es lógico, estás jugando en tu país, ante tu público: lo normal es dejarte el alma sobre la cancha, que todos los aficionados vean que Estados Unidos es la primerísima potencia mundial al menos en baloncesto. Además, con Popovich en el banquillo todo parece más sencillo. El técnico americano aconsejaba constantemente a todos sus jugadores cuando entraban y salían de la cancha. Dentro de ella, los que vestían de corto, anotaron todo lo que lanzaban. Para los americanos, donde se sitúa la línea de tres en el baloncesto FIBA es un regalo, porque está bastante más cerca de lo que están acostumbrados (6,75 metros baloncesto FIBA, 7,24m NBA).

Su forma de jugar parece perfecta. Si te dedicas a defender la zona, la selección americana te martiriza a triples, pero si haces lo contrario, la pintura se convierte en su patio de recreo. Es muy complejo enfrentarse a este equipo, pero no es imposible. Esta selección tiene capacidad de sobra para jugarles de tu a tu. Vamos a pensar, que el encuentro que hemos vivido hoy era un amistoso en el que no queríamos mostrar todas nuestras cartas. En los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, la selección española se enfrentó contra la americana en la fase de grupos. En aquel primer partido el Team USA nos pasó por encima (82-119). Días más tarde, en la final del torneo, la historia fue diferente. Aunque perdimos, la selección mostró todo el potencial que tenía. Esta vez, creo y espero que sea igual.

Pero todo no fue malo, hay cosas positivas que pudimos ver sobre el parqué de Anaheim. Vimos a Sergio Llull enfrentarse contra jugadores de la NBA y, sinceramente, el jugador del Real Madrid no lo hizo nada mal. Los Houston Rockets tienen sus derechos y, viéndole hoy sobre la cancha, algún directivo le insistirá otra vez más para que juegue en la NBA. Fue el Llull de siempre, el que dirige al equipo a las mil maravillas, el que lanza una mandarina y le entra. El que todos esperamos ver en China. Otra de las buena noticias fue el gran nivel que mostró Ricky Rubio. El base español jugó muy bien. Logró echarse el equipo a las espaldas, dar ese paso que tantos años se le lleva exigiendo al base de los Phoenix Suns.

Aún así los nuestros no bajaron los brazos y, durante el segundo tiempo, consiguieron recortar distancias en el marcador. Finalmente los americanos ganaron, pero tan solo fue una toma de contacto. Una primera cita con esa chica que te parece imposible. Al principio todo puede parecer que no tiene solución, pero con trabajo se puede conseguir. La selección, con esfuerzo y con trabajo, tiene talento suficiente para ganarle el oro al Team USA.

 

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Baloncesto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies