¡Síguenos!

Opinión

Me niego a pensar que esto es España

Con la perspectiva de dos días, la mediocridad de La Roja no puede ser todo lo que ha traído a Rusia. Seamos optimistas, ante Marruecos van a resucitar Hierro y los jugadores.

Vamos a verlo con la perspectiva de dos días: España no es esto y se tiene guardado algo mucho mejor. Prefiero entenderlo así a creer que ese empaste de fútbol es lo mejor que hemos traído a Rusia. Lo que hemos visto en dos partidos no es definitivamente malo, no es low cost, pero no es brillante ni en el juego de ejecución ni en los ritmos. A algunos les llega a aburrir, y me resisto a entrar en este grupo de críticos. Pensemos en modo optimista de cara a lo que está por venir. Hay madera, hay talento, hay velocidad… señores jugadores, desatasquen las cañerías, tengan atrevimiento, sean ordenados y rápidos, muestren perfil de campeón.

El aviso también es para Fernando Hierro, a quien le pediría que a gente como la de Irán le planteara las cosas con más arrojo táctico. Por ejemplo, si ellos juegan con cero delanteros o uno, lo mismo no necesitamos cuatro defensas, por muy largos que sean nuestros laterales. Es un apunte táctico atrevido, pero no podía guardármelo. Provoca cierto malestar que una selección reciente campeona del mundo dependa de una rodilla de Diego Costa para meter gol de churro, que dicen en el cole. Por ahí andaba Iago Aspas con cara de armarla parda si le hubieran sacado desde el principio…

No, no sigamos por ahí. Esto es el mal trago de los dos primeros días, mezclados con el aguafuerte de la crisis Lopetegui. Seguro que España se va a venir arriba ante Marruecos, dejando la pista buena de lo que queremos, lo que sabemos y lo que podemos. Los chicos de La Roja van a soltar piernas, confiados, asociados, rápidos y creativos. Se va a acabar el pase horizontal titubeante, la falta de desborde en el uno contra uno, la inseguridad defensiva y De Gea va a volar como en los mejores sueños. Me niego a pensar otra cosa.

En estos días de paréntesis veo a Sergio Ramos dando caña en la concentración, despertando a los aletargados y apoyando a Hierro para que se le quite la cara de angustia con la que sigue los partidos. Somos España, una potencia mundial en el fútbol, vamos a creérnoslo, pongamos cara de ganador. Hagamos terapia y autocrítica: es verdad que corremos, que trabajamos y sabemos sufrir. Pero esa generosidad en el esfuerzo no te distingue de otras selecciones mediocres. Lo que te hace campeón es plantarte con autoridad, crear veinte ocasiones de gol, no ceder un metro en defensa, tener recursos para derrumbar muros y marcar tres goles a Irán y otros tres a Marruecos el próximo lunes. Lo segundo aún es posible.

No nos rindamos. No estamos tan mal. Las sensaciones de quiero y no puedo que deja España son transitorias. Apuesto por una resurrección antes de pasar de ronda, cebándonos con Marruecos. Hierro va escuchar a Ramos y compañía en estos días, va a entender que somos muy grandes y lo vamos a demostrar hasta en el once inicial. Hay arte y muchas ganas, basta con conjugarlo bien. No me obliguen a creer que lo visto hasta hoy es la verdadera España. Me niego.

Pedro Pablo San Martín, 34 años contando historias del deporte en papel, radio y televisión. Diario Ya, Pueblo, Marca, Diario 16, AS. Colaborador en RNE, TVE, La Sexta, Cuatro, Tele 5... Especialista en fútbol, fui un modesto jugador de la cantera del Real Madrid que se quedó en el camino, pero ha contado al mundo cuatro Mundiales, dos Eurocopas, cuatro finales de Champions... Ahora 'Alacontra' porque ni mucho menos está todo inventado en la Prensa deportiva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies