¡Síguenos!

Fútbol Sala

El cielo es nuestro

España se proclama campeona de Europa de fútbol sala con una asombrosa exhibición ante Portugal (4-0).

Si todavía queda alguien por ahí que aún duda de que España es un equipo capaz de todo; que se pregunta si jugamos a algo distinto, que recela cuando un grupo de mujeres se une para ver sus sueños hechos realidad, la imagen que encabeza este escrito es la respuesta que le damos después de tantos años de silencio. Es la rotunda contestación a quien ha podido poner a prueba nuestras posibilidades con piedras en el camino o indiferencia. Lo logrado es el anhelo cumplido por tantas otras que abrieron las aguas para que hoy Anita Luján levantase hacia el firmamento el trofeo que nos acredita como campeonas de EuropaContra un pabellón con muchísimos portugueses y contados españoles debido a una trampa callejera que dejó al público patrio sin la posibilidad de comprar entradas, España se jugaba el cetro europeo ante una Portugal con más actitud que recursos terrenales. Competimos contra los elementos y contras las tretas. Los viejos poderes todavía rigen este mundo y ya es hora de que nos acostumbremos, más aún, cuando somos el rival a batir.

Clàudia Pons alineó sobre el parquet un quinteto inicial compuesto por Silvia, Isa García, Ampi, Peque y Vane Sotelo, buscando pulmón, experiencia y rapidez. No hizo falta que pasasen demasiados minutos para aplacar el griterío portugués con las piernas firmes y con templanza. Si lo que vimos ante Rusia fue un bonito simulacro, lo ocurrido ante Portugal responde a una maravillosa realidad: jugar contra España es emprender un viaje que termina en muerte asegurada. A los cinco minutos de partido, España ya dominaba el marcador 2-0 gracias a los tantos de Mayte y Anita Luján. A los 10, Ame Romero le cortaba la cabeza a las portuguesas con un libre directo que le doblaba las manos a Ana Catarina (3-0). La Selección se desplazaba con balón y sin él, cerraban y presionaban, mordían y contemporizaban. España tejía la telaraña perfecta y Portugal, enganchada en nuestras garras, planteó un cuerpo a cuerpo que la condenaba a una irremediable derrota y la despertaba del sueño con una bofetada de objetivismo.


Que nadie se lleve a engaño, lo que ha ocurrido hoy no responde únicamente a que coincidan en el tiempo las mejores jugadoras que, hasta ahora, ha tenido este país sobre una pista. La culpa es del hambre de tantos creyentes alrededor del fútbol sala femenino, de la mejor Liga del mundo y de unos clubes que se dejan la piel por poner las semillas, regar sus canteras y ver florecer a jugadoras que han nacido en sus brazos. Futsi, AD Alcorcón, Burela, Leganés… Nacer, crecer y retirarse (no del todo) del fútbol sala femenino no siempre es una tarea fácil, pero si nunca se han acercado a un pabellón a disfrutar del espectáculo, se están perdiendo una experiencia religiosa y le están negando una oportunidad a un deporte que solo nos ha dado razones para presumir y tener la cabeza bien alta.

Al segundo tiempo se le puso cara de trámite, porque España no perdió las formas y porque Portugal no tenía ningún as en la manga. Las de Clàudia Pons aseguraron las posiciones y empezaron a divertirse. Eso conllevó correr algún riesgo innecesario, pero las circunstancias y una Silvia gigante permitían improvisar de vez en cuando. El correr de los minutos castigaba la mente de Portugal, mientras España rotaba con clase y cerraba bien los espacios, las lusas no ganaron una sola espalda en todo el partido. Jugar de cinco solo provocó que la fiesta española se alargase hasta el amanecer con el 4-0 de Vane Sotelo. España fue inalcanzable en todo momento. Tenía entre ceja y ceja entrar en la historia y ha ido derribando soldaditos de plomo a base de cultivar y cuidar el mejor fútbol sala del mundo. Pulgada a pulgada, hemos dado el primer paso hacia la eternidad.

Son, somos, y ya siempre seremos, campeonas de Europa.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol Sala

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies